close
close

Infraestructura

Viaje a California, un municipio con vocación minera ancestral

Con el fin de formalizar su actividad, un grupo de 160 familias conformó Calimineros, empresa a través de la cual podrán continuar con una tradición.

California

California es un municipio ubicado a 51 km de la capital Santandereana (Bucaramanga).

Archivo particular

POR:
JAVIER ACOSTA
septiembre 24 de 2021 - 02:25 a. m.
2021-09-24

La noche anterior habían llovido piedras. La camioneta esquivaba hábilmente las rocas que estaban tendidas sobre la estrecha vía, que serpeaba en las faldas de un hilo de montañas que amenazaban con venirse abajo. Tras pasar Matanza, un municipio de Santander, ubicado a 35 kilómetros del área urbana de Bucaramanga, me avisaron que estábamos cerca. Que bastaba con atravesar un par de pueblos más y que en cuestión de minutos llegaríamos al destino. Volví a mirar por la ventana y relajé los músculos. ”Matanza” pensé. “Qué curioso nombre para un municipio en el que no se ve ni un alma merodear por las calles”.

(Cada peso en minería genera $2,44 más en otros sectores). 

Luego de eso, nos adentramos en un sendero flanqueado por cordilleras más verdes hasta que la promesa se cumplió. Habíamos llegado a California.

Dice la gente que allí o se es nieto de minero, hijo de minero, hermano de minero o simplemente se es minero. No hay de otra. No es una imposición pero no hay nada más que hacer al menos que sea el cura, el policía o el alcalde de un municipio en el que brota oro.

(Mineros presenta oferta pública secundaria en Colombia y Canadá). 

Cuentan quienes viven allí, con la cara henchida de orgullo, que los primeros mineros fueron los indios Chitareros, y que las primeras empresas mineras que se establecieron en California llegaron con el visto bueno de José Celestino Mutis, el mismo de la Expedición Botánica, quien llegó como minero a la región y se estableció en la mina Montuosa Baja, desde donde se dedicó a estudiar la vegetación de la zona. Lo demás es historia. Allí comenzó su obra de la Nueva Granada.

California

California es un municipio con más de 450 años de tradición minera, la cual hace parte de su ADN económico y de su cultura.

En este municipio de vocación minera ancestral confluyen hasta hoy todos los tipos de minería artesanal (formal) e ilegal, pero todo ha cambiado.

La llegada de grandes mineras, los peligros que conllevan este oficio, la falta de un título que les permita explorar la tierra bajo salvoconducto, y el cambio de las reglas de juego para conservar los recursos naturales, entre otras variables, llevó a que la comunidad buscara una manera de formalizarse.

Bajo esta premisa, hace 10 años, surgió la idea de crear una organización que agrupara a mineros ilegales que no contaban con título minero para que, a través de una empresa, pudieran desarrollar esa labor y preservar la tradición.

Calimineros trabajará bajo la figura de subcontrato de formalización minera. Actualmente es el único subcontrato de este tipo en el país

COMPARTIR EN TWITTER

Pero la idea solo se materializó en 2018 con la llegada de Minesa, que tras varias reuniones con la comunidad e ires y venires, consolidaron un grupo de 160 familias y crearon Calimineros, que de la mano de la gigante minera, trabajarán bajo un contrato de formalización, que les permita seguir haciendo lo que saben hacer, con el respaldo de una compañía de grandes quilates.

“Calimineros trabajará bajo la figura de subcontrato de formalización minera. Actualmente es el único subcontrato de este tipo”, señala Jorge Maldonado, gerente de Calimineros.

(Oro y minerales metálicos, claves en la recuperación del sector). 

El pasado 6 de septiembre, y luego de un proceso de más de 5 años, la Agencia Nacional de Minería (ANM) aprobó y registró el subcontrato de formalización minera entre Calimineros y Minesa, con la Resolución GTC 000816 de 2021.

Formalización minera

El pasado 6 de septiembre, la Agencia Nacional de Minería (ANM) aprobó y registró el subcontrato de formalización minera entre Calimineros y Minesa.

Bajo esta nueva etapa, Calimineros emprende el camino que le permitirá desarrollar la primera mina formal operada por mineros del municipio de California y para eso trabajará con la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia (UPTC) y otras entidades, para presentar los estudios técnicos de su proyecto minero.

“Estamos orgullosos de todos los avances porque son el resultado del diálogo y de la confianza entre las partes. La aprobación del subcontrato refleja el compromiso que tenemos con la región y el país de que sí es posible hacer minería para territorios sostenibles, en la que se preserve la actividad minera ancestral con responsabilidad y beneficios para todos”, dijo Mauricio Cuesta, Vicepresidente Ejecutivo y Legal de Minesa.

(Compañía Mineros: su balance en cuanto a extracción de oro en Colombia). 


Por su parte, Jorge Maldonado, gerente de Calimineros agregó que “se trata de un hito histórico para 160 hombres y mujeres de California que pasaron de trabajar la minería sin un título minero, al amparo de un área con la que vamos a cumplir con todos los protocolos ambientales, dándole así garantías a nuestro territorio. Confirmamos que para nuestra subsistencia, la formalización es el camino”.

Pero, ¿en qué consiste el subcontrato de formalización y por qué es tan importante?

El subcontrato incluye un acompañamiento técnico, y administrativo que será permanente para lograr que el proyecto se desarrolle cumpliendo con las leyes, y en especial, las normas ambientales y de salud y seguridad en el trabajo.

160
familias
mineras se reunieron para conformar la empresa Calimineros. 

Además, los recursos minerales identificados en el área del subcontrato garantizan que las labores mineras tendrán continuidad en el tiempo.

Mientras esto ocurre, Calimineros continuará siendo proveedor de Minesa en el territorio, donde se encuentra desarrollando trabajos de obras civiles menores y recuperaciones ambientales de plataformas de antigua minería.

“La conservación de la biodiversidad y la tradición, es la premisa de este proyecto”, agregó Maldonado mientras posaba para una foto.

Justo en ese momento me percaté de que afuera llovía. Lo hacía tan fuerte que tuve la sensación de que caían piedras. Era hora de regresar. Era mejor salir ya, antes de que alguien en Matanza despertara, en mí viaje de vuelta a casa.

JAVIER ACOSTA
Periodista Portafolio.co

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido