Los malestares que dejó en el sector constructor la caída del POT

La espera de un nuevo proyecto significaría que muchos proyectos no se realicen, según dicen.

Bogotá

El Concejo de Bogotá hundió el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), que definiría el futuro de la capital por los próximos 12 años.

Pedro Vargas

POR:
Portafolio
noviembre 13 de 2019 - 11:57 a.m.
2019-11-13

La estructuración de un nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT) para Bogotá, que puede tardar entre dos y tres años, dejó gran preocupación en el sector constructor por la inestabilidad jurídica que esto significa y que haría que muchos proyectos no se concreten durante esos meses a la espera de lo que pueda ser la nueva norma.

(Lea: Concejo de Bogotá hunde el POT de Enrique Peñalosa)

El proyecto que trabajó la administración del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, y que trazaría la hoja de ruta para el futuro de la ciudad en los próximos 12 años, se hundió el sábado antepasado con ponencia negativa del concejal del Polo Democrático Celio Nieves, que logró obtener 8 votos a favor de los 15 habilitados.

(Lea: Inicio de obra del Metro de Bogotá ya tiene fecha)

Para Camacol Bogotá, con la decisión de los cabildantes “se le ha negado a Bogotá la oportunidad de contar con un desarrollo ordenado en los próximos doce años”. De acuerdo con el gremio, la ciudad perdió al seguir rigiéndose por una norma de ordenamiento que no corresponde a las necesidades actuales de los bogotanos, la cual fue compilada y expedida en 2004, momento en el que temas como la gestión del riesgo y temas ambientales, entre otros, no eran tenidos en cuenta de la misma manera como lo planteaba el Proyecto de Acuerdo que fue archivado.

No obstante,  el presidente de la Junta Directiva de Camacol Bogotá - Cundinamarca, Andrés Arango Sarmiento manifestó su voluntad de “seguir trabajando en la construcción de una ciudad de calidad y aportándole soluciones a las necesidades habitacionales de los bogotanos, así como al crecimiento económico y a la generación de empleo.

Para Luis Aurelio Díaz, gerente general del Grupo Oikos, la negativa a la propuesta de la administración local desemboca en un limbo jurídico en Bogotá. “El POT que existía tenía muchísimos beneficios y ahora el nuevo no va a tardar menos de dos años en salir, lo cual genera un limbo jurídico en Bogotá y una inseguridad jurídica, dijo, al tiempo que agregó que la decisión afecta la generación de proyectos.

En ese sentido, Alejandro Castañeda, gerente de ACCI Consultora Inmobiliaria, señaló que con la decisión del Concejo de Bogotá perdieron los capitalinos, quienes no han tendido continuidad en los proyectos que formulan las administraciones locales.

“Es una lástima que se pierdan cuatro años de trabajo serio que venía haciendo la administración de Peñalosa proyectando la ciudad”, sostuvo y advirtió que “llama mucho la atención cómo los concejales fueron demorando la decisión de la votación para ver qué candidato ganaba y en función de eso darle trámite a la iniciativa o no”.

Y puntualizó en que a la fina no hay continuidad en nada. “El mismo Peñalosa no tuvo continuidad con el metro subterráneo y López no seguirá con el Transmilenio por la 68 y la Séptima”, concluyó.


Portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido