La regasificadora del Pacífico iniciaría operación en el 2023

Casos de China, Rusia y Brasil demuestran que extracción de reservas de gas en campos se complementaría con el montaje de una terminal de este tipo.

Refasificadora del Pacífico

Recientemente, los campos en Córdoba anunciaron descubrimientos de gas.

Reuters

POR:
Portafolio
abril 16 de 2019 - 09:40 p.m.
2019-04-16

La planta regasificadora del Pacífico no tiene marcha atrás y el proceso para su montaje está a la vuelta de la esquina.

Así lo señaló Ricardo Ramírez, director de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), al precisar que en el tercer trimestre del presente año se abrirá la convocatoria para los interesados, en el primer trimestre del 2020 se adjudicaría el montaje del proyecto, y en el 2023 entraría en operación.

Pero más allá del desarrollo de la citada planta, y del debate que existe entorno al tema, por parte de los productores locales, quienes argumentan que la regasificadora no pagaría derechos económicos y terminaría afectando la extracción del hidrocarburo.

(Lea: El Gobierno da luz verde a la Regasificadora del Pacífico

Sin embargo, analistas consultados por Portafolio aseveraron que la producción de reservas de gas natural en el territorio nacional no va en contravía con el montaje de una terminal regasificadora, sino que, por el contrario, pueden llegar a complementarse.

Y resaltaron que en medio del debate que existe hoy en el país, ya hay experiencias y casos internacionales que demuestran que la existencia de reservas de gas no compite con la necesidad de una regasificadora, y que una estrategia conjunta puede llegar a garantizar el suministro ante una creciente demanda.

Países como China, Rusia, India, Brasil o Indonesia desarrollan sendas estrategias de complementariedad entre las terminales de regasificación y las producciones locales de gas.

(Lea: Gremios del Valle del Cauca ratificaron su apoyo a la licitación de la regasificadora del Pacífico

De hecho, el primer país tienen el caso que más llama la atención, ya que además de poseer unas reservas probadas de ese combustible para 40 años, actualmente tiene 29 terminales de regasificación.

Al 2040, el gobierno chino busca que el gas natural represente el 7% de la canasta nacional. Por esta razón, en su política también promociona el desarrollo de hidrocarburos onshore y offshore.

En su hoja de ruta de transición energética hacia combustibles limpios y renovables, registra un crecimiento acelerado en construcción de terminales de regasificación y en la actualidad está importando volúmenes récord de gas natural licuado (GNL) para cumplir las metas de calidad del aíre, especialmente en las ciudades norte del país.

Sin embargo, Rusia es el país que cuenta en la actualidad tiene el mayor número de reservas probadas de gas natural, las cuales se calculan para 72 años.

Además, cuenta actualmente con una terminal de regasificación construida esencialmente para satisfacer la región de Kaliningrado. Por su ubicación geográfica, esta región se encuentra aislada del territorio ruso. El proyecto se desarrolló para cubrir por completo las necesidades energéticas de la región. La terminal de entró en operación en enero del 2018.

Otro de los casos a tener en cuenta es el de India, país que posee unas reservas probadas de gas natural para 41 años, y que además tiene a su haber cuatro terminales de regasificación en operación y otras cuatro en construcción.

La estrategia del gobierno hindú es aumentar a más del doble la participación del gas natural en la canasta energética en 2022, para llegar a un 15% de participación.

Por esta razón India busca acceder a las reservas de gas doméstico, incrementando sus volúmenes de producción, además de disminuir al máximo el consumo de carbón y sustituirlo por el citado combustible.

Este país asiático importa GNL desde hace 15 años, debido a que su producción anual logra cubrir alrededor del 50% de la demanda de gas. En esa misma línea está Indonesia, que posee reservas probadas de gas para 40 años, y actualmente cuenta con cuatro terminales de regasificación en operación.

Según BMI Research, esa naciónse convertirá en importador neto de GNL para 2022, debido a la creciente demanda doméstica y a la disminución de la producción de gas en los campos maduros.

La citada firma calcula una tasa de crecimiento anual de demanda de gas de 4% anual hasta el 2027.

“Países como China, India e Indonesia tienen un factor de reservas versus producción en alrededor de 40 años, y han instalado plantas de regasificación, para complementar la producción nacional”, señaló Astrid Álvarez, presidenta del Grupo Energía Bogotá (GEB).

La funcionaria agregó que se debe propiciar la mayor competitividad e innovación en este sector energético y, para ello, es necesario promover la equidad en el tratamiento de todos los actores de la cadena mediante una revisión de las reglas de integración, eliminando las asimetrías regulatorias.

Finalmente, Brasil desarrolla una estrategia de complementariedad para atender su creciente demanda. Además de contar con 15 años en reservas probadas, importa GNL debido a las sequías en regiones áridas que permitan la generación termoeléctrica.

El 72% del total del consumo de gas natural de Brasil se centra en el sector industrial y su producción nacional cubre el 67% de la demanda interna nacional.

Así mismo, las importaciones de GNL cubren cerca del 20% de la demanda interna, mientras que el resto es cubierto por las compras de gas a Bolivia.

Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido