Economía

La tercera subasta de energía desata polémica en sector

Mientras gremios dicen que habrá sobreoferta, el Gobierno insiste que es por Transición Energética.

Planta solar

La tercera subasta, además de incluir más renovables, será para el mercado no regulado.

Cortesía

POR:
Alfonso López Suárez
noviembre 16 de 2020 - 08:30 p. m.
2020-11-16

Una gran polémica se desató en el sector de energía eléctrica del país con el anunció del Gobierno de abrir una tercera subasta de contratos de largo plazo en el 2021 para el mercado no regulado.

(Lea; GreenYellow, nuevo actor de la energía solar a gran escala en el país)

“Será para proyectos que estén en operación antes de diciembre de 2022. En sólo 27 meses hemos multiplicado por cinco la capacidad instalada de renovables en el país y en los próximos 22 meses lo vamos a hacer 20 veces más”, señaló el presidente de la República, Iván Duque.

(Lea: El país alista $7,4 billones para extender el servicio de energía)

Pero más se tardó el jefe de Estado en hacer el anunció, que el sector de energía eléctrica en expresar su malestar e inquietud.

Preguntas como: ¿por qué, si ya se habían hecho dos subastas en el 2019 para la entrada de energía en ese (2022), están programando una tercera? ¿Qué pasa con los proyectos que tienen energía en firme de esas subastas realizadas en el 2019? ¿Hidroituango, y los proyectos renovables de La Guajira, cumplirán? ¿Por qué el Gobierno está buscando energía, sin importar si es hidro, térmica, solar o eólica?, fueron puestas sobre la mesa.

Para Alejandro Castañeda, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas generadoras (Andeg), no hay sentido el convocar a una nueva subasta para meter al sistema megavatios (Mw) adicionales de energía, cuando hay oferta de sobra por la caída de la demanda derivado de la pandemia, a lo que se suma que ya hay electricidad comprometida en el 2022 por las dos subastas del 2019.

“Con la entrada de Hidroituango, las térmicas y las renovables, que sumado a la capacidad instalada actual que son 17.500 Mw, el país contará a partir del 2022 con 22.500 Mw en oferta de energía, frente a una demanda que no pasa de los 11.000 Mw, entonces no tiene razón convocar a una nueva subasta para meter más electricidad a la matriz, sin importar si el mercado es regulado o no regulado porque se presentará una sobreoferta”, dijo Castañeda.

Por su parte, Natalia Gutiérrez, presidenta ejecutiva de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica (Acolgen), afirmó que, para el desarrollo de una nueva subasta para el mercado no regulado es importante asegurar que este proceso represente un beneficio para los consumidores finales, específicamente en términos de precio y confiabilidad, con ofertas eficientes en el sistema.

Así mismo, que la condiciones de la subasta busquen una asignación equilibrada de los riesgos entre compradores y vendedores.

“En la medida en que los costos de las nuevas tecnologías han venido cayendo, es muy conveniente permitir que en la subasta compitan todas las tecnologías de generación. Debe ser una prioridad del Gobierno garantizar las condiciones para que los proyectos de la primera Subasta de energías renovables no convencionales del año 2019 se desarrollen de manera exitosa”, subrayó Gutiérrez.

Al indagar en el Ministerio de Minas y Energía (MME), por el malestar e inquietudes del sector de energía eléctrica por la convocatoria a una nueva subasta para contratos de largo plazo, el viceministro de Energía, Miguel Lotero, explicó que, el enfoque principal de esta nueva subasta es destinar la energía que resulte para el consumo de los grandes consumidores comerciales e industriales de energía que realizan procesos productivos (bienes y servicios), y que mantienen activa la economía.

“Como la energía resultante será destinada a usuarios no regulados, los ahorros en el costo de la electricidad que se obtengan con la subasta (teniendo en cuenta los buenos precios resultantes de la anterior), se deben traducir en bienes y servicios más baratos para los colombianos”, señaló Lotero.

Con respecto a los proyectos que tienen energía en firme de las subastas de 2019, el funcionario recalcó que los proyectos que tienen asignaciones de obligaciones de energía en firme (OEF), las mantienen y su ejecución debe seguir porque es corriente que requiere el sistema para atender la demanda de todos en el país”.

“Esta subasta no afecta los compromisos asumidos, por el contrario complementa la oferta de energía eléctrica”, dijo, y reiteró que “la tercera subasta de renovables no se realizará porque exista algún déficit de energía para atender la demanda, sino para seguir impulsando la Transición Energética y la reactivación sostenible de Colombia”.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido