close
close

Economía

Minería del país tiene su ‘liga B’ para subir la producción de oro

Diez complejos de mediana operación aportarían unas 500.000 onzas año del metal.

Oro

Los inversionistas han acumulado metales preciosos este año debido a que los rendimientos de otros activos refugio, como los títulos del Tesoro de Estados Unidos, descendieron a mínimos históricos.

Archivo particular

POR:
Portafolio
octubre 01 de 2020 - 10:54 p. m.
2020-10-01

Con diez proyectos mineros de oro a mediana escala, pero de producción industrial, el país sigue el camino con la hoja de ruta que trazó para aumentar el volumen de extracción del metal precioso.

(Oro y cobre, cartas que se juega el país en el sector minero). 

Los complejos mineros, ubicados en los departamentos de Antioquia, Caldas y Risaralda, le entregarían al país en plena etapa de producción cerca de 500.000 onzas de oro al año, lo que se sumaría a mediano plazo a los volúmenes que aportarían los centros auríferos de Buriticá, Soto Norte y Gramalote.

Así, esta operación para la producción de oro a median escala, considerada como la ‘liga B’ para la extracción del metal, está concentrada en los proyectos de Anza, Titiribí, Marmato, Quinchía, Guintar-Niverengo, Guía Antigua, Soto Norte, Santa Rosa/San Ramón y Cisneros y Yarumalito, iniciativas cuya extracción oscilaría entre las 20.000 y 150.000 onzas al año.

(Mineras de oro, ganadores bursátiles por la pandemia).


“En estos momentos de crisis sanitaria internacional, el precio del oro se ha subido a topes históricos, por lo tanto acompañamos a estos complejos mineros para que sigan emprendiendo y generando recursos y beneficios para sus regiones y el país. Es la oportunidad de oro para Colombia”, indicó Carolina Rojas, viceministra de Minas.

LAS OPERACIONES 

Precisamente, unos de los proyectos extractivos que está en la línea entre la mediana y gran escala es el de Marmato, ubicado en el municipio del mismo nombre en el departamento de Caldas y que en dos años pasará de extraer 25.000 onzas al año de metal precioso a 150.000 onzas anuales, gracias a una inversión por US$300 millones.

Lombardo Paredes, CEO de Gran Colombia Gold, multinacional que desarrolla la iniciativa, señaló que con estos recursos no solo se está realizando la ampliación en capacidad de producción de la mina existente, sino que además se desarrollará el montaje de una otra subterránea.

“La mina existente es un complejo subterráneo denominado La Maruja, cuya producción actual es de 25.000 onzas al año, y la idea es llevar la extracción a entre 35.000 y 40.000 onzas anuales. Entre las obras se mejorará la capacidad de procesamiento de la planta y la adquisición de más equipos para una operación más industrializada”,
explicó Paredes.

Otro de los complejos mineros a mediana escala que aportarán a la producción aurífera del país es Cisneros, que desarrolla la multinacional Antioquia Gold, y cuya extracción se trazaría entre 20.000 y 30.000 onzas al año.

Voceros de la compañía le indicaron a Portafolio que la inversión total ha sido de US$88,9 millones, de los cuales US$60,2 millones se destinaron al montaje de la obra civil e infraestructura, y US$28,7 millones fueron desembolsados para la propia producción aurífera en mina subterránea.

Juan Camilo Nariño, presidente de la Asociación Colombiana de Minería (ACM), ha reiterado en diversos escenarios que la entrada del proyecto aurífero de Antioquia Gold, así como el desarrollo de otras iniciativas auríferas de menor producción pero que son importantes por su carácter industrial, contribuirán de manera sostenida a la producción de oro del país y, por ende, el de las exportaciones.

PROSPECTIVIDAD 

Del citado número de proyectos mineros de la ‘liga B’ en la operación aurífera del país, llama la atención tres complejos cuya prospectividad está estimada en más de cuatro millones de onzas (Monz).

Estas son Titiribí de la minera SunWard con 4,6 Moz, y Guía Antigua y Zancudo de la multinacional ESV Resources, y cuyos remanentes se calculan para cada uno en 4,7 Monz, aproximadamente.

Así mismo, los proyectos de Anza (Newmont/Agnico Eagle), Quinchía (Miraflores), Guintar-Niverengo (Royal Road Minerals) y Yarumalito (Gool Mining), siguen en proceso de estudios en su exploración para calcular con más exactitud las prospectividad de las respectivas minas.

“Agnico Eagle ha estado mirando a Colombia por un tiempo, y esta operación es consistente con nuestra estrategia de exploración”,
señaló Guy Goselin, vicepresidente senior de Exploración de esa firma.

Finalmente, el proyecto Santa Rosa/San Ramón, que venía desarrollando la multinacional Red Eagle Mining, sigue suspendido, y tanto la Gobernación de Antioquia como el Gobierno Nacional siguen a la espera de conocer el nuevo operador o que el actual concesionario devuelva los títulos mineros.

Y la incertidumbre es total, ya que no hay certeza sobre el futuro del proyecto, ya que desde que Red Eagle Mining, tenedora de la licencia, se frenó la producción hace dos años, y no ha informado si entrega los títulos, o cedería la operación a otra minera.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido