Obras de Ruta del Sol III llevan dos años paralizadas

Según las autoridades, los contratistas empezarían a recibir, en agosto, los $128.500 millones que les deben. Sin embargo, no han hecho desembolsos.

Ruta del Sol

Se deben agotar unos procedimientos (...) para que se pueda efectuar el pago a proveedores y se reactiven las obras”: ANI.

Archivo particular

POR:
Portafolio
septiembre 03 de 2019 - 09:50 p.m.
2019-09-03

Aunque en abril de este año el Ministerio de Transporte y la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) se habían comprometido a que en julio firmarían un otrosí que permitiría continuar con las obras de la Ruta del Sol sector III –que están paralizadas desde el 2017– y pagarle a los proveedores, eso aún no ha sucedido.

(Evalúan plan para reactivar las obras de la Ruta del Sol 3). 


Se estima que las deudas a los más de 200 contratistas que participaron en la ejecución de esas intervenciones, que actualmente tienen un avance general del 30,94%, rondan los $128.500 millones.

Estas personas denuncian que sus compañías atraviesan serios problemas financieros por las deudas que adquirieron con otros proveedores para adelantar los trabajos en este proyecto y que, a pesar de que ya habían llegado a un acuerdo con las autoridades acerca de la forma en la que les pagarían, esos compromisos no se han cumplido.

De hecho, afirman que en junio pasado la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, dijo que en 60 días se reactivarían las obras en la vía y que empezarían a pagar las acreencias a los pequeños empresarios (con quienes tenían deudas de hasta $500 millones) para luego hacer otros acuerdos con las firmas más grandes, pero aunque ya se cumplió ese plazo, la cartera no se ha pronunciado para aclarar cuándo sucederá.

Al principio nos prometieron que el 30 abril se firmaría el otrosí, luego dijeron que el 31 de mayo y eso tampoco pasó. Después, el 22 junio estando en una mesa de trabajo con la Ministra de Transporte, que citó la ANI, ella dijo que en 60 días se iniciarían los pagos, ya firmado el otrosí, pero eso tampoco sucedió. A algunos contratistas les deben desde el 2016, en el caso de la empresa que represento esto sucede desde marzo del 2017, nos deben $2.800 millones”, señaló Uriel Conde, apoderado de la firma CJ Contractors S.A.S., una de las empresas afectadas.

EL ACUERDO 

La propuesta de las autoridades consiste en que Yuma S.A., la concesionaria del proyecto, cuyo principal accionista es la italiana Salini Impregilo Spa, debe conseguir un contrato de crédito por $400.000 millones poniendo como garantía a la casa matriz para lograr el cierre financiero del proyecto.

Con esto, según el documento, se procedería a pagarles a los contratistas y se reactivarían las obras. Además, la empresa tendría que colocar $274.000 millones adicionales para pagar intereses, interventorías y finalizar las obras a precios del 2010.

No obstante, cabe aclarar que por los recaudado en los peajes que funcionan, a pesar de que la vía no está terminada, se cuenta con los recursos suficientes para continuar con la construcción.

(Con la apertura de 30 km de vía, reviven la Ruta del Sol III). 


Carlos Alberto García, vicepresidente Ejecutivo de la ANI, dijo ayer en W Radio, que “el proyecto tiene por ejecutar $2,9 billones más que garantizan la terminación de las obras”.

LA VERSIÓN DE LA ANI 

De acuerdo con las declaraciones de García, el otrosí no se ha firmado porque han surgido nuevos inconvenientes desde abril, cuando se hizo el mencionado acuerdo.

En primer lugar, indicó que tanto Yuma Concesionaria S.A., como el constructor del proyecto están siendo “intervenidos” por la Superintendencia de Sociedades, motivo por el cual, para poder firmar el otrosí, se debía contar primero con la aprobación de este organismo de control, lo que sucedió en agosto pasado.

Además, advirtió que se está adelantando un proceso penal en el cual la Fiscalía investiga la participación de algunas personas relacionadas con el proyecto, por la adición irregular de la construcción de un puente en el municipio de Plato (Magdalena) al contrato de la Ruta del Sol III. Esta situación le ha agregado complejidad al caso.

Así mismo, recordó que aunque en julio se presentó una propuesta de conciliación ante el tribunal de arbitraje de la Cámara de Comercio de Bogotá que lleva el caso, “por un tema de variantes”. En ese momento, los documentos se pasaron de manera informal, dado que aún no contaban con el visto bueno de la Supersociedades, previamente mencionado.

Por lo que ahora se debe esperar a que la Procuraduría también dé el aval sobre la conciliación y que finalmente los arbitros acepten ese planteamiento.

Finalmente, mencionó que este caso también está siendo evaluado en un tribunal internacional, que el año pasado había paralizado el proceso de caducidad que se adelantaba en Colombia, pero que fue levantado en julio, por lo que la caducidad continúa siendo una opción.

De manera paralela, García indicó que el otrosí en cuestión debe surtir trámites al interior de la ANI, en los comités de contratación y conciliación.

No obstante, dijo que “los acuerdos están prácticamente cerrados pero se deben agotar los procedimientos, porque son requisitos para que se pueda efectuar el pago a proveedores y se reactiven las obras”, concluyó García.

NO CADUCAR

Tanto la ANI como los empresarios consultados por Portafolio coinciden en que la mejor opción es buscar una conciliación y no caducar el contrato.

Primero, porque el país no cuenta con los recursos para terminar las obras por sus propios medios, ya que falta trabajar el 69% de un proyecto que contempla intervenir 465 kilómetros de vías.

Segundo, porque replantear una licitación de estas magnitudes no se podría lograr en este Gobierno, ya que, como se ha hecho evidente con la Ruta del Sol II, la reestructuración tarda mucho tiempo. En ese caso, por ejemplo, la liquidación del contrato se ordenó en el 2017 y se espera que la nueva licitación se abra hasta el 2020.

Y, tercero, porque si se caduca el contrato, el pago a los proveedores se demoraría más que en el caso de que se reactiven las obras, y según han manifestado en repetidas ocasiones estas pequeñas firmas, no pueden esperar más, ya que incluso durante este tiempo han tenido que pagar intereses a los bancos por los compromisos que adquirieron a nombre propio para adelantar los trabajos en la carretera.

Fuentes cercanas a este caso señalaron que los empresarios estarían planeando huelgas ante la ANI, si la situación no se aclara pronto.

Adriana Carolina Leal Acosta
adrlea@portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido