‘Propiedades campestres sin trámites bancarios’

Los proyectos de la constructora El Poblado, están a las afueras de las urbes, pensados para quienes buscan tranquilidad y facilidad de pago.

Manuel García Turizo

Manuel García Turizo, presidente de la constructora El Poblado dice que su meta para 2025 es desarrollar 16 proyectos.

Cortesía

POR:
Portafolio
octubre 09 de 2019 - 09:57 p.m.
2019-10-09

La constructora El Poblado llega a su noveno proyecto urbanístico en el país y quiere llevar sus condominios campestres a otros lugares de América Latina.

Manuel García Turizo, presidente de la compañía, conversó con Portafolio sobre la construcción más reciente, en Carmen de Apicalá, y las facilidades que, como empresa, ofrecen para que los colombianos puedan tener un segundo inmueble, a las afueras de las ciudad.

¿A qué le apunta la constructora El Poblado?

Queremos que nuestro nicho, estrato 3, 4 y 5, pueda tener una segunda casa porque es la intención de muchos, para fines de semana y vacaciones. Todos los proyectos los trabajamos a las afueras de las grandes ciudades para poder conseguir el terreno con facilidad y que se pueda ofrecer, luego, a un precio razonable.

Nosotros vendemos para construir, otros construyen para vender. Ya hoy tenemos a nivel nacional nueve proyectos, cuatro funcionando, dos terminados completamente.

¿En qué zonas desarrollan sus proyectos?

En este momento en la Costa Atlántica tenemos cinco proyectos de los cuales hay dos ya terminados y tres en ejecución. Tenemos presencia en todo el eje cafetero, allí desarrollamos tres condominios, uno de ellos estará terminado en su totalidad en diciembre y los otros dos estarán para 2021.

Estamos en proceso de ventas de nuestro nuevo proyecto en Carmen de Apicalá, en el departamento de Tolima. Desde el año pasado lo comercializamos y entramos ya en la fase de movimiento de tierra, el mes entrante empezamos a trabajar en las zonas sociales, que es lo primero que construimos.

Cabe decir que la creación de un proyecto de El Poblado puede tomar, en promedio, unos cuatro años y se puede estar hablando de unos 60.000 millones de pesos de inversión para su construcción, desarrollo y comercialización; lo que para los posibles clientes se constituye en un atractivo negocio de inversión, que no incluye solo la adquisición de un inmueble, sino que es todo un estilo de vida.

¿Por qué escogieron Carmen de Apicalá?

Los bogotanos buscan el cambio de clima y eso se ve en la acogida que ha tenido Melgar, pero ya es un mercado saturado.

Nosotros nos fuimos a Carmen de Apicalá con otro concepto diferente, creo que ese ha sido el éxito. En su gran mayoría las personas de Bogotá son las que han comprado el proyecto, aunque con los de Ibagué también hemos tenido buenos resultados.

¿Compran el lote o la casa?

Estos proyectos tienen dos etapas, primero se invierte en la compra del terreno, la constructora vende el lote para que la gente construya a su gusto su vivienda bajo un código urbanístico con el fin de que haya una armonía dentro del condominio. Pero estamos capacitados, también, para construirles la casa a nuestros clientes que ya terminan de pagar y quieren que nosotros hagamos esa tarea.

¿Qué tan fácil es tener dos casas en Colombia?

No es fácil, las constructoras tradicionales venden sus viviendas a través de los bancos, hay veces que la gente no cumple requisitos con las entidades, pero nosotros le damos crédito directamente.

No tienen que acudir a un banco, aunque, tenemos esos convenios con las entidades financieras.

Aquí desarrollamos los plazos por etapas, y vamos vendiendo por paquetes de lotes. Empezamos con plazos de hasta 36 meses para pagar, terminamos dando hasta 10 años para pagarlo.

¿Cuáles son los requisitos para ese crédito?

No pedimos nada, únicamente pedimos información del comprador. Nosotros escrituramos cuando la persona nos termina de pagar, y dentro del contrato existe una cláusula penal de incumplimiento, tanto para la constructora como para el cliente, que es del 30% del valor del contrato, entonces la gente después que haya pagado ese 30%, continúa.

¿Con cuánto puede llegar una persona y cerrar el negocio?

El lote se puede separar con 2.000.000 de pesos y manejamos una cuota inicial que está más o menos entre los 30.000.000 pesos y 35.000.000 de pesos que se puede diferir hasta 12 meses y un lote sale en promedio en 100.000.000 de pesos. Facturamos en el 2018 más de 19 mil millones de pesos y este año esperamos llegar a 22 mil millones de pesos.

¿Cuál es el plan de crecimiento a corto y mediano plazo?

En este momento nosotros nos extendimos a comercializar estos proyectos al exterior. Hoy estamos en España, montamos una oficina en Madrid. Le vendemos a las colonias colombianas, a muchos latinos y a los mismos españoles, a ellos sobre todo nuestros proyectos cercanos a Cartagena, pues la ciudad cuenta con una buena referencia allá.

Lo mismo estamos intentando hacer en Estados Unidos, donde vemos un gran potencial y muchos colombianos que quieren invertir acá. Las personas después de salir pensionadas o de haber trabajado mucho allá quieren volver a su país, pero ya no quieren volver al barrio de donde salieron sino con otras comodidades.

Queremos expandirnos a nuevos departamentos como es el Valle del Cauca y Bucaramanga para atender todo el mercado de Cali y Santander y a mediano plazo llegaremos a Ecuador y México.

Siga bajando para encontrar más contenido