Nos devolvieron lo que nunca nos debieron quitar: Lafaurie

El presidente de la Fedegán explica qué pasó en casi tres años de batalla para recuperar la administración de la cuota parafiscal del sector.

José Felix Lafaurie, presidente de Fedegán.

Hernando Herrera/CEET.

POR:
Portafolio
enero 07 de 2019 - 08:17 p.m.
2019-01-07

Desde el pasado viernes, la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán) retomó la administración de la cuota parafiscal de la ganadería, que asciende a unos $70.000 millones anuales, función que había perdido el 29 de diciembre de 2015, por disposición del Ministerio de Agricultura.

José Félix Lafaurie, presidente del gremio, y quien asegura que no se irá de Fedegán hasta desmontar una por una las acusaciones en su contra, habló con Portafolio sobre el tema.

(Fedegán retoma el manejo de la parafiscalidad). 

¿Cómo lograron la restitución de la administración de la cuota parafiscal ganadera?

Aquí lo que hubo fue la invención del delito de opinión de un gremio que se opuso a la negociación con las Farc en dos aspectos: desarrollo rural y tierras y la justicia que se aplicaría a todas las personas que estuvieron involucrados en el conflicto.

El tema de fondo es que el Gobierno, amparado en normas que dictó, propició el atropello y violó la Ley. La Ley 89 de 1993 dice ‘el Ministerio de Agricultura contratará con Fedegán, la administración de los recursos de la cuota parafiscal’. Por eso, el ministro actual tomó la decisión amparado en la Ley.

¿Por qué este proceso no se adjudicó por licitación?

Porque todo eran puros cuentos del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, que se inventó supuestos malos manejos, al igual que el contralor Edgardo Maya, pero durante todos esos años no pudieron demostrar nada de lo que decían. La Contraloría nunca pudo tomar ninguna decisión de alcance administrativo. Si hubieran encontrado una irregularidad, a mí me hubieran metido preso. En abril próximo, en la Feria del Libro, voy a publicar un libro en el que cuento un poco de cosas de las que me han hecho en esta persecución. Se llamará ‘Crónica de un atropello’.

Lo que se ha hecho es devolvernos el derecho que teníamos y que nunca debimos perder.

¿Cuál fue el impacto de tres años de interinidad en el manejo de los recursos de la parafiscalidad ganadera?

Lo más duro fue la pérdida del estatus sanitarios del país por la reaparición de la fiebre aftosa. En 22 años invertimos $1,2 billones para lograr la declaratoria de país libre de la enfermedad, con vacunación, y para mantener ese estatus. El nivel de irresponsabilidad del Gobierno del presidente Santos fue fatal, solo con el objetivo de atropellar al gremio y por sacarme a mí.

¿Ustedes no destinaron recursos de la cuota parafiscal para salvar a Friogan y tampoco aplicaron precios altos de la vacuna antiaftosa?

Todo eso son falsedades. Todas las acusaciones les hemos ido ganando la batalla una tras una. Por eso es que no me he ido de Fedegán. Por el contrario, la corrupción es del entonces ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, quien su administración firmó contratos a dedo, sin licitación o convocatoria por $4,1 billones.

¿Qué papel jugó en esta novela la Nueva Federación Ganadera de Colombia (NFG)?

Se dedicaron a recibir contratos del Gobierno con el fin de que se pusieran en nuestra contra. Esto fue una cosa muy canalla.

¿Ustedes mantendrán la demanda por posibles daños causados al gremio y a los ganaderos por parte del Gobierno?

Claro que sí, la mantendremos. La demanda está en estudio por parte del Consejo de Estado, por violación de normas. No es una sola demanda sino dos. Una ante el Consejo de Estado por nulidad y otra ante el Contencioso Administrativo de Cundinamarca, por nulidad y restablecimiento del derecho.

¿Se volverá a llamará Fondo Nacional del Ganado, a pesar de que este fue liquidado?

Se puede llamar igual, porque lo que se está haciendo es restituir nuestros derechos. Una de las violaciones a la Ley fue el haber liquidado el Fondo Nacional del Ganado, a través de una decisión judicial. El fondo había sido constituido legalmente.

(“Fedegán necesita renovarse”). 


Evidentemente, la Ley creó el Fondo Nacional del Ganado, y el Gobierno anterior lo liquidó. Ese es otro lío penal que también va en curso. El día que el Consejo de Estado anule esos decretos, las cosas tienen que volver a lo que era antes, es decir, que se revivirá el Fondo Nacional del Ganado.

¿El empalme con Fiduagraria para recibir los informes de la administración ya empezó?

La verdad es que eso ya lo veníamos haciendo. Es que el 14 de este mes iniciamos un ciclo de vacunación antiaftosa en la frontera con Venezuela. Uno no puede esperar para última hora, porque esto requiere una cantidad de cosas operativas complejas.

Volvemos a hacer lo que hicimos durante 22 años. La parafiscalidad es un instrumento de política pública. Fedegán es un mero administrador. No dispone de un peso de esos recursos. Cualquier dinero que se vaya a usar debe ser aprobado por el Ministerio de Agricultura, y aun así, se inventaron que hubo malos manejos, cuando nunca hubo una constancia de veto. Todos los ministros o sus delegados iban a la junta del Fondo Nacional del Ganado. Bastaba con que el Ministerio se opusiera, y nada se podía hacer.

¿Usted ve al ICA preparado para trabajar de la mano con Fedegán en la etapa de recuperación del estatus de país libre de aftosa con vacunación?

Absolutamente. Tengo plena confianza en la gerente de la entidad. El ICA ha tenido unos núcleos duros de corrupción enquistados en los últimos años, pero eso ha ido cambiando.

¿El nivel actual de vacunación antiaftosa es el que se requiere?

Eso es lo que vamos a saber en mayo próximo cuando termine el ciclo de vacunación en todo el país.

¿El país está hoy sin el estatus de país libre de aftosa que tenía desde el 2009 al 2017?

Hoy estamos sin ese estatus. La tarea que tenemos ahora es recuperarlo.

¿Qué esperan en exportaciones de carne?

La idea es aumentar las ventas que hoy están en 100 millones de dólares anuales. Planeamos llegar al 2022 a unas exportaciones de 500 millones de dólares, una vez recuperemos el estatus de país libre de aftosa. Hoy solo estamos exportando a Medio Oriente. Los demás mercados están cerrados.

¿Qué hicieron durante tres años con la infraestructura que manejaban para la administración de los recursos parafiscales?

Nos tocó arrendar las oficinas. Ahora esperamos recuperarlas.

Edmer Tovar Martínez
Editor de Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido