Las grandes tecnológicas se hacen inalcanzables

En el último año, las cinco compañías tecnológicas más grandes de EE.UU. registraron casi US$90.000 millones en gastos de capital combinados.

Amazon

La red de almacenes y maquinaria logística de Amazon le da una ventaja que pocos competidores pueden igualar.

REUTERS

POR:
Portafolio
julio 19 de 2019 - 11:46 a.m.
2019-07-19

Mientras las autoridades antimonopolio estadounidenses analizan investigar a las superpotencias tecnológicas de Estados Unidos, existe una ventaja que el gobierno no puede tocar: el tamaño, la escala y la potencia de las redes de computadoras, las maquinarias logísticas y demás infraestructura de las gigantes tecnológicas.

Esta semana, BloombergNews escribió sobre la ironía de la última década de florecientes emprendimientos tecnológicos. Muchas de las estrellas en ascenso podrían no existir sin la potencia de Amazon Web Services, la columna vertebral para los vehículos de Google Maps o la adquisición de clientes mediante los anuncios en Facebook Inc. 

De hecho, las compañías jóvenes como Lyft Inc. desafían la supremacía de las potencias tecnológicas estadounidenses a la vez que dependen considerablemente de sus productos.

(Crece la presión global para que las tecnológicas tributen)

El término "foso" se utiliza con demasiada frecuencia para referirse a las ventajas únicas de las compañías que les permiten mantenerse por delante de sus competidores. Pero el artículo era un recordatorio de que las cinco compañías tecnológicas de EE.UU. tienen tremendo foso en forma de infraestructura física: desde los centros de empacado de Amazon y sus aviones de entrega hasta los sofisticados centros de datos de Google y los cables de Internet oceánicos construidos con capital privado.

También esta semana, Recode dejó ver una pizca de ansiedad dentro de Walmart Inc. por su negocio de comercio electrónico y los costos de mantenerle el ritmo a Amazon.com Inc. El portal de noticias informó que el jefe de comercio electrónico de Walmart ha presionado para gastar más con el fin de expandir los 20 almacenes en EE.UU. (como máximo) que manejan las ordenes en línea de la compañía, en comparación con los más de 100 centros de empacado de Amazon.

Entonces, si una compañía del tamaño de Walmart -con ventas globales anuales de casi medio billón de dólares, en comparación con casi US$300.000 millones de Amazon- tiene dificultades para justificar reforzar su red de almacenes para estar en la escala de Amazon, entonces ¿qué competidor podría hacerlo?

Pese a todas las acusaciones de que Amazon copia los productos más vendidos en su portal, o utiliza injustamente los datos y las búsquedas de los compradores para sus propios fines, su red de almacenes y su maquinaria logística siempre en expansión le da una ventaja que pocos competidores pueden igualar.

No es solo el tamaño y el alcance de la operación logística de Amazon lo que le da una ventaja. Amazon no teme alardear lo que llama la supremacía tecnológica de sus centros de empaquetado y clasificación. Un ejecutivo dijo recientemente al Financial Times que los escáneres y las cámaras computarizadas en más de 20 almacenes de Amazon facilitan rastrear y recuperar los artículos.

(La estrategia del éxito de Amazon en sus primeros 25 años)

Pero, Amazon no es la única en profundizar el foso. La semana pasada, Google, de Alphabet Inc., anuncio el más reciente cable oceánico con financiación privada entre Europa y África. Ese tipo de infraestructura solía ser construida por consorcios de proveedores de telecomunicaciones, pero se ha vuelto común que Facebook, Microsoft Corp. y Google lo hagan a su manera.

Este año, Google ha dicho que gastará más de US$13.000 millones solo en centros de datos y otros bienes raíces en EE.UU. (toda esa sofisticada infraestructura de computación no es infalible: Facebook confirmo el miércoles que había problemas con los videos y las fotos en Facebook e Instagram).

En los últimos 12 meses, las cinco compañías tecnológicas más grandes de EE.UU. registraron casi US$90.000 millones en gastos de capital combinados: artículos costosos como centros de datos, cables de Internet, equipo especializado para fabricar chips de computadoras, almacenes y otros bienes raíces.

La cifra ha crecido a más del doble desde 2015, según datos de Bloomberg. Con seguridad, US$90.000 millones compran muchos fosos. Probablemente Alphabet ya tiene algún proyecto "descabellado" en alguna parte para cavar fosos literales. Este tipo de ventaja para las gigantes tecnológicas puede ser difícil de entender para alguien que navega por YouTube o registra su tercera orden del mes con Amazon; pero toda esa construcción de fosos da a las compañías el tipo de liderazgo que está mucho más allá de las autoridades antimonopolio.

BLOOMBERG

Siga bajando para encontrar más contenido