En septiembre reabrirían parcialmente la vía al Llano

Más de 220.000 metros cúbicos de material se han removido en el km 58, lo que abre la posibilidad de que se habilite el paso con restricciones. 

Vía al Llano

Archivo particular

POR:
Portafolio
agosto 08 de 2019 - 01:00 p.m.
2019-08-08

La concesionaria a cargo de la vía que comunica a Bogotá con Villavicencio (Coviandes) emprenderá, desde hoy, las obras que permitirían habilitar el paso a partir de septiembre, o incluso, a finales de agosto.

Se trataría de un tablestacado por un valor de $10.000 millones que estarían a cargo de la concesionaria, que permitirían que la vía fuera habilitada en un solo sentido, con restricciones.

(Avanzan labores para habilitar la vía al llano). 

Según informó Carlos García, vicepresidente de la ANI, estas intervenciones, que no serán las definitivas, se enfocarán en la construcción de un tablestacado metálico, que funcionará como un muro de contención para impedir el paso del agua.

“Estas obras están en el orden de los $10.000 millones y van a ser ejecutadas por la concesionaria encargada, así como todo lo que se ha hecho hasta el momento. Ese fue el caso del radar, de la alarma, del movimiento de material, y demás”, destacó el funcionario.

Los recursos con los que se financiará el levantamiento del mencionado tablestacado saldrán del fondo de pasivos contingentes del contrato, el cual corresponde a una cuenta de Coviandes, la concesionaria.

(Lea: Ocho vías 4G, con avance superior a lo convenido)

Sin embargo, cabe aclarar que estas intervenciones solo servirían para habilitar parcialmente el movimiento vehicular en la carretera, pero las obras definitivas empezarían a ejecutarse más adelante.

Eso significa, según explicó García, que se daría paso en horarios restringidos, por un solo carril, y con posibles cierres periódicos dependiendo del clima.

Sin embargo, esperan que con esta apertura se puedan mitigar significativamente los efectos que ha generado el bloqueo de la vía, ya que para septiembre se prevé que la temporada de lluvias se termine, lo que permitiría adelantar las obras sin retrasos y que se pueda circular por ese corredor.

Frente a los avances, la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, subrayó que el pasado miércoles se encontraron los dos frentes de obra que trabajan desde hace 54 días en la vía y que en la mañana de ayer ya habían sido retirados 220.260 metros cúbicos de tierra .

De esa manera, se espera que hoy se hayan terminado de trasladar los 4.955 metros cúbicos de material faltantes, para despejar el corredor.

“Podemos decir que ya terminamos de remover el material que había caído sobre la vía y esto es un adelanto muy importante para poder abrir el corredor vial entre Bogotá y Villavicencio. Es una posibilidad que antes de que finalice el mes de septiembre podamos abrir nuevamente la vía”, sostuvo Orozco.

De acuerdo con el plan, una vez construido el muro de contención preliminar, se empiecen a trabajar en la estabilización de la ladera de la montaña del kilómetro ocho y luego, se verifique cuál será el método que se utilizará para abrir completamente la carretera.

Hace unas semanas la ANI había informado que se trataría de un viaducto que se construiría de manera paralela a la carretera en el kilómetro 58, la zona más crítica.

Sin embargo, de acuerdo con la información entregada ayer, esto no se habría decidido aún, pues el Mintransporte especificó en un comunicado que empezarán a evaluar “las alternativas y diseños para la solución definitiva de movilidad”.


Dentro de las posibles intervenciones está el mencionado viaducto, que en caso de ser elegido tendría 790 metros de longitud en tipología de puente, en voladizos sucesivos por el lado derecho del río Negro; o el levantamiento de un túnel falso sobre el alineamiento actual de la vía. Sin embargo las autoridades no descartan todavía elegir una opción distinta.

Hasta ahora, todas los sectores reportan millonarias pérdidas, que a pesar de no alcanzar los mismos niveles de las primeras semanas del cierre -dado que se han habilitado vías alternas - se han generado sobrecostos.

Según Colfecar, por ejemplo, diariamente los transportadores tienen que enfrentar sobrecostos de $1.100 millones entre peajes, combustible y menores eficiencias.

Siga bajando para encontrar más contenido