close
close

Economía

Manejo de deuda, la difícil tarea de Hacienda para el 2023

Comité de la Regla Fiscal dijo que es riesgoso elevar las necesidades de financiamiento. Expertos ven presiones por inflación y menor PIB.

Deuda

Deuda.

POR:
Laura Lucía Becerra Elejalde
septiembre 20 de 2022 - 11:21 p. m.
2022-09-20

Esta semana el Comité Autónomo de la Regla Fiscal (Carf) hizo un nuevo llamado para que, en línea con los planteamientos del Marco Fiscal de Mediano Plazo (Mfmp), el gobierno siga haciendo esfuerzos para reducir sus niveles de deuda, y junto a ello, de déficit fiscal.

(Los nuevos cambios en el proyecto de reforma tributaria del Gobierno). 

Según el Carf, “los niveles de déficit fiscal que se observan siguen siendo muy altos”, y calificó como ‘riesgoso’ elevar las necesidades de financiamiento de la nación. “Los déficits fiscales programados para el Gobierno Nacional Central, más los generados por el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (Fepc), requerirán el mayor monto a financiar en la historia de la nación”, dijo el Comité.

Al cierre de agosto, y según cifras publicadas por la Dirección de Crédito Público del Ministerio de Hacienda la semana pasada, la deuda bruta del Gobierno Nacional central superó los $804,9 billones. Como porcentaje del producto interno bruto (PIB), esta se ubicó en 59,1%.

Frente a esta situación, y tras el pronunciamiento del Carf, el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, sostuvo que la deuda todavía está “muy por debajo del límite de 75% del PIB, y se espera llegar al 55% como un objetivo. Desafortunadamente, por las tasas de interés vigentes es muy difícil llegar a ese objetivo, pero estamos en ello”, dijo.

(Minhacienda y congresistas concretan adición para el presupuesto). 

Ocampo destacó también que en su evaluación, y a pesar de las observaciones de la situación que enfrenta el país, “el Comité apoyó el programa de gobierno, que presentamos a los bancos internacionales y a las calificadoras de riesgo de Nueva York. El déficit previsto para el año entrante es de 4% del PIB, y es consistente con la regla fiscal. Es uno de los puntos básicos que ellos resaltaron”.

Sin embargo, el saldo de la deuda actual se ubica en su punto más alto históricamente.

Posibles caminos

Ante ese escenario, y como bien lo ha dicho el ministro, el gobierno tiene una tarea difícil, no solo por las altas tasas de interés que experimenta la economía debido a la inflación, que actualmente está en 10,84% (variación anual para agosto), la cifra más alta desde abril de 1999, sino también por una perspectiva de menor crecimiento el próximo año.

José Antonio Ocampo

José Antonio Ocampo, ministro de Hacienda.

EFE

Para Munir Jalil, economista jefe de BTG Pactual para la región andina, la respuesta sobre lo que puede hacer el gobierno en esta situación ‘sonará obvia’, pero vienen desde el frente de gasto y desde el ingreso.

“Cualquier política orientada a ahorros en gastos libera recursos. Si se gasta menos vamos a estar de alguna manera ahorrando y no habrá tanto déficit. Y por el lado de los ingresos, algo que tampoco es nuevo, son las mejoras de recaudo por parte del gobierno”, explica Jalil.

Según el economista de BTG Pactual, durante este año y también en 2021 se han visto incrementos importantes en materia de recaudo, pero estos están íntimamente relacionados con el crecimiento. “Si la economía crece se generan más impuestos. Hacia adelante es que se complica todo, aunque quedan las reformas tributarias”, aseguró el experto.

Sin embargo, según el economista, parte del problema que enfrenta el país es que su gasto es bastante inflexible. Según detalla, en especial en los recursos que se relacionan con el Sistema General de Participaciones (SGP), y ve poco probable que el Congreso piense en una modificación por su efecto en las regiones.

(Inamovibles y cambios de la tributaria para primer debate). 

De hecho, desde el Carf también se tocó este punto. El Comité recomendó al gobierno promover una agenda legislativa y regulatoria que busque reestructurar el gasto público, para flexibilizarlo. “Resalta la indexación a los ingresos de partidas dirigidas al Sistema General de Participaciones, ICBF, SENA; el monto de las vigencias futuras; y sectores de gasto con múltiples ejecutores”, señaló el Carf en su pronunciamiento.

Asimismo, Isidro Hernández, docente de economía de la Universidad Externado, aseguró que si bien no estamos en la peor situación, y el nivel de endeudamiento del país es manejable, este se debe ajustar en un horizonte de mediano plazo, de entre dos y cuatro años, porque sí podría derivar en un momento crítico.

Una situación que asegura agrava las presiones del gobierno es la inflación, y según el académico, al ser este un fenómeno global, las autoridades macroeconómicas colombianas tienen poco margen de maniobra con medidas como la tasa de interés.

“Si bien no podemos controlar del todo la inflación, tampoco podemos agravarla. El problema fiscal tiene dos elementos. Uno que se está discutiendo en estos días es el del Fepc, que se vuelve insostenible, y ahí hay una disyuntiva, o se mantiene el subsidio o se suben los precios de los combustibles, pero esto afectaría la inflación”, mencionó Hernández.

Sin embargo, asegura que es un problema que hay que asumir porque la situación es crítica y terminará por a repercutir en el déficit general del gobierno.

Frente a qué puede hacer entonces la administración de Gustavo Petro, Hernández considera que una de las primera medidas debe ser el control del Fepc, algo en lo que está trabajando ya el Ministro, pero que debe hacerse gradualmente.

“También hay otro reto, el crecimiento de deuda, no solo es cuestión de reducir el déficit, y no podemos pretender corregirlo en un año, sino que también parte de esa corrección es la reforma tributaria, y los mismos anuncios que ha hecho el ministro, con recomposiciones de gasto”, dijo.

Según el experto, lograr ese conjunto de correcciones vía gasto y mayor ingreso lleva a que también se deben disminuir las necesidades de financiamiento. “Y si se logra, el nivel de endeudamiento empieza otra vez a acercarse a la senda de mediano plazo de la nueva regla fiscal, que obliga al gobierno a tener en la práctica un superávit primario”, añadió Hernández.

LAURA LUCÍA BECERRA ELEJALDE

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido