close
close

Infraestructura

Advierten que Regasificadora del Pacífico subiría tarifas de gas 32 %

La Contraloría dice que este no sería el único incremento. Le contamos más.

Regasificadora del Pacífico

Para un usuario residencial no subsidiado con un consumo de 15 metros cúbicos (con una tarifa de $28.800), la entrada en operación de la planta le implicaría pagar hasta $38.000 mensuales.

Archivo particular

POR:
PORTAFOLIO
agosto 02 de 2021 - 08:38 p. m.
2021-08-02

A través de un informe de prevención, la Contraloría General de la República advierte que el montaje de la Regasificadora del Pacífico, así como la del Gasoducto Buenaventura - Yumbo, proyectos desarrollados por un constructor inversionista seleccionado en convocatoria pública, derivarían en un esquema de remuneración con impacto tarifario para los usuarios de gas en el país, al entrar en operación en el 2024, ya que se verían afectados con un incremento del 32 % en tres años.

(Vea: Reglas de juego para inversiones del plan de abastecimiento de gas).

Según el contenido del documento del ente de control fiscal, producto de un ejercicio denominado “función de advertencia con un pronunciamiento al Gobierno Nacional”, se identificaron riesgos de connotación económica, por el licenciamiento ambiental, por interferencia en el tráfico marítimo y operaciones de navegabilidad en la bahía de Buenaventura, por posibles efectos sobre la política de transición energética y por incertidumbre regulatoria.

Llama la atención a la Contraloría que la Upme plantee la necesidad urgente de construir la Planta Regasificadora del Pacífico para suplir ese déficit de gas natural que se presentaría a partir de enero de 2024 por una aparente presencia del fenómeno de El Niño, ya que si el proceso de selección del inversionista se cumpliese sin ningún contratiempo y el proyecto es adjudicado a finales de septiembre de 2021, como aparece en el cronograma, y estimando un tiempo de construcción de la planta de 58 meses, según la misma Upme, “se pondría en operación en julio de 2026, dos años y medio después de presentarse dicho déficit”.

El informe advierte sobre inconsistencias en el horizonte de autosuficiencia de gas natural del país, ya que traza un panorama en cerca de nueve años de reservas de gas de producción nacional; es decir, hasta cerca del 2030; pero expone un déficit de este combustible que se presentaría a comienzos del 2024, por lo que se que justificaría el montaje de la planta regasificadora, complejo que costaría poco más de US$400 millones, a lo que se suma el gasoducto por US$161 millones y la infraestructura de comprensión de 150 millones de dólares.

En cuanto al impacto tarifario, la Contraloría advierte que estos solo se podrán obtener en forma posterior a la adjudicación y durante la operación del proyecto, pero el ente de control trae a colación la evaluación preliminar de la Upme, trazada en el “Estudio Técnico para el Plan de Abastecimiento de Gas Natural 2019-2028”, el cual expone un escenario de incrementos tarifarios con base en los precios del gas importado.

(Vea: Colombianos pagarán 20% más por el cilindro de gas).

Los peritos de la Contraloría, con un ejemplo, indicaron que para un usuario residencial no subsidiado con un consumo de 15 metros cúbicos (con una tarifa de $28.800), la entrada en operación de la planta le implicaría pagar hasta $38.000 mensuales, a partir de 2024, es decir un incremento de 32 % en tres años.

En la advertencia firmada por el contralor general de la República (e), Julián Mauricio Ruiz, y dirigida al ministro de Minas y Energía, Diego Mesa Puyo, el director de la Upme, Christian Jaramillo, y el presidente de la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg), Jorge Alberto Valencia, se relaciona lo que indicó al respecto la Contraloría delegada para el Sector de Minas y Energía.

Si bien es cierto, la planta no se construirá con recursos del presupuesto nacional, no es menos cierto que su esquema de remuneración establecido implicará un efecto tarifario para los consumidores de gas en el país, pues una vez construida la misma se asumirá el pago de ésta, así la misma no se vaya a utilizar si los supuestos del déficit no se presentan. Es decir, estaríamos asumiendo riesgos con alto impacto económico y social al tener un activo improductivo, construido con un buen propósito, pero con escenarios de oferta y demanda que hoy son objeto de diversos repararos”.

(Vea: Colombia tiene gas por lo menos durante 15 años más, dice Canacol).

Edificio contraloría general de la republica

La Contraloría dirigió la advertencia al Ministerio de Minas y Energía, la Upme y la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg).

Edmer Tovar/Portafolio

Para la Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas), más que el montaje de la planta regasificadora, el país debe priorizar la producción local de gas natural, teniendo en cuenta el gran potencial que existe costa afuera, yacimientos convencionales, y no convencionales, y que esta infraestructura debe verse como exclusivamente de respaldo al sistema energético, cuya ubicación deberá depender de los estudios técnicos y de la eficiencia económica del proyecto.

(Vea: En mayo, la producción de petróleo en el país siguió cayendo).

Le hemos planteado al Gobierno nacional que, antes de adjudicar la nueva planta de regasificación, se determine la demanda a beneficiar y se encuentren eficiencias económicas que protejan a los usuarios, al sector y le den competitividad al gas natural. Hemos insistido también en la necesidad de reconocer la participación del sector térmico del interior del país en el proyecto, ya que este tendría un uso esperado del 66% de la capacidad”, afirma Andrés Sarmiento Grisales, presidente encargado de Naturgas.





PORTAFOLIO

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido