Los colombianos aseguran más sus bienes que su salud

Son pocos los que adquieren pólizas de atención médica especializada que incluyen tratamientos complejos de enfermedades. 

sistema de salud

Hay quienes no ven clave la cobertura en salud especializada y creen que basta con una buena alimentación, hacer ejercicio y mantenerse en forma. 

123rf

POR:
Portafolio
abril 29 de 2019 - 08:46 p.m.
2019-04-29

En Colombia, las personas invierten más recursos en adquirir pólizas voluntarias para proteger sus bienes que para atender las necesidades en salud especializada. Es común que tengan aseguradas propiedades como vivienda, edificaciones, vehículos, equipos, maquinaria y empresas, antes que la atención médica especial, es decir, tratamientos de enfermedades cardiovasculares, cáncer, problemas renales y pulmonares, entre otras.

No se trata de la adquisición de planes complementarios sino de la toma de pólizas especializadas que cubren situaciones extremas e inesperadas, relacionadas con el bienestar en salud personal.

(Los cinco seguros que debería tener un colombiano para su protección). 

Esta situación la ratifican los resultados del primer Estudio de Demanda de Seguros, realizado por Cifras & Conceptos y Bioestadística, para la Federación de Aseguradores (Fasecolda), donde la mayoría de los ciudadanos asegurados dispone del Plan Obligatorio de Salud y/o riesgos laborales, pero no paga por aparte un plan especializado.

De acuerdo con las estadísticas de Fasecolda en la distribución por ramos, seguros generales emite el 60,8% de las primas, mientras que el de vida emite el 39,2% sobre el total de industria sin seguridad social, siendo salud solo el 8,79%.

“Estas cifras reflejan que en Colombia pensamos primero en asegurar nuestros bienes materiales que en asegurar nuestra vida y la salud de la familia”, afirma Carlos Sánchez, presidente de la empresa BMI Seguros Colombia. El ejecutivo sostiene que, adicional al cubrimiento de los seguros generales de salud y hospitalización, es importante que las personas conozcan e identifiquen sus necesidades de protección y lo que derivaría la ausencia de éstas en su entorno.

LES PASA A LOS DEMÁS 

El descuido en la protección de la salud responde al hecho de que las personas creen que a ellas nunca les va a pasar nada, y que las enfermedades complejas solo afectan a los demás.

Incluso, hay usuarios que disponen de este tipo de aseguramiento, pero pocos lo usan, pues muchos prefieren no ir al médico ni hacerse chequeos continuos porque consideran que no son importantes o no los necesitan.

El problema es de tal magnitud, que la negativa a tomar pólizas para la cobertura de salud especializada ni siquiera obedece a la falta de recursos, ya que los niveles de protección de este tipo son bajos incluso entre las personas de altos ingresos.

Las cifras de Fasecolda indican que apenas 30,3% de las familias tiene seguros voluntarios, y solo una pequeña parte de ellos hace referencia a la cobertura de enfermedades de alta complejidad, que incluye diversos conceptos de especialistas nacionales e internacionales.

(El aseguramiento privado en salud, una apuesta para todos). 


Esta situación es aún más evidente al revisar los resultados del estudio de Demanda de Seguros, que indican que el grupo de personas que afirma no tener nada qué asegurar ocupa el tercer lugar entre las razones del bajo nivel de aseguramiento que existen en el país. Esta causa es superada solo por el alto costo y la desconfianza en el cumplimiento de los compromisos por parte de las compañías aseguradoras.

A juzgar por esta respuesta, las personas no sienten que la cobertura en salud especializada sea importante, y que basta con un autocontrol en la alimentación, hacer ejercicio y mantenerse en forma.

LAS CIFRAS

La encuesta revela que del total de seguros de salud, el 75% de los encuestados respondió que está afiliado a una EPS y el 15% a riesgos laborales. Es más, de acuerdo con las cifras de Fasecolda, entre enero y marzo de este año, las pólizas emitidas en salud tuvieron un descenso de 4%, en tanto que la siniestralidad pasó de 17% en el mismo periodo del 2018 a 78% en el primer trimestre de 2019.

La apreciación en el sentido de que la mayoría de los seguros de vida y salud corresponden a pólizas obligatorias, bien sea a la hora de tomar un crédito o daños a terceros mediante el Seguro Obligatorio de Transporte (SOAT), no parece dar señales de cambio ya que solo el 8% tiene pensado adquirir un seguro voluntario en el presente año.

El informe también revela que solo el 7,1% de los colombianos que toman seguros de vida lo hacen con el fin de estar financieramente respaldados y preparados para enfrentar situaciones inesperadas. En el caso de vehículos y motos el 10% tiene esta una consideración similar, especialmente para la cobertura del bien.

IMPACTO ECONÓMICO

El 12,4% de los encuestados respondió que la situación que más ha afectado su economía son las enfermedades o accidentes de algún miembro del hogar o ser querido cercano. Esta es la tercera causa de mayor peso e impacto económico de las familias, señaladas por quienes respondieron la encuesta, superada solamente por la pérdida de empleo o el fallecimiento de uno de los miembros del hogar.

El informe revela que “un aspecto que no contribuye a la confianza y al acceso a los seguros son los aspectos jurídicos de los contratos de aseguramiento. Este lenguaje no es claro, y se considera que los textos son muy técnicos, y no comunican los principales conceptos”.

Aunque esta situación se registra con la totalidad de los seguros, este aspecto constituye una fuerte barrera a la hora de adquirir seguros para la cobertura de atención especializada en salud que incluye por ejemplo, opciones de tratamiento médico mundial con libre elección de red médica y redes especializadas en los Estados Unidos u otras partes del mundo.

Otro de los factores que genera desinterés de las personas para la toma de seguros voluntarios es el desconocimiento de aspectos claves como las exclusiones y las preexistencias, las cuales son claves en las pólizas del aseguramiento especializado en salud.

Cuando la encuesta preguntó acerca del tiempo que a los usuarios les ha costado recuperarse de una enfermedad o accidente de algún miembro del hogar o familiar cercano, el 29,4% dijo que menos de tres meses, el 43,7% entre tres y 12 meses, y el 26,9% más de 12 meses.

“El uso del seguro abrevia los tiempos de recuperación. Mientras que en los hogares que usaron el seguro el tiempo de recuperación es de tres meses o menos para el 48% de los hogares, en los que no lo usaron ese tiempo solo opera para el 30,1% de los hogares”.

EL EFECTO DEL SEGURO 

La tenencia de un seguro ayuda a superar más rápidamente el siniestro.

El 93,1% de los hogares cree que el seguro le sirvió o le ha servido para afrontar el siniestro. Este porcentaje es mayor entre los hogares que ya superaron económicamente el siniestro. Entre ellos, el 97% cree que el seguro les sirvió para afrontar su situación.

“No hay evidencia de que la tenencia de seguros induzca a tomar riesgos adicionales y excesivos. Tampoco se puede afirmar que comportamientos prudentes estén asociados con una menor ocurrencia de siniestros”, señala el informe de Fasecolda.

Siga bajando para encontrar más contenido