Más de 796.000 niños y niñas trabajan en el país

A pesar de que son más los hombres en esta situación, se estima que las mujeres suelen desempeñar labores del hogar que no son pagas.

Trabajo infantil

El Ministerio de Trabajo se ha propuesto bajar la tasa en el país al 5,5% en el 2022.

Archivo particular.

POR:
Portafolio
diciembre 18 de 2018 - 09:47 p.m.
2018-12-18

A pesar de que en los últimos seis años el índice de trabajo infantil en Colombia se ha reducido casi en un 3%, se estima que aún hay más de 796.000 niños, niñas y adolescentes ejerciendo este tipo de labores y que la mayoría lo hacen para subsistir.

De acuerdo con los cálculos del Dane, actualmente el 7,3% de la población infantil en el país, entre 5 y 17 años, trabaja. Y de hecho, la tasa se duplica en el caso de las zonas rurales, siendo del 14,7%. Además, al medir solo las ciudades principales, la cifra es del 3,1%.

Se espera que al cierre del 2018 el índice general continúe reduciéndose, por lo que podría ser del 6,82% si continúa la tendencia de los últimos años, de una reducción promedio del 0,48%.

(Lea: El 25 % de empresas de la región contrata jóvenes de bajos recursos

Las estadísticas también revelan que hay una diferencia significativa entre la cantidad de niños y de niñas que trabajan, pues la tasa de hombres casi duplica la de las mujeres, de manera permanente, desde la primera medición hecha en el 2012.

Esto se debe, según Iván Jaramillo, director del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, a que generalmente a las niñas se les atribuyen labores del hogar, que no son consideradas como un trabajo y que no son remuneradas.


“Por género infortunadamente las niñas desempeñan empleos de la denominada economía del cuidado, que es prevalentemente no remunerado, y que en el sector rural se evidencia con mayores tasas”, dijo el académico en diálogo con Portafolio.

(Lea: Trabajo infantil se ha reducido 25%) 

Lo anterior podría significar que probablemente los índices de trabajo infantil para las mujeres podrían ser superiores a los que se muestran y que, por esta razón, la tasa general del país podría ser mucho mayor, al considerar el trabajo de cuidado dentro de la medición.

Adicionalmente, los estudios revelan que la principal razón por la que los niños buscan trabajar es que deben participar en la actividad económica de la familia (44,8%), seguido por el hecho de tener su propio dinero (31,2%).

Ante esto, Jaramillo destaca que es importante prestar atención al argumento de que el trabajo infantil se justifica por la necesidad de complementar los ingresos familiares.
“Este hecho exigiría revisar el ingreso de los trabajadores y corregir la brecha entre el salario mínimo y el valor de la canasta familiar”, subrayó el experto.

LA META AL 2025

En el 2015 los países miembros de la ONU incluyeron dentro de la agenda 2030 de desarrollo sostenible el objetivo de eliminar todas las formas de trabajo infantil al término del 2025.

Por su parte, el Ministerio de Trabajo se ha propuesto bajar la tasa en el país al 5,5% en el 2022.

Para lo cual, según Jaramillo, es indispensable realizar varias tareas, la primera: definir qué se considera trabajo infantil y qué no.

De acuerdo con la OIT, no todas las tareas realizadas por los niños se clasifican como trabajo infantil que se debe eliminar. Por ejemplo, la organización no sanciona las actividades que se desarrollan para ayudar a los padres en la casa, o la colaboración en un negocio familiar que se hace fuera del horario escolar o durante las vacaciones.

Sino que trabajo infantil es el que “priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico”, señalan documentos de la organización internacional.


Bajo esta premisa, se estima que en el mundo hay alrededor de 73 millones de niños desarrollando trabajos que se consideran peligrosos, siendo el continente americano el que ocupa el tercer lugar con un índice de 5,3%, luego de África con el 19,6% y Asia con el 7,4%.

En ese orden de ideas, Jaramillo señala que la fórmula que Colombia debe seguir para eliminar el trabajo infantil en el 2025 es adoptando una política pública integral que asigne responsabilidades concretas a los diversos organismos del Estado - no solo al Ministerio del Trabajo- con el sector privado y los sindicatos.

Además, dice que se debe incentivar a las empresas con “normas de derecho suave”, tales como certificados, que las acrediten como respetuosas de los estándares sobre trabajo infantil.

adrlea@portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido