Vías concesionadas esperan millonarias movidas

Los consorcios estrían evaluando la venta de su propiedad en más de una docena de proyectos del país.

Vías 4g

El tiempo de recorrido entre Medellín y Necoclí se reduciría de ocho a cuatro horas, de acuerdo con las autoridades.

ETCE.

POR:
Bloomberg
noviembre 07 de 2019 - 05:43 p.m.
2019-11-07

Se espera que en los próximos meses se pongan a la venta participaciones en carreteras concesionadas de Colombia por un valor de hasta US$3.000 millones, ya que las empresas de construcción pretenden retirar dinero e invertir en una nueva serie de proyectos de infraestructura, según personas familiarizadas con las ventas.

(Lea: Las megaobras del futuro que prepara Antioquia)

Los desarrolladores están evaluando la venta de su propiedad en más de una docena de proyectos, que generan ingresos a través de peajes y garantías gubernamentales, según las personas.

(Lea: El sector minero y su gran inversión en infraestructura)

El gobierno otorgó a esas compañías concesiones de décadas de duración para construir y operar las carreteras colombianas. El gigante británico de infraestructura John Laing Group ya compró una participación de 30% en un proyecto de autopista de 236 kilómetros conocido como Ruta del Cacao y estableció una oficina en Bogotá.

(Lea: Risaralda trabaja para ser eje logístico con infraestructura)

Por otra parte, Odinsa SA, filial del conglomerado colombiano Grupo Argos compró una participación de control en un túnel que atraviesa una montaña en las afueras de la ciudad de Medellín.

Las operaciones tienen un valor de alrededor de US$160 millones. Se espera que inversionistas extranjeros y locales compitan por otros proyectos en los próximos meses, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas debido a que las negociaciones son de carácter privado.

"Una serie de constructoras y desarrolladoras están tratando de vender sus activos como parte de un ciclo en el que permanecen entre 1 y 3 años en un proyecto, toman el riesgo de construcción y luego venden para obtener ganancias", dijo Andrés Crump, socio de la oficina de Bogotá de Baker McKenzie.

Crump encabeza el grupo de fusiones y adquisiciones de la firma de abogados. "Necesitan reciclar el capital debido a que tienen muchos otros proyectos en los que necesitan invertir capital. Es una tendencia que continuaremos viendo en el futuro".

Un portavoz de la Agencia Nacional de Infraestructura declinó hacer comentarios sobre las posibles ventas, ya que son entre partes privadas y no involucran a la agencia. La posible serie de ventas puede marcar un punto de inflexión para la inversión en el sector en Colombia.

El país de casi 50 millones de habitantes, dividido por la cordillera de los Andes que hace que la construcción sea difícil y costosa, es el tercer país a nivel mundial con la peor calidad vial, según el Foro Económico Mundial.

Enfrenta una brecha de US$75.000 millones en financiamiento en inversión vial para 2040 en las tendencias actuales, según Global Infrastructure Hub, una iniciativa del G20 que monitorea el sector.

La inversión se paralizó en 2017 por un escándalo de corrupción vial que fue parte del caso de sobornos del gigante brasileño de la construcción Odebrecht SA., que afectó a toda la región.

Los bancos locales detuvieron los préstamos para proyectos y los inversionistas extranjeros retrocedieron en medio de la incertidumbre que el caso género. El interés ha regresado luego de que la administración del presidente Ivan Duque comenzara a impulsar iniciativas para reanudar un programa de construcción de carreteras, conocido como 4G, que contempla la construcción de docenas de autopistas en todo el país para que las empresas puedan trasladar sus mercancías de forma más fácil y económica.

Siga bajando para encontrar más contenido