Inversión en la economía real y desempleo

Es de subrayar que son los niveles de empleo y emprendimiento los que abren oportunidades para la población.

desempleo

Los sistemas de producción tanto para mercados internos como para exportación, requieren que la AP vaya solventando los déficit de demanda interna.

Bloomberg

POR:
Portafolio
julio 31 de 2019 - 09:09 a.m.
2019-07-31

Los deseados niveles de desarrollo económico y social requieren que el crecimiento económico sea no sólo sostenible en lo productivo, sino además, sustentable en lo ecológico. Estos niveles de aumentos en la producción necesitan de importantes cuotas de inversión en la economía real, en la economía que se relaciona con la producción de bienes, servicios y empleos productivos. 

Lea: (No hemos entendido la economía colaborativa)

A partir de lo anterior es posible identificar como muy importante el desempeño de la inversión en el sector real de la economía, esto es la formación de capital fijo. Se hace énfasis en el carácter de economía real, para diferenciarla de la economía financiera. Como se sabe, esta última corresponde más bien al manejo de los derivados financieros. Se trata de una economía que es dominante en el mundo actual y que afecta la apertura de empleos.

En el ámbito de la Alianza del Pacífico (AP) la formación de capital fijo como porcentaje del total de producción –producto interno bruto (PIB)- fluctúa entre 20 por ciento, cifra preliminar para Perú en 2018; 22 por ciento para Chile y Colombia; llegando este indicador a estimarse en un 23 por ciento en el caso de la economía mexicana.

Por otra parte, en cuanto a desempleo abierto en la AP, los indicadores se muestran menores para México (3.8 por ciento), serían de 5.1 por ciento para Perú, 6.7 por ciento para Chile; y de un preocupante 9.9 por ciento para Colombia. Todo ello con base en datos que para 2018, ha publicado la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

Los citados niveles de inversión son relativamente aceptables, pero que se ubican alejados del 33 por ciento de inversión en capital fijo que corresponde a las economías del Sud-Este Asiático. De allí las notables tasas de crecimiento de éstas últimas. Un dato que, en general, da base para inferir que las políticas económicas de esa región asiática están formuladas para crecer, en tanto las disposiciones latinoamericanas hacen prevalecer la estabilidad –control de la inflación- por sobre el aumento de producción y del empleo.

De nuevo, es de reiterar que los sistemas de producción tanto para mercados internos como para exportación, requieren que la AP vaya solventando los déficit de demanda interna, además de promover una oferta exportable con mayores niveles de valor agregado.

GIOVANNI E. REYES - ESPECIAL PARA PORTAFOLIO
Ph.D. University of Pittsburgh/Harvard. Profesor de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario.

Siga bajando para encontrar más contenido