La década de la acción para el desarrollo sostenible

Necesitamos acciones concretas y urgentes, desde el sector privado, que impulsen los avances que necesita la sociedad.

POR:
julio 14 de 2020
2020-07-14 10:07 a.m.

El desarrollo económico ha tenido un papel central en las preocupaciones de los políticos, empresarios y académicos. Existe un convencimiento respecto a la importancia del mismo para la generación de riqueza a nivel país y -de alguna manera- se ha establecido un vínculo aparentemente directo entre éste y el desarrollo social.

En la práctica, que el desarrollo económico se sustente en desarrollo social y mitigación del impacto al medio ambiente, depende en gran medida de las políticas sociales y ambientales bajo las cuales las empresas llevan a cabo su actividad económica y, en última instancia, del enfoque de gobierno corporativo adoptado por las organizaciones.

¿Para quién se gobierna una empresa? Algunos aún piensan que se gobierna para los accionistas sin importar las consecuencias sobre los demás grupos de interés; pero otros, siguiendo lo que conocemos como capitalismo responsable o consciente, consideran que se gobierna para los accionistas teniendo en cuenta las expectativas de las partes interesadas y de la sociedad como un todo.

La segunda postura, aunque pareciera políticamente correcta, parece encontrar obstáculos en el camino para insertarse de manera decidida en la sociedad. Lo anterior no es sólo un tema de percepción. Está basado en evidencia al alcance de todos: por ejemplo, no han resultado sencillos los avances en la disminución de la pobreza, la reducción de la brecha entre los más y los menos favorecidos, el avance en los objetivos de desarrollo sostenible, o incluso en el cumplimento de los acuerdos pactados en el Protocolo de Kioto o en el Acuerdo de París.

Todos estos aspectos que requieren la participación activa y decidida del sector privado, así como la falta de avances, nos muestran lo complejo que resulta propender por el desarrollo económico en un marco de sostenibilidad, bajo un enfoque que tenga en cuenta los diferentes grupos de interés.

Por ello, necesitamos acciones concretas y urgentes, desde el sector privado, que impulsen los avances que necesita la sociedad. Considero que esto sí es posible y exige de pasos concretos en la dirección correcta. Parte del camino requiere que los proveedores de recursos en el mercado de capitales garanticen la integración de criterios de sostenibilidad y el establecimiento de prácticas de inversión responsable en el momento de evaluar la posibilidad de financiar la actividad empresarial. Para todos en el sector financiero debe ser una prioridad incorporar los criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo para el análisis de riesgos y de oportunidades de inversión.

Convencido de lo anterior, el CESA hace parte del Taskforce de Inversión Responsable, un espacio de relacionamiento y diálogo entre más de 20 actores públicos y privados, que trabajan en la promoción e implementación de esta buena práctica en el país. El Taskforce viene desarrollando acciones conjuntas que garantizarán un cambio en las prácticas de inversión en el sector privado, y que permitirán una asignación más responsable de los recursos económicos para financiar la actividad empresarial.

Teniendo en cuenta la importancia de crear conciencia y discutir esta temática, entre el 22 y el 24 de julio se llevará a cabo la tercera jornada de inversión responsable, que se ha denominado 'La década de la acción' y que contempla la inversión sostenible como un pilar fundamental para la recuperación económica. Con intervenciones de la Superintendencia Financiera, el Ministerio de Hacienda, el DNP, Protección, Porvenir, Colfondos, Skandia, Celsia, Grupo Aval, Ecopetrol, Asobancaria, Asobolsa, Asofondos, Fasecolda, ColCapital, la Bolsa de Valores de Colombia, PRI y GRI, la jornada promete una agenda interesante con respecto a la relevancia de la inversión responsable y sostenible y a los criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo en las dinámicas de inversión en Colombia. Podremos ver la relevancia que está tomando el tema en nuestro país y la importancia de incorporarlo en la agenda del sector empresarial.

Adicionalmente, los miembros del Taskforce de Inversión Responsable presentarán el 24 de julio una declaración a favor de la Inversión Responsable en Colombia, mostrando la importancia de generar consensos alrededor de la recuperación que queremos.

El CESA, por supuesto, está convencido de la importancia del crecimiento económico y de la necesidad de políticas claras que lo alienten, teniendo en cuenta los aspectos sociales, ambientales y las buenas prácticas de gobierno corporativo hoy más que nunca. En este compromiso, las escuelas de negocios en el país debemos generar conocimiento, crear conciencia y formar líderes que tomen las decisiones adecuadas bajo un modelo de crecimiento económico que salvaguarde los intereses y cumpla con las expectativas de la sociedad como un todo.


Por: Henry Bradford Sicard
Rector del CESA

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes