Las cuentas del Plan Financiero son ambiciosas: dicen analistas

El Gobierno planea ingresos adicionales por $22 billones en 2019, de los cuales, un poco más de $7 billones vienen de la Ley de Financiamiento. 

En Colombia, solo Policarpa Salavarrieta ha sido impresa en nuestros billetes ($10.000).
POR:
Portafolio
febrero 03 de 2019 - 08:17 p.m.
2019-02-03

El cierre de caja del Gobierno para este 2019, presentado el pasado viernes por el Ministerio de Hacienda, parte de supuestos que, para muchos, suenan muy optimistas frente a lo que podría ser la realidad.

Dólar a $3.100, inflación en 3,2% y cada barril de petróleo Brent a US$65 son la triada con la que el Minhacienda echó calculadora y presentó su Plan Financiero 2019, que, en últimas tiene como meta lograr un crecimiento de 3,6% de la economía y reducir el déficit fiscal hasta el 2,4% del PIB, tal y como se lo exige la ley de la regla fiscal.

Plan financiero

Plan financiero

Para el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, la posibilidad de lograr estas proyecciones le manda un buen mensaje a los mercados locales y extranjeros. “Tenemos economía cuya fiscalidad está apegada a lo que requiere la regla fiscal y esto garantiza la sostenibilidad de nuestra deuda”, añadió.

Las cuentas, según el Gobierno, son claras: en materia de ingresos, buscará pasar de casi $150 billones que le entraron el año pasado a más de $172 billones, lo que le generaría cada día, en promedio, unos $470.000 millones. Del otro lado, el de los gastos, estos pasarían de $180 billones a $197 billones entre el 2018 y el 2019.

En plata blanca, esto le permitiría al Estado inyectarle al déficit fiscal más de $5 billones durante esta vigencia y reducirlo ‘a sus justas proporciones’ de este año, es decir, a -$24,9 billones.

LUNARES FISCALES 

Más allá de lo anterior, Carrasquilla destacó que el balance fiscal tendría un ganador todavía mayor y es el balance primario del Gobierno (es decir, quitando el pago de intereses), que, después de 6 años, volvería al terreno positivo, registrando un superávit de 0,6% del PIB.

(Gobierno prevé que el PIB del 2019 crecerá 3,6%). 


“Este es un hecho muy importante para nosotros; es la primera vez que va a ocurrir esto después de varios años, y respalda el principio de estabilidad fiscal y sostenibilidad financiera para el país”,
indicó el Minhacienda, quien reiteró que en el caso del sector público consolidado el déficit se mantendría estable.

A pesar de lo anterior, las cuentas parecerían, por ahora, solo cuadrarle al gobierno de Iván Duque.

Juan David Ballén, director de Análisis y Estrategia de Casa de Bolsa, indicó que hay dos factores que llaman la atención del Plan Financiero. El primero es la posibilidad de que el Estado inicie un programa agresivo de privatizaciones, que podrían incluir a Ecopetrol –como lo ha expresado el Minhacienda–, pero también estarían allí las firmas Cenit y Colombia Telecomunicaciones (Coltel).

El segundo tiene que ver con las bases para calcular las metas: “Por el lado del crecimiento creemos que el Gobierno es un poco optimista, ya que están proyectando 3,6%, mientras que el consenso está entre 3,2% y 3,3%. Asimismo, con el petróleo, que en el mercado se cotiza muy por debajo de lo proyectado y si llega a bajar un poco más, podría complicar el cumplimiento de esta meta”, añadió.

De hecho, el último cierre del Brent fue de US$62,75, es decir, US$2,25 por debajo de la base del Gobierno. Aunque varios analistas han proyectado que el crudo podría repuntar en lo corrido del año, su volatilidad también podría traer sorpresas.

En cualquier caso, el Gobierno inicia el año con una caja de $27 billones y proyecta culminarlo con $7 billones menos. Durante los 12 meses planea hacer emisiones externas de unos $12,6 billones y colocaciones internas de $40,4 billones, de los cuales casi el 70% corresponden subastas de instrumentos de deuda pública.

En total, habrá fuentes por $84 billones, cuyo uso será precisamente financiar el déficit fiscal por $24,9 billones, pagar amortizaciones de deuda por casi $27 billones y girar recursos para rubros como el Fondo de Estabilización del Precio de los Combustibles, los bonos pensionales y las sentencias a pagar por el Estado, entre otras.

Este cuadre de caja y las novedades que traerá la ley de financiamiento permitirá, según Carrasquilla, aumentar la inversión privada, en tanto que le dará vía libre a la Nación “de sostener de forma sostenible la inversión pública”, que implicaría vender algunos activos o recortar gastos.

Incluso, en las próximas semanas, el Minhacienda dará a conocer el plan para que los ingresos y gastos le terminen de cuadrar, debido a que la ley de financiamiento no le alcanzó a cubrir las necesidades de gasto de este año. A pesar de lo anterior, según Carrasquilla, esto no será impedimento para que el país crezca más de lo que espera el consenso del mercado.

Siga bajando para encontrar más contenido