close
close

Economía

La banca, de colchón de la crisis a motor de la reactivación

Es sólida la recuperación del crédito en 2021 y con una buena noticia: sin problemas de mora.

Billetes

Archivo Portafolio.co

POR:
Hernando José Gómez R.
septiembre 27 de 2021 - 09:50 p. m.
2021-09-27

La pandemia puso a prueba a toda la economía y de esta realidad no se escapó el sistema financiero colombiano. Gracias a su resiliencia y fortaleza, las entidades y autoridades del sector actuaron oportunamente para hacer frente a la situación y manejar con responsabilidad los riesgos.

La banca sirvió de colchón para la crisis ocasionada por la covid-19, le brindó facilidades a los colombianos en el pago de sus obligaciones e irrigó liquidez a través del crédito siendo clave para la reactivación económica que se está materializando.

Al principio de la crisis, las entidades trabajaron en programas de ayudas para que las empresas y familias pudieran concentrar sus recursos en las tareas más importantes. Con esos programas, en una primera fase (que terminó el 31 de julio de 2020), se logró aliviar $224 billones (21,2% del PIB), el 42% de la cartera total, para beneficiar a más de 10,3 millones de personas y 1,4 millones de empresas.

Posteriormente, con el Programa de Apoyo a Deudores (PAD), se lograron apoyos personalizados en cuanto a reducciones de cuotas, ampliaciones de plazo y nuevos períodos de gracia a créditos equivalentes a $37,2 billones (3,7% del PIB), favoreciendo a 217 mil empresas y 2 millones de personas y hogares.

Adicionalmente, se ha logrado mantener un buen ritmo de desembolsos de crédito, logrando consolidar al sector como un instrumento contracíclico para la economía, como un motor de la reactivación. Entre marzo de 2020 y el 10 de septiembre de 2021, se desembolsaron créditos por cerca de $545 billones (54% del PIB).

Las bajas tasas de interés de los préstamos, incluso menores a las de antes de la pandemia, la mayor demanda por liquidez por parte de hogares y empresas y las importantes medidas que tomó el Gobierno contribuyeron a dinamizar la originación de créditos.

En esas políticas del Gobierno Nacional para impulsar la originación de crédito se destaca el ya mencionado Programa de Apoyo a Deudores (PAD) que facilitó la mejora sustancial de las condiciones de los créditos sin afectar la calificación de los deudores para lo cual el papel de la Superfinanciera fue crucial, el aporte positivo que tienen las líneas de garantías del Fondo Nacional de Garantías (FNG) a través del Programa Unidos por Colombia, del que se han consumido $23,2 billones (2,3% del PIB), y cerca de $4,6 billones en créditos con redescuento de la mano de entidades como Bancóldex, Finagro y Findeter.

En la medida en que ha avanzado el plan de vacunación y el desmonte de las restricciones a la movilidad, se han reactivado la demanda, la actividad productiva y las necesidades de financiamiento de distintos sectores económicos, lo que ha permitido lograr importantes avances en materia de profundización financiera.

A julio, el crecimiento anual de la cartera alcanzó el 3,2%, donde solo hubo una contracción en el segmento de la gran empresa que repagó una parte de la liquidez que había demandado al comienzo de la pandemia, con lo que la cartera en relación con el PIB bordeó el 50,7%. Segmentos como la vivienda, el consumo y el microcrédito han llevado el liderazgo en el crecimiento.

Pese a las consecuencias de la covid-19, se ha dado una sólida recuperación del crédito en 2021 y con una buena noticia: sin problemas de mora.

El indicador de calidad de la cartera (cartera vencida sobre la total) ha mostrado señales positivas al mantenerse en niveles saludables de 4,6% a julio, mismo valor observado en prepandemia. La cartera vencida se encuentra cubierta en su totalidad por las provisiones realizadas por las entidades financieras.

El excelente comportamiento de estos indicadores demuestra, por un lado, la resiliencia y el compromiso de las familias y empresas con el pago de sus obligaciones y, por el otro, la capacidad y correcta gestión del riesgo por parte de las entidades financieras, lo que, sumado a las medidas coyunturales implementadas, ha permitido afrontar escenarios adversos y sostener la estabilidad y solidez del sistema, que es uno de los grandes activos del país.

Además de los créditos, y en respuesta a su compromiso con el país, los bancos han sido el canal para que las ayudas estatales lleguen a sus beneficiarios; ejemplos de esto han sido la dispersión del Ingreso Solidario para más de 3 millones de familias, el Programa de Apoyo al Empleo Formal (PAEF) y el Programa de Apoyo para el pago de Primas (PAP) que beneficio a más de 500.000 empleados o los más de 72 mil subsidios de vivienda para VIS y No VIS otorgados en 2021.

La inclusión financiera también ha sido notable. Al cierre de 2020, 87,8% de los adultos en Colombia ya contaba con al menos un producto financiero (2,6 millones de personas más que en 2019) y esta cifra implica que se cumplió con dos años de anticipación la meta del 85% definida en el Plan Nacional de Desarrollo.

Para lograr esos datos de inclusión fue clave la inversión en tecnología e innovación, que permitió llegar con prontitud y con soluciones financieras a cada región del país y facilitará, a futuro, seguir reduciendo las brechas de inclusión todavía existentes.

No hay duda de que la pandemia trajo una noche muy larga, pero de a poco hay una sólida recuperación del producto, los ingresos de las familias y el empleo. La acertada y comprometida intervención del sector financiero y las autoridades del sector sirvió para atenuar la crisis, y la irrigación de liquidez a los hogares y a los diferentes sectores de la economía, sin dejar de lado la solvencia y estabilidad del sistema, han sido un pilar clave en la reactivación.

La continuidad en el acompañamiento a los colombianos continuará siendo crucial en la consolidación de la anhelada recuperación económica.

Hernando José Gómez R.
Presidente de Asobancaria

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido