Infraestructura

Obras inconclusas y elefantes blancos suman $23 billones

Hay 1.527 estructuras físicas, financiadas con recursos públicos, que no se culminaron. Cundinamarca y Bolívar concentran la mayoría.

Obras inconclusas

Los sectores en los que más se han identificado obras de este tipo son educación y vivienda.

POR:
Portafolio
marzo 19 de 2021 - 08:00 p. m.
2021-03-19

La imagen de cientos de obras sin terminar en diferentes zonas del país no es un paisaje nuevo. De acuerdo con la Contraloría General de la República, actualmente se tiene registro de 1.527 obras, entre elefantes blancos, obras inconclusas y proyectos criticos (aquellos que aún tienen posibilidad de salvarse, pero requieren de altos recursos), que en total suman $23, 3 billones en recursos comprometidos, cifra que equivale a casi dos reformas tributarias.

(Las obras inconclusas en Antioquia que investiga la Contraloría). 

El organismo de control detalla que hay 237 elefantes blancos a lo largo del país, en los que se invirtieron en conjunto $2,3 billones; 455 obras inconclusas con recursos comprometidos por $10,5 billones y 835 proyectos en estado crítico, por la suma de $10,4 billones. Según la entidad, algunos de estos proyectos tienen incluso hasta 20 años de abandono.

A partir de las funciones preventivas de la Contraloría se desarrolló un Diagnóstico Nacional de Elefantes Blancos, Obras Inconclusas y Proyectos Críticos, el cual sirvió como insumo principal para la expedición de la Ley 2020 de 2020, con la que se crea el Registro Nacional de Obras Civiles Inconclusas de Colombia. Así, todas las entidades estatales del orden nacional, departamental, municipal, distrital y demás órdenes institucionales, tienen el deber de reportar todas estas obras.

Luis Carlos Pineda, contralor delegado de Participación Ciudadana, explica que este diagnóstico “tiene como objetivo central identificar y hacer seguimiento a aquellas obras públicas, que por el abandono en que se encuentran, representan un impacto negativo para las comunidades”.

Pineda destaca que son obras de infraestructura física, “cuya ejecución se efectúo con recursos públicos y que, a pesar de haberse, o no terminado, e incluso que se hubiesen recibido a satisfacción, no prestan el servicio o no cumplen la función para la cual fueron construidas”.

Por ubicación geográfica, el departamento con mayor número de estos proyectos es Cundinamarca, con 178, seguida por Tolima, con 95, Antioquia y Bolívar, ambos con 90, y Valle, con 85.

PRINCIPALES OBRAS 

El diagnóstico de la Contraloría muestra que los sectores en que más se han identificado elefantes blancos, obras inconclusas y proyectos críticos son educación, vivienda; agua potable y saneamiento básico.

En educación son 612 los proyectos, y el de más recursos comprometidos ($46.555 millones) es la construcción del megacolegio Cemed en el sector de San Luis, en San Andrés.

El contralor delegado destacó también que en el sector educación se incluyen como proyectos críticos, los del Plan Nacional de Infraestructura Educativa (PNIE), “el cual presentó distintas dificultades para su ejecución, entre ellas, debido a la falta de planeación y ausencia de idoneidad de sus contratistas”. Este planteaba la intervención de 541 establecimientos, en aras de que a 2030 se tuvieran 51.134 aulas. Para 2018 debía ir en 60% de ejecución, con 30.680 aulas, pero no se cumplió.

Por el lado del sector de vivienda, ciudad y territorio son 215 las obras registradas. La Contraloría señala como proyecto crítico al mejoramiento y pavimentación de la Vía Morelia-Valparaíso-Solita, en Caquetá, con recursos comprometidos por $92.176 millones.

En agua potable y saneamiento básico son 175 los proyectos, y el que tiene más dineros en vilo es la construcción de la represa del embalse multipropósito del Río Ranchería, una obra inconclusa en La Guajira, que contempla recursos por $574.395 millones.

Laura Lucía Becerra Elejalde

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido