close
close

Economía

‘Latinoamérica debe evitar la tentación proteccionista’

Fabrizio Opertti, del BID, apunta que con la convergencia de los 33 TLC de la región aumentaría un 11,6% el comercio interno.

Fabrizio Opertti, gerente del Sector de Integración y Comercio del BID.

Fabrizio Opertti, gerente del Sector de Integración y Comercio del BID.

Archivo particular

POR:
Portafolio
noviembre 23 de 2020 - 09:48 p. m.
2020-11-23

Una de las principales amenazas que genera la pandemia es la tentación proteccionista en América Latina, algo que los países deben evitar, según indica Fabrizio Opertti, gerente del Sector de Integración y Comercio del BID.

(‘La región y UE debemos aliarnos ante la crisis del multilateralismo’). 

Además, el experto dice que entre los retos para incrementar los intercambios están lograr una convergencia de los 33 TLC que existen hoy en día en Latinoamérica y reducir los costos del comercio, pues si eso no se consigue, las exportaciones no podrán ser competitivas en el mundo.

¿Cuál ha sido el impacto de la pandemia en el comercio de la región?

La pandemia ha supuesto un golpe considerable, pero menor al estimado inicialmente. Según la OMC, las exportaciones de América Latina caerán 7,7% en 2020, en lugar del 12,9% previsto en abril. Sería además la región menos afectada después de Asia. La estimación es mejor que el -9,2% del comercio global.

(Con China a la cabeza, 15 países firmaron el TLC más grande del mundo). 


Sin embargo, los flujos intrarregionales continuaron cayendo, ubicándose en 12,8% interanual. Solo en la Comunidad Andina los intercambios bajaron en casi un tercio en ese periodo.

¿Esta crisis supondrá un retroceso a la integración?

Al contrario. Si bien algunos países han recurrido al proteccionismo, esta crisis les está demostrando la importancia de profundizar en la materia. Un estudio del BID indica que la liberalización que ocurrió entre 1990 y 2010 contribuyó a un crecimiento adicional de hasta 40% del PIB per cápita de la región. Muy pocas políticas públicas tienen efectos tan grandes como el comercio y la integración.

Un paso clave sería expandir nuestro comercio intrarregional, que no llega al 13% comparado con el 65% en la Unión Europa y el 47% de Asia Oriental. La región debe trabajar en la convergencia de su red de 33 TLC, lo que daría ganancias de 11,6% en el comercio intrarregional, o US$20.000 millones adicionales.

Otros temas como la simplificación de los programas de reducción de aranceles, acumulación de reglas de origen, la armonización regulatoria para el comercio digital y de otras disciplinas de facilitación son fundamentales.

¿Más integración habría ayudado en la crisis?

Sin duda, hubiera servido de colchón para contener en parte la caída de las economías por causa de la pandemia. Pero no solo una integración regional, sino hemisférica.

¿La pandemia abrió oportunidades comerciales?

Se han abierto muy buenas oportunidades como el nearshoring. La necesidad de las multinacionales de mejorar la resiliencia de sus cadenas de suministro ha llevado a que busquen abastecerse más cerca. Esto genera beneficios para la generación de empleo y oportunidades a pymes.

Colombia está muy bien posicionada para atraer este tipo de inversiones debido a su clima de negocios favorable y a su amplia red de acuerdos comerciales, que le da acceso preferencial a más de 60 países y alrededor de 1.500 millones de consumidores.

La pandemia también ha generado importantes oportunidades para la exportación de servicios digitales, tales como la telemedicina y la educación virtual. Y en el caso de Colombia, de la exportación de servicios como software, aplicaciones móviles, y animación y videojuegos, entre otros.

¿Nearshoring debería ser la apuesta de la región?

Está claro que es una gran oportunidad que la región debe aprovechar. Según un estudio de Kearny, las importaciones manufactureras de EE. UU. provenientes de China se contrajeron 17% en 2019, alrededor de US$90.000 millones. Mientras casi un tercio de estas se desviaron a low-cost countries asiáticos, alrededor de un 15% fueron a México, demostrando el gran potencial y oportunidad para nuestra región.

¿Qué necesita hacer Latinoamérica para ello?

Se requieren al menos tres condiciones. Primero, necesitamos una estrategia agresiva de atracción de inversiones y promoción de exportaciones; facilitar y mejorar el ambiente de negocios y nuestra integración física y regulatoria tiene que ser de categoría mundial, hace falta una adecuada infraestructura con mejores puertos, aeropuertos, carreteras, pasos de frontera, y ancho de banda, que reduzcan los costos logísticos y les permitan ser más competitivos en los mercados internacionales.

¿Cuáles deben ser los motores de crecimiento tras la pandemia?

Las tareas pendientes que los países tienen en materia de inversión, infraestructura e integración son precisamente los motores que pueden impulsar el crecimiento de la región.

Un estudio del BID encontró que un incremento no anticipado de 1% del PIB en la inversión pública en infraestructura al cabo de 4 años acumula un crecimiento adicional del PIB del 1,5%.

¿Cuáles son las principales amenazas de la región?

Es importante que los gobiernos se resistan a la tentación de imponer barreras comerciales, como nuevos aranceles y barreras no arancelarias. Una de las lecciones que la Gran Depresión nos enseña es que estimular la economía con proteccionismo es contraproducente, con pérdidas en exportaciones, bienestar y crecimiento. La apertura es mucho mejor negocio para nuestros países. Por otro lado, necesitamos reducir los costos logísticos y fronterizos para que nuestras exportaciones puedan competir a nivel global. Los costos comerciales de América Latina están por encima del promedio mundial y son casi un 60% más altos que los de Asia. Una reducción del 10% en fletes impulsaría el valor de las exportaciones de la región en un 30%.

¿Cómo ha visto el desempeño de Colombia?

En el primer semestre, las exportaciones de bienes de Colombia registraron un mayor nivel de contracción que el promedio de la región, pero las de servicios superaron el promedio.

Colombia tiene un gran potencial para tomar ventaja con la incipiente regionalización, específicamente en sectores de la industria farmacéutica, manufacturas e insumos para calzado, prendas de vestir y textiles, industria automotriz y alimentos y bebidas, según AmCham Colombia.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido