Sin recursos para demoler el viejo puente Pumarejo

Mintransporte dice que no se necesita tumbar toda la estructura. Plantean unas iniciativas turísticas allí.

Puente Pumarejo

Se considera que es el puente más largo del país por área construida, con 3.240 metros de longitud.

Foto cortesía Mintransporte

POR:
Portafolio
enero 13 de 2019 - 07:49 p.m.
2019-01-13

Mientras que las obras para construir el nuevo puente Pumarejo avanzan para que esté listo a finales de este año, el Gobierno encontró que no hay recursos ni proyecto para demoler la antigua estructura.

Lea: (El 41% de las obras públicas del país presentan atrasos).

Según la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, aunque se encontró que no había proyecto ni el dinero para hacer la demolición total, el plan es que su destrucción se haga de forma parcial.

Lea: (Por retrasos, solo hasta el 2020 se sentiría el aporte de las 4G al PIB)

“Entendemos que no es necesario demoler la totalidad del puente. Por razones técnicas, lo importante sería demoler la parte que pasa por el canal de acceso navegable, que, como se sabe, es solo un pedazo del ancho del río”, manifestó la jefe de la cartera de Transporte.

En ese sentido, la Ministra explicó que para hacer esos trabajos tanto privados como el Instituto Nacional de Vías (Invías) ya están estudiando iniciativas para llevar a acabo la demolición. “La idea es mirar si en los dos extremos del puente se pueden construir unos proyectos que sean culturales y turísticos”, agregó Orozco. Para eso, el Invías también está haciendo algunas reuniones con constructores y arquitectos, con el fin de darle vida a ese proyecto. “La idea es recordar eso como un patrimonio histórico y retomarlo como algo que se complemente con un tema cultural también”, dijo.

En cuanto a los recursos para hacer dichos trabajos, la jefe de la cartera de Transporte manifestó que todavía no se tienen cuantificados.

Según Orozco, primero se esperará que el Invías entregue un informe que tiene pendiente, que busca evaluar la sedimentación que genera el puente en el río. (Ver recuadro)

“Lo que haremos de manera simultánea a la construcción del puente Pumarejo es trabajar en cómo y en qué momento demolemos la parte de la estructura y cómo conseguimos los recursos”, aseveró la funcionaria.

¿EN QUÉ VA EL PUENTE?

Aunque se tenía previsto que el puente Pumarejo estaría listo a mediados del 2018, el año pasado el Invías y el Gobierno anunciaron una prórroga para que la estructura se entregue el 19 de mayo de este año.

Sin embargo, la Ministra de Transporte anunció que ha habido algunas demoras y se aplazó otra vez.

“Se entregaba en mayo de este año, pero se hizo una prórroga y eso fue validado por una veeduría. Nosotros lo que hicimos fue ampliar el contrato para buscar cumplir ese cronograma”, afirmó la funcionaria. De acuerdo con la información más reciente, el puente va en un avance de más del 70% y se espera que esté listo antes del cierre de este año, según el nuevo cronograma dado a conocer por el Gobierno.

Según los diseños del puente, esta obra tendrá una altura de 45 metros sobre el río Magdalena, busca conectar Barranquilla y el departamento del Magdalena, y permitirá el paso de embarcaciones de gran calado por la zona.

Se estima que tendrá calzadas de tres carriles cada una, andenes y ciclorrutas. Además, se considera que es el puente más largo del país por área construida, con 3.240 metros de longitud, 2.250 metros en el eje principal y 990 metros de viaductos en conexiones y accesos.

ESTUDIOS DE SEDIMENTACIÓN

Aunque el puente ha avanzado en su construcción, la Ministra de Transporte reveló que no había estudios que determinaran los efectos de la construcción de la estructura en la sedimentación del puente.

“El Invías contrató un estudio hidrobiológico para mirar el impacto que tendría en la sedimen- tación por la construcción de los pilotes, porque se construyó el puente sin
tener ese estudio”, dijo.

De hecho, varios habitantes de la zona han alegado que el aumento de la sedimentación ha sido por las obras. Se espera que los estudios estén listos en unos seis meses.

marola@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido