Luz verde a Promigas para duplicar su operación en Perú

En una nueva concesión llevará gas natural a la región de Piura para atender 64.000 hogares y beneficiar a 260.000 personas. 

Tubos

La infraestructura de la concesión contempla la construcción de una línea de 270 km.

iStock

POR:
Portafolio
julio 30 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-07-30

Luego de dos años de espera, Gasnorp, filial de Promigas, ya tiene luz verde para ejecutar la concesión que le permitirá llevar gas natural a la región de Piura, norte de Perú, con lo que le abrirá la puerta a la empresa colombiana para que duplique su operación en ese país.

(Lea: Nuevo gasoducto duplicará el suministro en la Costa Caribe)

Una medida cautelar interpuesta en el primer trimestre del 2017 por la empresa Gastalsa ante la Corte Superior de la provincia de Sullana, la cual reclamaba una concesión antigua que le otorgaba el derecho a proveer gas a la Refinería de Petroperú, fue rechazada hace pocas semanas por el citado tribunal.

(Lea: Canacol se convertirá en el segundo productor de gas)

“La masificación del gas natural en esta región se retrasó debido a una medida cautelar en contra del Ministerio de Energía y Minas (MEM) de Perú, la cual fue levantada por el Poder Judicial en marzo de este año”, subrayó uno de los voceros de Promigas.

(Lea: Utilidades de Promigas en 2018 aumentaron en un 12%)

Sin la medida cautelar vigente, el camino quedó despejado para que el MEM y Gasnorp suscriban en unas semanas el contrato de concesión, el cual fue anunciado de manera oficial el domingo pasado por Martín Vizcarra, presidente de Perú.

“Este mes se suscribirá el contrato de concesión de distribución de gas natural en Piura, que permitirá la instalación de 64.000 conexiones con una inversión inicial de US$159 millones”, señaló el primer mandatario en un discurso.

Caracterización del proyecto
La concesión busca llevar el gas natural a la región de Piura desde los campos productores localizados en el centro y sur de Perú a través de los sistemas que ya tienen montados las filiales de Promigas, Calidda y Quavii, a lo que se le uniría un tubo de acero de 270 kilómetros de longitud con capacidad de transporte de 40 millones de pies cúbicos diarios (Mpcd).

“Las tres concesiones están interconectadas, y el objetivo es llevar la masificación a niveles superiores al 80%. Y para esta misión ya se suscribieron convenios para el transporte”, señaló Eric Flesch Santoro, presidente de Promigas.

La inversión durante los primeros 10 años será de US$230 millones, con el compromiso de llevarle el combustible a 64.000 viviendas, que terminará beneficiando a 260.000 habitantes.

“Contrario a lo que sucede en la región central de Perú, en Piura, hay una menor densidad de población, y su alta concentración es industrial. Allí además de grandes complejos petroleros, como la refinería de PetroPerú, hay fábricas de cemento, pesqueras y compañías mineras”, precisó Flesch.

El directivo subrayó que en la actualidad Perú atraviesa por un periodo de masificación en gas natural ya que tiene grandes reservas. “Mientras en Colombia estas no superan los tres teras, pero con una cobertura del 80%; en este país los remanentes son 15 teras, pero solo el 25% de la población tiene acceso a este combustible”, dijo.

Para el montaje de la infraestructura se estima que se generarán alrededor de 700 empleos directos e indirectos. “Así, los usuarios tendrán acceso a un combustible más seguro, limpio y económico, contribuyendo a un mejoramiento en su calidad de vida”, recalcó el presidente de Promigas.

Operación en Perú
Promigas tiene presencia hace 11 años en el vecino país. En la actualidad le lleva gas natural a más de un millón de hogares, en los que se benefician poco más de 4,4 millones de personas. Así mismo, a la fecha ha realizado inversiones por más de US$800 millones (contando las que tiene destinadas para la región de Piura) para el montaje de las líneas de trasporte y suministro del citado combustible.

“En Perú está todo por hacer en cuanto a transporte y distribución de gas natural. Hoy tenemos en operación dos compañías (Calidda, en asocio con el Grupo Energía Bogotá (GEB) y Quavii). Con la primera atendemos la región de Lima y El Callao, que son aproximadamente 800.000 hogares, para llevarle el combustible a 3,5 millones de personas. Con la segunda suministramos la región de Trujillo, operación que abarca a 150.000 viviendas, distribuidos en los municipios de Chimbote, Huaraz, Trujillo, Pacasmayo, Cajamarca, Chiclayo y Lambayeque”, explicó Flesch.

“Promigas tiene el sello del gas en el Perú”, señaló el presidente Vizcarra, al precisar que la compañía colombiana se está convirtiendo en referente dentro de la política de masificación de gas natural que adelanta su gobierno. A la vuelta de dos años, las tres filiales estarían atendiendo 5 millones de peruanos.

alfsua@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido