‘La Feria del Libro virtual deja muchos aprendizajes’

El presidente de la Cámara Colombiana del Libro habla del plan de apoyo a librerías independientes.

Enrique González Villa

Enrique González Villa, presidente de la Cámara Colombiana del Libro.

Cortesía

POR:
Portafolio
abril 24 de 2020 - 10:29 p. m.
2020-04-24

El presidente de la Cámara Colombiana del Libro, Enrique González, explica cómo la Feria del Libro virtual que se ha organizado por la pandemia deja aprendizajes para unos de los eventos insignias del país. También explica cómo el sector enfrenta la coyuntura.

(Lea: Aplazan la Feria Internacional del Libro de Bogotá)

¿Cuánto sumaron las inversiones perdidas  en la Feria del Libro que no se hizo?

La pandemia nos cogió en el peor de los momentos porque cada uno ya había hecho sus propias inversiones. Los editores habían mandado a imprimir las novedades y a reimprimir los libros que más se venden, es decir que tenían las bodegas llenas.

Ahí había capital de trabajo y algunos habían invertido en los stands, aunque el dinero del arriendo de los stands lo devuelve Corferias, entonces no es pérdida. Pero aspirábamos a vender más de $27.000 millones.

Ese es como el primer impacto porque la Feria del Libro produce el pico más alto de ventas en el año para la industria editorial.

Además, la traída de los escritores, tanto del exterior como los nacionales generan un impacto en la opinión pública que hace que esos libros que se presentan y se comentan en el marco de la feria se sigan vendiendo el resto del año. Osea que esto también tiene su repercusión.

¿Cuáles son las cuentas?

Cuando cierran las librerías, para toda la cadena del libro: los editores no venden y los escritores no comen porque no hay derechos de autor liquidados en este semestre. Tienen paralizados sus ingresos y nadie ha pensado en ellos todavía. Haciendo el cálculo, entre Feria del Libro y dos meses sin operar, eso da unos $100.000 millones que se han perdido y sin que entre un solo peso a la cadena.

La mayor vulnerabilidad y fragilidad de la cadena está en las librerías, sobretodo en las medianas y pequeñas. Lo que venden en el día les sirve para pagar arriendos, empleados, servicios y proveedores.

¿Cómo les han ayudado?

Creamos la campaña Adopta una Librería. |Hicimos una encuesta y se inscribieron muchas, escogimos 47 librerías, teniendo en cuenta que si no recibían dinero desaparecían. En el censo esos establecimientos arrojaban 180 empleados, que en últimas son libreros. Queremos que esas personas no se pierdan para el mundo del libro porque ya tienen una formación y un conocimiento del cliente.

¿Y cómo les ha ido con la campaña?

Está abierta hasta el 15 de mayo y hemos recaudado unos fondos. Nuestro objetivo es tener $300 millones y con eso pagaríamos la nómina de dos meses, creo que esto no va a ser más tiempo.

Después abriremos la venta, sabemos que no se va a producir inmediatamente, pero la gente va a ir recuperando la confianza y va a ir regresando porque habrá un protocolo de distanciamiento de personal dentro de la librería, personal cada 5 metros cuadrados más o menos y unas medida sanitarias y de higiene porque estamos ante una pandemia que se va a quedar con nosotros mucho tiempo.

¿Cuál es el mapa de librerías del país?
Hay más o menos 250 librerías generales en Colombia y hay dos cadenas importantes que son La Librería Nacional y Panamericana que son muy fuertes y otras de temáticas como la de Legis.

¿Hasta cuándo va Filbo en Casa?

Empezó el 21 de abril y va has el 5 de mayo, con las mismas fechas previstas para la Feria presencial.

¿Representa algún beneficio económico?

No, antes implica algún financiamiento de estas actividades, pero tenemos la obligación de acompañar a los lectores. Tenemos un compromiso con los afiliados y, principalmente, con el público. El objetivo, y en eso coincidimos con los lineamientos del Gobierno, es hacer de Colombia un país de lectores. En la medida en que el país lea más, habrá más mercado para las editoriales.

Lo primero que hicimos con la cuarentena fue la campaña #yoleoencasa para acompañar a los lectores y estimularlos al hábito de la lectura.

¿Los domicilios no son una opción para los libreros?

Claro que es una opción pero nosotros no estábamos tecnológicamente bien desarrollados, la mayoría de las librerías no tienen página para vender.

Aparte de esto, el suministro está cortado porque las que tienen plataforma, si se les acaban los libros no tienen cómo hacer reposición porque las editoriales no pueden entrar a sus bodegas, ya que no está permitido todavía.

Lo hemos pedido al Ministerio de Cultura y hemos planteado algunos protocolos para que se pueda mantener el flujo de la cadena.

¿Cuál es el índice de lectura en Colombia?

Es de 2,7 libros por habitante al año, contando toda la población, pero contando solo los que leen hablamos de 5,1 por habitante al año. Las ciudades que más leen son Medellín, con más de 6, y luego Bogotá, muy cerca.

¿Cómo estamos frente a otros países de la región?

Estamos igualados por lo bajo, pero frente al mundo, por ejemplo España lee por lo menos un poco más de 10 libros por habitantes al año y Francia 20.

¿La experiencia virtual se aprovechará más adelante?

Claro, es que el aprendizaje es muy grande. Hemos querido traer muchos premios Nobel que no viajan a Bogotá por salud. Y podríamos hacer grandes eventos virtuales, combinados con la presencia física en la Feria del Libro.

¿Su mensaje a los lectores?

Quiero decirles, sobretodo a los no lectores, que se hagan acompañar de un buen libro en este aislamiento en las casas. En la medida en que tengan el hábito van a encontrar un gusto por la lectura.


congom@portafolio.co

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido