Las vías para recuperar la confianza del consumidor

Aunque el índice que publicó Fedesarrollo mostró una mejora, este sigue en terreno negativo. Expertos dan su visión de lo que se viene.

Barranquilla presentó un avance de la confianza del consumidor.

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
julio 07 de 2020 - 10:51 p.m.
2020-07-07

Aunque sigue en terreno negativo, la confianza de los consumidores demostró una leve mejoría en junio. Los expertos creen que puede continuar así y que, por otro lado, las expectativas del sector empresarial pueden también mostrar algunos signos de recuperación. Eso sí, alertan que esa tendencia es frágil y está sujeta al avance de la reactivación económica y de la pandemia en el país.

(Confianza de los consumidores registró leve recuperación en junio). 

Según la Encuesta de Opinión al Consumidor (EOC) de junio, que publicó ayer Fedesarrollo y en la que le toma al pulso a las expectativas de los consumidores, hubo una pequeña variación positiva en el Índice de Confianza de los Consumidores (ICC) de 0,9 puntos porcentuales (pps), pues se ubicó en -33,1% en junio, frente al -34% de mayo.

Otro de los indicadores que mostró una leve mejora fue el de la confianza de los consumidores de estratos socioeconómicos medios y bajos, pues pasó de -34,2 en mayo a -33,5% en junio en el caso del medio; y para los estratos bajos pasó de -33,7% a -32,1%. Pese a que el indicador es alentador frente al mes pasado, Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, le dijo a este diario que “es pronto para cantar victoria y decir que hay una recuperación en términos de los estratos socioeconómicos”.

(El aislamiento impulsa la demanda de computadores). 


Para Camilo Herrera, experto en consumo y fundador de Raddar, el ICC también es una medida que mide la sensación de la economía y, en ese sentido, puede dar unas pistas de lo que se viene. “Adicionalmente, existe una correlación entre el ICC y el comportamiento del dólar. En la medida en la que el cambio siga alto, la percepción de los consumidores será negativa”, detalló.

Herrera también apuntó que el análisis que arroja Raddar es que hay una reactivación de la demanda. “Para nuestra próxima publicación estamos viendo recuperaciones interesantes en bienes durables como electrodomésticos y muebles. Eso es porque estamos en un periodo de readaptación”, detalló. Otro de los sectores que han visto una mejora es el textil y el de los vehículos.

La muestra de ello es que en la EOC, la disposición para comprar vivienda, bienes durables y vehículos tuvo un aumento frente al resultado de mayo. Según la encuesta, el interés en vivienda subió 8,6 puntos porcentuales, los vehículos 7,6 pps y bienes durables de 4,2 pps.

Según la lectura que hace Herrera del tema, para el caso de los bienes durables, el día sin IVA le pudo haber ayudado a ese resultado. “La gente estaba encerrada y se le dio la oportunidad de salir a comprar, y eso hizo que, por ejemplo, la compra de televisores tuviera un buen desempeño. Eso también se explica en que las personas están más tiempo en la casa y ven necesidades de tener mejores tecnologías, como los estos o los computadores. Se están adaptando”, subrayó.

LO QUE SE VIENE 

Si bien es muy temprano para decir que hay unos signos de recuperación de la confianza, hay algunas pistas que pueden ser positivas. De acuerdo con el director de Fedesarrollo, para la Encuesta de Opinión Empresarial de junio, que publicarán el próximo 22 de julio, “la sensación es que va a haber una mejora en el indicador de confianza empresarial, pero no al mismo ritmo que se vio en el indicador de mayo”, agregó.

Cabe recordar que en dicha encuesta que publicó Fedesarrollo en mayo, el Índice de Confianza Comercial se ubicó en -9,2%, lo que representó un incremento de 16,3 puntos porcentuales (pps) frente a abril.

Incluso, en la más reciente bitácora económica de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) se ve que, a pesar de que los integrantes del sector registraron una caída en sus ventas en mayo, las expectativas mejoraron con respecto al mes anterior. “Mientras que en abril el 54% de los comerciantes consideraba que las ventas, y en general la situación general de sus negocios tendería a empeorar en el transcurso de los siguientes seis meses y solo un 12% se declaró optimista, para mayo dichos porcentajes fueron de 24% y 26% respectivamente”, detalla el informe de Fenalco.

Incluso, Mejía manifestó que el promedio de la confianza del consumidor en el segundo trimestre cerró en -36,1%, pero que espera una mejora gradual de la confianza en los próximos meses.

A su turno, Andrés Giraldo, director del departamento de economía de la Pontificia Universidad Javeriana, dice que aunque el índice de la confianza del consumidor ya venía con signos negativos incluso antes de la pandemia, puede mejorar en la medida en que la recuperación económica venga con medidas más fuertes y sostenidas.

“La pandemia nos cogió con altas vulnerabilidades como la informalidad y un desempleo en dos dígitos. El Gobierno ha sido demorado en la intervención de la emergencia e, incluso, la ejecución de los recursos todavía es poca”, subrayó Giraldo.

Para Giraldo, las medidas del Gobierno, junto con una reactivación económica inteligente puede ser determinante a la hora de mejorar esa confianza pues, “viene un retorno paulatino de más actividades y eso puede ayudar, pues el encierre causa una sensación de pesimismo”.

Otro factor determinante es el miedo que pueden sentir los consumidores. Temor al desempleo, al virus, a la incertidumbre. En ese punto, Herrera subraya que ese sentimiento puede ser un factor grande pero “es ahí donde las marcas tienen una labor grande para ofrecerle confianza a sus clientes”.

Por su parte, Giraldo cree que si bien el miedo es determinante, en comunidades más vulnerables las necesidades de alimentación, de empleo y de supervivencia pesan más a la hora de pensar en el virus.

Al final, los expertos coinciden en que el secreto para mejorar la confianza, un indicador clave para la economía, es que el Gobierno continúe con las medidas para proteger el empleo y se enfoque en ejecutar con mayor celeridad los recursos, los cuales, según Giraldo, van a paso lento.

EL DATO DE PERCEPCIÓN 

En la encuesta que publicó ayer Fedesarrollo se comparan los resultados del segundo trimestre del 2019 con los resultados de este año.

La fundación encontró que la valoración de los consumidores sobre la situación de sus hogares disminuyó 25,1 puntos porcentuales y la valoración de los consumidores sobre el país presentó una reducción de 16,7 puntos porcentuales.

Adicionalmente, en el informe muestran que la disposición de los consumidores a adquirir bienes durables, -como televisores, neveras, etc.- se ubicó en -70,2%, resultado que representa una disminución de 64,5 puntos porcentuales, con respecto al balance registrado en el segundo trimestre de 2019.

María Camila González O.
En Twitter: @CamilaGolarte

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido