Los productores de papa, encartados con la cosecha

Minagricultura creó el incentivo a la comercialización del producto por $30 mil millones.

Agro

El problema de precios no es el único que afecta a los cultivadores de papa en Colombia. La investigación es deficiente.

Archivo

POR:
Portafolio
noviembre 08 de 2020 - 08:00 p. m.
2020-11-08

Los 100.000 cultivadores de papa que tiene el país no la están pasando bien. Luego de cinco meses de dedicarle recursos y tiempo a esta actividad, ahora no hay quién les compre los cerca de 1,5 millones de toneladas recolectadas en la cosecha del primer semestre, periodo en el que generaron alrededor de 13 millones de jornales.

(Lea: La semilla certificada, clave para las cosechas del segundo semestre)

Esta situación provocó una caída promedio de al menos el 30% en los precios de las diferentes variedades que se producen en ocho departamentos, lo que implica que el negocio esté dando pérdidas que afectan a quienes viven de este cultivo.

(Lea: Covid-19 causaría más muertes en el mundo por hambre que por infección)

¿POR QUÉ BAJARON LOS PRECIOS?

Germán Palacio, gerente general de la Federación Nacional de Cultivadores de Papa (Fedepapa), dijo que la causa principal de la caída de los precios es la reducción de la demanda en el sector de restaurantes, cafeterías, catering y hoteles, los cuales estuvieron cerrados entre marzo y julio, y aunque en los últimos dos meses reabrieron, lo hicieron a media marcha. “Este mercado representa el 30% de la demanda nacional de papa”.

De acuerdo con el gremio, el precio actual de entre $25.000 y $35.000 el bulto de 60 kilos apenas permite cubrir el 40% de los costos del cultivador. “En promedio, producir un kilo de papa en Colombia cuesta $700, y hoy se comercializa a $300”.

NO TODO ES PLATA

El gerente de Fedepapa asegura que no todos los problemas del sector se solucionan con plata, es decir, con ayudas directas a los productores. “Necesitamos que se haga un trabajo serio de investigación de nuevas variedades, por parte del ICA y Agrosavia, para mejorar productividad y disponer de semillas resistentes a plagas y enfermedades”.

Por ejemplo, la papa R12, que se destina a la industria, fue lanzada al mercado hace 60 años.

Aunque los cultivadores reconocen los esfuerzos del Gobierno para ayudar a los productores. El ministro de Agricultura, Rodolfo Zea, anunció la asignación $30.000 millones como incentivo a la comercialización que regirá para noviembre y diciembre.

“Llegaremos a más de 25.000 productores en la comercialización de unas 200.000 toneladas que se van a producir entre noviembre y diciembre. Cada cultivador recibirá hasta $124 mil pesos por tonelada, y un máximo acumulado de $1.240.000.

El presidente de Fedepapa dijo que “es urgente un reordenamiento de la producción de papa en el país. En el Ministerio nos prometieron que ese estudio se realizaría en 2020, pero ya nos lo aplazaron para el 2021. Necesitamos saber todo lo que tiene que ver con el cultivo para programar la producción, a fin de que no suceda lo que está pasando hoy. Este reordenamiento incluye centros de acopio, almacenamiento y soluciones de distribución”, aseguró.

PRÁCTICA DESLEAL 

Los cultivadores colombianos de papa esperan que en los próximos días el Ministerio de Comercio amplíe, por dos años más, el arancel ad valorem antidumping aplicado a las importaciones de papa precocida proveniente de Bélgica, Alemania y Holanda y, además, que se eleve el arancel de 8% actual al 30%, para tener una protección efectiva.

Esto frenó en parte el ingreso de papa de esos países, pero las importaciones siguieron creciendo. Y consideran que el control de las importaciones también es determinante para evitar la caída de los precios del tubérculo.

Las compras colombianas de papa europea venían creciendo a niveles del 30% o 40% anuales hasta el 2019. El año pasado ingresaron 58.000 toneladas, mientras que entre enero y marzo de 2020 crecieron 21%, pero la pandemia se encargó de frenar esas importaciones, que a junio pasado cayeron 18%.

El gerente de Fedepapa dice que la información de inventarios indica que Bélgica tiene almacenadas un millón de toneladas listas para exportar a muchos países, entre ellos a Colombia. “Eso sería desastroso para los productores nacionales, que esperan una mejoría en el precio interno”, señaló el dirigente gremial.

“Necesitamos que el Gobierno nos ayude con esto, como ya lo hizo con la primera demanda. Pero ahora esperamos que nos sigan respaldando. Solo si se incrementa al 30% el arancel ad valrem, podremos frenar el ingreso de papa de esa naciones en condiciones de dumping, es decir, a precios por debajo de los costos de producción en el país de origen”.

Esto significa que la decisión de extender las medidas antidumping a las importaciones de papa de los países europeos depende del Gobierno colombiano, que a su vez, ya fue demandado ante la Organización Mundial de Comercio, por las naciones europeas.

En concepto de Fedepapa, el dumpling es completamente evidente, pues ese producto llega a Colombia a menor precio que el que se paga en el Reino Unido, a pesar de su cercanía con las naciones europeas.

EXPORTAR PAPA

Adicionalmente, Fedepapa está interesada en que el Gobierno les ayude con la búsqueda de mercado para exportar los excedentes del producto en Colombia. “Es posible que no tengamos la papa más barata, pero sí estamos seguros de que es de mejor sabor, y eso nos ayuda a competir en el mercado externo”, dijo Palacio.

El bajo precio de la papa a nivel doméstico permite que el producto compita en el mercado internacional, lo que ayudaría a equilibrar la balanza. “Podríamos venderle papa fresca a Venezuela, Paraguay e incluso a Brasil, cuyo país importa anualmente 160.000 toneladas del alimento”.

Los cultivadores sostienen que la quiebra de los productores comenzará a reflejarse cuando empiece el vencimiento de los créditos que tienen con el sector financiero.

PRODUCCIÓN Y CONSUMO

​En la actualidad, Colombia produce 22 kilos por hectá- rea en promedio, mientras que la cifra mundial es de 20 toneladas por hectárea. Sin embargo, Estados Unidos, el mayor productor, logra un promedio de 49 toneladas por hectárea.

Los cultivadores nacionales han aumentado los rendimientos en los últimos años, pues hace seis años el promedio por hectárea era de 18 toneladas y hoy ron- da las 22. Por su parte, el consumo interno también ha crecido, pero sigue siendo bajo al ubicarse en 35,5 kilos por persona al año, mientras que Perú es de 93 kilos, Ecuador 60 ki- los.

Sin embargo, la campa- ña de impuso al consumo iniciada por Fedepapa hace cuatro años, ha logrado pasar de 31 kilos a la cifra de hoy. Pero es necesario que haya conciencia de los consumidores de apoyo a los productores nacionales.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido