Las IPS y su crisis frente a la pandemia

El cierre de las fábricas en China ocasionó que los despachos de dispositivos médicos y materias primas al resto del mundo se estancaran.

enfermeras - coronavirus

El personal médico en todo el mundo le ha tenido que hacer frente a la pandemia del coronavirus.

AFP

POR:
Portafolio
mayo 21 de 2020 - 03:47 p.m.
2020-05-21

La crisis ocasionada por el COVID-19 ha afectado a diferentes sectores, el primero de ellos es el sector de prestación de servicios de salud, principal doliente del virus. Las Instituciones Prestadores de Salud - IPS, son las llamadas a atender toda la población.

Adaptación al incremento de la capacidad

Dada la velocidad de expansión del virus, las IPS se han visto obligadas a cambiar su operación, tomado algunas medidas, para poder atender los incrementos en la demanda que se están presentando.

Los hospitales hayan reducido su capacidad de atención en servicios electivos programados, generando dos daños colaterales: (1) reducir su flujo de caja por la postergación de estos procedimientos que son fuente importante de los ingresos de las IPS, y (2) acumulación de inventario de medicamentos, dispositivos y equipos que se requerían para esos procedimientos, que ya no se demandan, pero sobre los cuales tienen compromisos de pago con los proveedores. Los dos casos afectan su supervivencia financiera.

Problemas en el suministro

Además de los cambios dramáticos e incrementos bruscos en la demanda, las IPS se han enfrentado a situaciones menos visibles que afectan la adecuada atención de la pandemia.

Para empezar, el cierre de las fábricas en China ocasionó que los despachos de dispositivos médicos y materias primas al resto del mundo se estancaran.

Adicionalmente, con el posterior cierre de fronteras se complicó la distribución de dispositivos de vital importancia para atender a los pacientes que, además rápidamente se incrementaron en el mundo.

La vertiginosa y creciente expansión del virus llevó a que el consumo de elementos que, normalmente eran de uso moderado, empezara a requerirse en cantidades que superan los estimado de demanda. Overoles de protección, mascarillas quirúrgicas (tapabocas), mascarillas N-95, batas anti-fluidos, gafas de protección, caretas, guantes y otros insumos y equipos biomédicos han ido escaseando ante la elevada demanda.

Asociado a lo anterior, otros problemas que se presentan en el abastecimiento de dispositivos, principalmente elementos de protección personal (EPP) son:

1. Aumento indiscriminado de precios, en algunos casos, en porcentajes superiores al 400%, estimulando la especulación de sus precios.

2. Escasez de productos básicos ocasionada por la necesidad de la IPS de abastecerse con suficientes insumos para el cuidado del personal y la compra de estos elementos en mayor cantidad por parte de la población.

3. Proliferación de nuevos fabricantes, por lo cual se hace necesario diferenciar entre los productos de protección para la población y productos de seguridad en ambientes hospitalarios.

4. Oferentes ficticios o proveedores que están disfrazando otras actividades.

5. Escasez de equipos médicos por parte de fabricantes reconocidos que terminan siendo adquiridos por países que hacen la mejor oferta, dejando al resto de países con la única opción de comprar marcas sin reconocimiento en el mercado.

Al presentarse escasez de EPP los hospitales se ven en la obligación a optimizar el uso de estos recursos y proteger al máximo su personal en el contacto con los pacientes, por lo que la prestación del servicio se complica.

¿Cómo apoyarlas?

Los problemas que enfrentan son una alerta para que las instituciones, en conjunto con la academia y el gobierno, definan políticas integradoras del sistema y de los actores de la cadena de abastecimiento encaminadas a facilitar la labor de todos aquellos que están atendiendo esta pandemia en la primera fila y garantizar la salud de la población.
A manera de sugerencia se propone:

1. El INVIMA, de manera centralizada, garantice la calidad de los suministros médicos, tenga claridad las descripciones de sus fichas técnicas de su uso específico y defina protocolos de seguridad biológica para los procesos de importación, fabricación y distribución de los EPP. Dando la tranquilidad de compras seguras y más expeditas.

2. Desde la Secretaria Distrital de Salud, se pueden realizar negociaciones conjuntas para los suministros que requiere tanto la red pública como privada y así, aumentar el poder negociador con los proveedores y “regular” el precio.

3. Apoyarse en la tecnología para los procesos de abastecimiento, trazabilidad, selección de proveedores y transporte.

4. Optimizar las operaciones de atención domiciliaria para pacientes crónicos, con procedimientos electivos o no indispensables.


Nubia Velasco, Profesora Asociada, Universidad de los Andes
Omar Javier Espinosa Pulido, Jefe del Departamento de Compras, Fundación Santa Fe de Bogotá


Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido