¿Por qué es clave el éxito en la reapertura de dos sectores?

La construcción y la industria manufacturera vuelven al ruedo desde hoy. Ambos renglones aportan casi el 20% del empleo.

Construcción

El gremio constructor enfrenta incertidumbres debido a condiciones como el desempleo y la baja demanda.

iStock

POR:
Portafolio
abril 26 de 2020 - 07:34 p. m.
2020-04-26

Hoy comenzó una nueva fase del confinamiento social obligatorio en el que ha estado inmerso el país desde hace 34 días. A partir de este lunes vuelve la esperanza para muchos empleadores y trabajadores que han tenido que paralizar sus actividades económicas por los riesgos que ha traído consigo la pandemia.

Lea: (Empresas solo podrán operar si cumplen con las medidas de seguridad)

Sin embargo, de la responsabilidad con la que las empresas y las personas que trabajan en la construcción y la industria manufacturera, renglones que se activan desde hoy bajo estrictos protocolos de bioseguridad, depende en gran parte la suerte de otros sectores que podrían seguirle a estos en la lista de apertura.

Así las cosas, ¿qué se está jugando el país con la reactivación de estas dos actividades económicas? Además de lo ya mencionado, expertos aseguran que están en juego miles de empleos, estabilidad de empresas para que no quiebren y, entre otras cosas, los costos fiscales que podrían traer consigo volver al confinamiento total de la vida productiva del país.

Por esto último, reiteran que es importante que los protocolos de bioseguridad se cumplan con responsabilidad, no solo para evitar más muertes por esta emergencia sanitaria, sino como lo mencionó el lunes pasado el presidente, Iván Duque, “para que el coronavirus no termine en una pandemia de desempleo, de pobreza o recesión”.

De acuerdo con Camilo Pérez, gerente de Investigaciones Económicas del Banco de Bogotá, “la industria pesa alrededor del 15% del PIB y la construcción un 7%, esto quiere decir que más o menos se estaría reactivando la quinta parte de la economía que estaba totalmente apagada porque hay otros sectores que han seguido funcionando”.

Por su parte, Daniel Velandia, director de Investigaciones Económicas de Credicorp Capital, aseguró que “hay que recordar que, según nuestras estimaciones, un mes de cuarentena reduce el crecimiento económico en 1,5 puntos del PIB, aproximadamente. El número podría ser mayor, todo depende del éxito que tenga la reapertura gradual de la economía”.

Velandia también dijo que la reactivación de la economía por sectores es clave y que el proceso que inicia hoy será fundamental para lo que va a seguir en el desempeño económico. “Se va a poner a prueba la capacidad que tiene la economía de ir retomando su desarrollo y actividad, pero eso va a depender de lo que suceda en términos de contagios, de la responsabilidad de las mismas personas (...). Si eso no resulta bien vamos a tener lo que se denomina una especie de comportamiento acordeón donde hay aperturas y nuevos cierres de la economía”, lo cual podría tener altos impactos, agrega.

Previo a avanzar, cabe recordar que de acuerdo con estimaciones de Fedesarrollo, “en un escenario en donde la operación de los diferentes sectores económicos se reduce un 37% y un 49%, producto de cuarentenas, el costo económico asociado está en el rango de $48 a $65 billones (4,5% a 6,1% del PIB) por un confinamiento de un mes, de $94 a $125 billones (8,9% a 11,8% del PIB) por dos meses, y de $138 a $182 billones (13% a 17,1% del PIB) en una cuarentena de tres meses”.

Por su parte, Carlos Sepúlveda, decano de Economía en la Universidad del Rosario, explicó que está en juego algo muy importante y es ver si se encuentra un modelo de apertura responsable, “eso es muy relevante para garantizar una reactivación de la economía y que los costos después no sean tan profundos, que los riesgos de quiebra se disminuyan y permitir un respiro a ciertas familias que no han tenido ingresos”.

Sobre los últimos puntos en mención, vale agregar que, a comienzos de mes, la Superintendencia de Sociedades hizo cálculos en los que se indica que si la economía cae 1,9% del PIB, “2.676 empresas, en su mayoría pequeñas y medianas, enfrentarían riesgo de insolvencia y deberían acudir a procesos concursales. En este sentido, de la muestra, se estima que el inventario total de procesos crecería entre 4.280 y 5.376, dependiendo del escenario optimista, pesimista y moderado”, se detalla en el texto.

Sepúlveda añadió que entre más rápido el país entienda cómo puede ser ese modelo de apertura y su éxito, más claras serán las expectativas de todos los agentes económicos y “creo que nos puede permitir diseñar instrumentos de política más efectivos, entonces, las próximas semanas son realmente importantes para el futuro del país”.

Para el Decano, si el aislamiento inteligente con la reactivación paulatina de sectores económicos no resulta exitoso, los costos pueden ser muy profundos porque ya hay riesgo de que haya pérdida de puestos de trabajo masivo. “Este mes todo el mundo está haciendo un esfuerzo para no tomar esa decisión y si esta nueva etapa no es exitosa, desafortunadamente muchos tendrán que tomar la opción de cerrar”.

A esto hay que añadirle, que de acuerdo con datos del Dane, los dos sectores que se empiezan a reactivar paulatinamente desde hoy emplean al 18% del total nacional ocupado, que con corte a 2019 ascendió a 22,3 millones de personas.

Con base en estas cifras, la industria manufacturera ocupó a 2,5 millones de trabajadores el año pasado, mientras que la construcción lo hizo con un millón menos. Sin embargo, es preciso mencionar que la actividad económica de comercio y reparación de vehículos, uno de los sectores que dependería de la exitosa reapertura de los descritos, le dio trabajo a 4,2 millones de personas, siendo la actividad que más peso tiene en el total nacional con el 19,1%.

Por último, cabe decir que, según Mincomercio, desde hoy empezarían a salir a trabajar, de forma gradual, 800.000 personas del sector manufacturero.

DECRETADA LA CUARENTENA

En el decreto 593 del 24 de abril, el Gobierno confirmó la extensión de la cuarentena hasta el 11 de mayo. Mediante esta norma, el Ejecutivo detalló cuáles son las exenciones que rigen a partir de la nueva fase del confinamiento que arranca hoy. Entre las nuevas actividades que se pueden hacer están: las obras de construcción de edificaciones y el suministro de insumos para las mismas; la producción de manufacturas de textiles; transformación de madera; fabricación de papel y cartón y fabricación de químicos, metales, eléctricos, maquinaria y equipos; parqueaderos públicos; desarrollo de actividades físicas y fabricación y reparación de bicicletas, entre otros.


Valerie Cifuentes M.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido