'IVA universal no debería ser superior al 8%', Raddar

Según modelo estadístico de la firma, la ley de financiamiento radicada por el Gobierno tendría un impacto importante en el gasto y la inflación.

Actualmente, el promedio ponderado del IVA en los productos que componen la canasta familiar es de 5,6 %.

Un IVA de 8% motivaría a la formalización de muchos comercios y por ende de la economía.

POR:
Portafolio
noviembre 01 de 2018 - 04:58 p.m.
2018-11-01

Horas después de que fuera presentada la Ley de Financiamiento para su trámite y estudio en el Congreso, expertos de todos los sectores han analizado lo bueno y lo malo de la propuesta.

Para Raddar, firma especializada en el consumo de los hogares, la iniciativa muestra aspectos interesantes como la idea de devolverle el dinero gastado en IVA a los hogares con ingresos más bajos, de manera anticipada, algo que a toda luz es una innovación tributaria.


(Especial: Los efectos de la Ley de Financiamiento en su bolsillo). 

Además, señala la firma que el concepto del IVA universal es una muy buena medida para la equidad, reducción de la evasión y simplificación del sistema. Frente a estos aspectos, la ley de financiamiento es una propuesta funcional y simple.

“Hoy tenemos tasas de 0%, del 5, del 19%, exentos y excluidos, y eso hace que controlar que se cobre y se pague e IVA es muy difícil, no solo para la Dian, sino para el mismo comerciante, que tiene que manejar una tasa compleja, y para los hogares aún más. Por esto la idea de la simplificación, es muy buena”, agrega Raddar.

Sin embargo, la firma tiene un reparo frente al impacto que esta iniciativa puede tener en la economía colombiana y en el consumo de los hogares.

(Centro Democrático no está de acuerdo con IVA para la canasta familiar). 


Señala que existen dos escenarios posibles, uno en el que el impacto sería bajo y otro muy alto.

En el primer escenario, donde el impacto es bajo, se asume que la gente hoy por hoy no paga todo el IVA, porque compra en comercios donde no lo cobran, por ser de un régimen simplificado o porque lo evaden.

Por lo tanto la tasa media de IVA según el gobierno es cerca al 3,4%, y aplicando la propuesta del 18%, pasaría a ser de un 5,5%.

(Algunos grupos de asalariados se verían más golpeados). 


Esto significa que pasamos de gastarnos el 3,3% de nuestro bolsillo en IVA, a gastarnos el 5,2%. Eso aumenta el valor del gasto en un 1,9%, y posiblemente la inflación en un 2%.

En el segundo escenario, donde el impacto es el más alto, se asume que la gente hoy si paga mucho del IVA, comprando en comercios donde suben los precios y no declaran, lo que puede pasar es que la tasa media de IVA según la máxima estimación es cerca al 5,5%, y aplicando la medida, pasaría a ser de un 12,9%.
Esto significa que pasamos de gastarnos el 5,3% de nuestro bolsillo en IVA, a gastarnos el 11,5%.

Eso aumentaría el valor del gasto en un 6,2%, y posiblemente la inflación en un 6%.

Peso del IVA en los hogares colombianos

Peso del IVA en los hogares colombianos

Entonces, el impacto esta entre el 1,9% de todo el gasto de los hogares, y el 6,2%, con un impacto en inflación entre el 2% y el 6%, lo que significa, que no solo los hogares pagaran más IVA (lo que es obvio y es lo esperado), sino que tendrán que frenar su gasto entre el 1,5% y el 5,5%, lo que puede significar una desaceleración del Consumo de Hogares del PIB, e incluso un freno en el PIB, dependiendo del aumento de salarios el otro año y del impacto de las devoluciones, pero este solo beneficia al 30% de la población, por lo tanto su impacto no será tan grande.

¿Por qué no se puede decir que el golpe sería el máximo y que estamos frente a una medida que puede causar una recesión?, por tres razones fundamentales. La primera, los hogares no van a quedarse quietos y los comerciantes menos; ambos buscarán la manera de comprar lo mismo al mismo precio, y eso hará que haya preferencia sobre las compras en tiendas de régimen simplificado e informales, causando un golpe al gran comercio importante.

Además, el menor IVA de los que estaban en 19% no va a motivar una mayor compra de esas categorías, y por el contrario, el mayor valor del mercado de los hogares, va a afectar esas categorías que ya eran “caras por el IVA, como la ropa, los electrodomésticos, los carros y los pasajes aéreos.

Y finalmente, el bolsillo de los hogares no va a crecer, entonces deberán reasignar su gasto, defendiendo el gasto en alimentos, y causando freno en otras categorías.

Las mamás son inteligentes y eficientes en esto, y lo vivieron en la inflación de 2016, cuando el Fenómeno de El Niño, la devaluación y el paro camionero, les subió la inflación de 3% a 9%.

Por esto lo que veríamos sería una desaceleración en el gasto de los hogares, que puede estar entre el 1,9% y el 6,2%, o más, debido a la inflación y el impacto psicológico del nuevo IVA, como ocurrió en 2017, donde el aumento del IVA impacto en un 0,5% el gasto de los hogares; esto pasa porque la gente ante una subida de precios se asusta, y si es por impuestos no solo se preocupa sino que se indigna, lo que nos llevará a un tema muy fuerte de opinión contra el gobierno y a que mientras se da el debate, el comercio se vea impactado de muchas maneras, que van desde el freno en gasto en noviembre y diciembre de este año, o una anticipación de compra de muchas cosas, para no tener que pagar ese IVA en los primeros meses.

En algunos modelos matemáticos, se habla una tasa universal cercana al 8%, lo que ayudaría a muchos sectores y motivaría a la formalización de muchos comercios y por ende de la economía.

La propuesta es audaz, es interesante y tendrá mucho debate.

Siga bajando para encontrar más contenido