Economía

La Andi propone crear empleo por horas y días, con prestaciones

Bruce Mac Master dice que generar empleo 'solo se logrará con un alza de salarios del 2 %'.

Bruce Mac Master

Bruce Mac Master, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia.

Archivo particular

POR:
YAMID AMAT
diciembre 13 de 2020 - 12:31 p. m.
2020-12-13

La situación es muy grave. El diagnóstico es del presidente de la Andi, Bruce Mac Master. Y lo hace por la calamitosa situación de la industria nacional, y por el altísimo desempleo que sufre la Nación. ¿Y la curación? En su opinión, no se pueden subir salarios por encima del 2 % si se desea reactivar la economía y generar empleo.

(Lea: ¿Qué pasa en Colombia con el trabajo por horas?)

Sobre esa propuesta de reajuste, “mandan huevo”, según dijo en un trino el destacado empresario Christian Daes, presidente de Tecnoglass, empresa colombiana líder en la fabricación de vidrio arquitectónico y productos de aluminio para la industria mundial de la construcción.

(Lea: ¿Por qué no conviene la contratación laboral por horas en Colombia?)

Para Mac Master, con esa frase, “oponerse a lo responsable siempre es popular”. Tácitamente considera la frase como una broma cuando “la situación es muy seria”. “El estado actual del país es único: tenemos el mayor desempleo en muchos años y la mayor destrucción de puestos de trabajo debido a la pandemia. No hay duda de que hoy Colombia debe priorizar en su agenda la creación de empleo”.

(Lea: Trabajo por horas en Colombia: ¿sí o no? ¿Por qué?)

¿Y para eso qué se debe hacer?

Primero, debemos contar con un salario que cree las condiciones para que los empresarios puedan generar más puestos de trabajo; a las empresas les ha ido muy mal este año, hay una gran cantidad de empresarios afectados y una gran cantidad de empresarios que, incluso, no sobrevivieron a la pandemia.

Segundo, un aumento equivocado sería probablemente causa de mayor desempleo. Impopular decirlo, pero cierto. Debemos ser responsables. La inflación a final de noviembre fue del 1,49 %, y la productividad tuvo un registro negativo este año de –0,6 %. Tenemos que ser muy cuidadosos, esta es probablemente la ocasión en la cual el incremento del salario es el más importante en los últimos 50 años en Colombia, no nos podemos equivocar.

Los trabajadores han pedido un reajuste del 14 %, y defienden la tesis de que ese aumento incentiva el consumo y reactiva la economía…

Hay momentos en los que el mayor dinamizador de la economía es la mayor demanda, pero eso solo funciona cuando hay altos niveles de empleo. De hecho, durante los últimos años hemos definido aumentos de salario que están muy por encima de la inflación.

¿No debería ocurrir este año exactamente lo mismo; más aún con la grave situación social que afrontan millones de colombianos?

Cuando hay hogares que no tienen ingresos, la prioridad nacional es darles la oportunidad de tener un empleo. La prioridad son los colombianos sin empleo. Los que tenemos empleo debemos entenderlo. No tengo la menor duda de que la posición más responsable socialmente y más solidaria socialmente es la de crear las condiciones para generar más trabajo.

De acuerdo. Por eso, ¿la propuesta del 2 % de ajuste no es irracional?

Todo lo contrario. Es una cifra resultado de un análisis muy serio, que combina tener en cuenta la inflación registrada, la productividad perdida, el desempleo, la informalidad y la solidaridad.

¿El año entrante no mejorarán las cosas?

Proyecciones de la mayoría de los economistas indican que solo a final del año 2022 recuperaremos el tamaño de la economía que teníamos en el 2019.

¿Y esa recuperación total cuándo será?

Analistas dicen que podría ser entre los años 2025 y 2027. La situación es supremamente grave. Tenemos que hacer todos los esfuerzos para reactivar, recuperar la dinámica de la economía. No hay forma de crear empleos sin una dinámica actividad económica.

Queremos convocar una gran cruzada nacional para la generación de empleo, una en la que, con las condiciones correctas, podamos proponerles a todos los empresarios que hagan un esfuerzo especial por generar más empleos en forma acelerada, reemplazar los puestos perdidos, adelantar las inversiones y realizar los planes de enganche para los próximos años. Ese es el gran reto.

¿Una cruzada nacional con un reajuste del 2 %?

Sí, señor; una cruzada por el empleo. La tarea de todos debe ser trabajar conjuntamente en buscar una actividad económica que conduzca a recuperar empleo, a aumentar el producto e incluso a aumentar el recaudo para el Estado.

¿Cómo se reactiva la economía?

Acelerando los planes de inversión, creando condiciones para la misma, compitiendo con las ofertas que están haciendo otros países para la inversión extranjera, y sin duda alguna, el Estado debe generar él mismo gasto e inversión pública que apoye la dinamización.

¿Qué proyecta la Andi sobre nuestra economía para el año entrante?

Tendremos una economía que decrecerá alrededor del 8 %, me ratifico en esa cifra. Ojalá sea menor; sin embargo, el análisis individual de los distintos sectores nos arroja un comportamiento bastante negativo, del cual esperamos salir pronto.

¿Cree inevitable la reforma tributaria?

El momento para adelantar una reforma tributaria debe ser, idealmente, el primer semestre del año entrante. El último semestre, durante el cual el Congreso no estará en modo electoral, eso permitirá hacer una discusión responsable.

¿Con la generalización del IVA?

La discusión sobre el IVA ha cambiado. El Estado ha demostrado que es posible devolverles el IVA a las personas más vulnerables económicamente; hoy se está haciendo. Eso elimina muchas de las preocupaciones sobre regresividad.

Será fundamental garantizar la sostenibilidad del Estado, al tiempo que se pueda mantener el objetivo de reactivación económica, y más inversión para lograr mayor empleo. Por esta razón hay que analizar con detalle cuáles son los espacios que existen hoy en día para poder recaudar mayores impuestos. Las personas que deben contribuir y no lo hacen es uno de ellos.

¿Y el IVA?

Una buena parte de la discusión estará alrededor del IVA, nosotros habíamos propuesto bajar significativamente la tarifa a este impuesto, generando al mismo tiempo la posibilidad de cobrarla a más productos y eliminar las exclusiones. Esta puede ser una solución, ha sido utilizada en otros países y, sobre todo, hoy en día es más aplicable dado que Colombia ha creado el mecanismo de devolución.

Pero ¿mantienen vigente la propuesta de bajar el IVA y extenderlo, por ejemplo, a toda la canasta familiar?

No para los estratos bajos, pero sí para el resto, no tiene ninguna justificación que un grupo de la población que puede contribuir no pague IVA por tantos productos. La devolución permite diferenciar entre quien puede y quien no.

¿Y el impuesto al patrimonio? ¿Reactivarlo?

El impuesto al patrimonio es un impuesto altamente antitécnico en términos corporativos, no solo porque las empresas no son ni ricas ni pobres, sino porque se termina gravando inconvenientemente las nuevas inversiones. Discusión diferente es la del impuesto al patrimonio a las personas. Este es un capítulo que, al lado de la renta de las personas, estará presente en toda la discusión del próximo año. Es importante garantizar que el cobro de los mismos se haga en forma equitativa.

El Gobierno está en mora de presentar el proyecto de reforma laboral. ¿Qué podría incluirse en ella para generar empleo?

Colombia está en mora de pensar en su sistema laboral; un país en el cual el desempleo antes de la pandemia era de casi el 11 % y la informalidad era de más del 50 % es un país que, evidentemente, tiene problemas estructurales en su reglamentación laboral. Nos ha llegado el momento de dar el debate para responder: ¿qué debemos hacer para que Colombia pueda reducir su desempleo y logre adicionalmente contar con todos sus trabajadores en condiciones de formalidad? Existe una Misión de Empleo liderada por Santiago Levy a la cual tenemos la oportunidad de asistir representantes de los empleadores. Sería muy triste que no hiciéramos nada, que de alguna forma esa ha sido la costumbre.

¿Y que hacer para evitar ese eventual fracaso?

Plantear una discusión abierta y bien intencionada de parte de todos, buscando el beneficio general y exenta de tentaciones populistas.

¿Debería crearse en el país el sistema de pago por horas?

El empleo por horas es una modalidad cada vez más usada en el mundo y cada vez más acorde con las nuevas necesidades laborales por múltiples razones. Por ejemplo, una buena parte del empleo se da recogiendo cosechas, atendiendo temporadas comerciales como la de Navidad, o se da en espacios como el del turismo, uno de los potenciales de nuestro país.

Lo que es realmente importante es que se logre que este empleo por horas o por días sea un empleo formal, que le permita tanto al trabajador como al empleador pagar prestaciones, que le permita acumular para una pensión o contar con un sistema de cesantías. La flexibilización laboral, lejos de ser una precarización, es la creación de oportunidades para muchos ciudadanos que hoy en día están trabajando en la informalidad y que tienen igual de derecho que el resto de colombianos.

¿Su respuesta es afirmativa? ¿Sí se debe crear empleo formal por horas o días?

Sí, Yamid; hay formas de hacerlo bien, debemos estudiarlas e implementarlas para que el resultado sea bueno para trabajadores y la economía.

¿Qué hacer con la informalidad laboral en el campo?

Las cifras de informalidad en el campo son de cerca del 84 %, es decir, casi nadie está en condiciones de formalidad. Deberíamos preguntarnos: ¿por qué el campo no tiene un sistema formal? ¿Por qué no se toman medidas para que lo tenga? Tal vez la flexibilización del contrato en el campo y la definición de un salario mínimo diferencial permitiría superar esta distorsión tan grande.

¿Y el tema pensional?

Es una bomba de tiempo; es claro que con la estructura actual no lograremos atender las obligaciones que tendremos en el futuro. Tenemos que tomar la decisión de si modificar el régimen de ahorro para garantizar que todas las personas que han trabajado y ahorrado reciban su pensión, o si, por el contrario, le vamos a dejar este problema solamente al Estado.

¿Aumentar, por ejemplo, la edad de jubilación y las semanas de cotización?

Esta es una alternativa polémica desde el punto de vista social, pero que permitiría cuadrar las cuentas para lograr esa pensión de la cual hablaba. Probablemente el camino sea imaginarnos un régimen de transición muy largo, para que, por ejemplo, las nuevas personas que están entrando a cotizar hoy en día sepan cuáles son las reglas de juego y entiendan que eventualmente, por varias razones, entre otras los incrementos en las expectativas de vida y de trabajo de las personas, hace sentido pensar en unas nuevas fórmulas de cálculo.

Por eso, aumentar la edad de jubilación… ¿Le preocupa dar la respuesta?

Ya le dije, sí, con un régimen de transición que se vaya aplicando para quienes entran a la fuerza laboral.

Los trabajadores insisten en la creación de una renta básica. ¿La cree posible?

Esta, al igual que muchas otras iniciativas que suenan loables, debe ser contrastada con la capacidad del Estado de financiarla, de mantenerla en el largo plazo y de asegurar su sostenibilidad. Probablemente hay que concentrarse no en todos los sectores, sino en aquellos más vulnerables.

¿Es decir, sí, pero solo en estratos de máxima pobreza?

Sí, puede ser por la vía de fortalecer los programas que ya existen, siempre dentro de los límites fiscalmente viables.

¿Cuál es el balance de la industria en el año que se va?

El año ha sido muy malo para la industria, el último dato de caída de productos es del -10 %.

El presidente de Tecnoglass, Christian Daes, comentó en un trino que ‘mandan huevo’ quienes proponen un aumento del 2 %. ¿‘Manda huevo’ la Andi?

Oponerse a lo responsable siempre es popular. Estamos en una situación seria, debemos ser muy prudentes y tomar decisiones para el bienestar de todos.

YAMID AMAT
Para EL TIEMPO

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido