close
close

Economía

Modelo ‘low cost’ se abre campo en pizzerías del país

Las marcas de este segmento se caracterizan por la simplificación del menú, la ubicación en cocinas ocultas y la producción propia.

Pizza

La cocinas ocultas hacen parte, en muchas ocasiones, del modelo ‘low cost’.

Cortesía

POR:
María Camila Pérez Godoy
noviembre 08 de 2020 - 08:00 p. m.
2020-11-08

Bien se ha demostrado con a pandemia del coronavirus que los hábitos de los consumidores se han reconfigurando motivados, en gran medida, por el impacto económico que genera mayor conciencia en las compras.

Tal premisa ha ocasionado, en consecuencia, que modelos como el low cost de las cadenas de pizza registren incrementos importantes en la demanda.

De acuerdo con la plataforma Domicilios.com, en la fase de reactivación económica el 48% de los platos más vendidos en la categoría de pizzas son aquellos con un precio inferior a los $15.000. En este segmento el crecimiento en la demanda ha sido un 3%.

“Lo primero que hay que entender es que el modelo low cost no sólo tiene que ver con el precio final al consumidor, sino que muchas categorías que manejan ese negocio simplemente se basan en una reducción de sus márgenes”, resalta Fernando Casas, consultor en retail y franquicias.

Según el experto, que cuenta con más de 10 años en este sector, están empezando a aparecer cadenas de pizza en cocinas ocultas, donde se disminuyen los costos de arrendamiento y producción. Asimismo, en estos son características las estrategias como producir algunos de los insumos para la comida.

“El gran diferencial de La Vera Pizza es nuestro modelo low cost de pizza italiana, que es innovador, simplifica los procesos internos reduce gastos y nos permite ofrecer precios atractivos 50% más bajos que el promedio del mercado”, expresó Mario Andrés Figueroa, co fundador de la empresa.

Desde el año 2015, esta cadena viene consolidando su presencia en el mercado del país. Recientemente con la pandemia, se enfocó en un plan de fortalecimiento de los canales digitales, implementación del primer call center, simplificación del menú y modelos de franquicias que le permitieron un crecimiento sostenido de 42%.

También con un rango de precio que podría catalogarse dentro del segmento de bajo costo se encuentra la oferta de la empresa RedBox en Bogotá. No obstante, aunque si bien en esta etapa de reactivación la marca viene registrando un dinamismo importante, el proceso de adaptación en medio de la crisis de la covid-19 fue complejo.

“Cuando llegó esta crisis tristemente tuvimos que cerrar los puntos que teníamos en Cedritos, Colina y la 94”,destacó la gerente de la firma, Catalina Buitrago. Pero tras una alianza con La Lonchera, la marca de bajo costo en el segmento de sushi, han retomado la operación con buenos resultados en los despachos, con lo que aspiran recuperar el ritmo de 600 unidades vendidas en el mes.

Junto a estas, Domicilios.com destaca la participación en la plataforma de Pizza Americana, Aprissa Pizza, People Pizza, City Pizza y la Monapizza, que contribuyen a la categoría low cost que hoy registra el 60% de as órdenes.

LAS CADENAS INTERNACIONALES

Aunque el auge de pizzerías nacionales de bajo costo es innegable, no se puede desconocer la participación de grandes cadenas extranjeras como Domino's Pizza, que lleva más de 10 años operando en el país y que representa el mayor porcentaje de la firma Alsea en Colombia; o la llegada de la tercera cadena más grande en Estados Unidos, Little Caesars.

“Estas tienen una ventaja y es que por sus volúmenes y por sus negociaciones a nivel mundial, localmente tienen unos costos relativamente bajos y sus procesos de producción les permiten ser supremamente eficientes, ofreciendo un producto de buena calidad a un precio por debajo de los $20.000”, resaltó Casas.

Mientras que Domino's presentó un crecimiento de alrededor del 500% entre el 2010 y 2015, comenta el experto, superando los 100 puntos de ventas en la actualidad, Little Caesars ofrece pizza de 36 cm de diámetro por debajo de los $30.000, más un sistema de entregas en 30 segundos que pueden ser reclamados en carro o a pie.

“Las dinámicas de las ciudades están cambiando. Hoy hay un crecimiento de este segmento más allá de las capitales. Y esto, sumado a que si bien la hamburguesa sigue siendo la reina de la fast food en el país, 4 personas necesitarían mínimo $50.000 para comerlas, mientras que con $20.000 comen una pizza grande”, finalizó Casas

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido