¿Se iniciará un renacimiento rural, basado en la nube?

En medio de la urbanización masiva en curso, la tecnología puede permitir el trabajo remoto y provocar una salida de las ciudades.

POR:
agosto 09 de 2020
2020-08-09 03:08 p.m.

Las personas, ya sea por necesidad o por un deseo de más oportunidades, están abandonando las zonas rurales en gran número. La presión sobre las ciudades ya densas y saturadas en todo el mundo será enorme. Pero como vemos con la covid-19, las áreas urbanas densamente pobladas facilitan la rápida propagación de la enfermedad. Lamentablemente, quienes se muden a estas metrópolis urbanas probablemente no encontrarán la oportunidad que buscan en nuestra economía globalizada actual.

En 2018, las Naciones Unidas proyectó que para 2050, 2.500 millones más de personas vivirán en ciudades de todo el mundo. En el informe, China, India y Nigeria figuran como los principales países para esta rápida urbanización, proyectando que para 2028, Nueva Delhi será la ciudad más poblada del planeta. Como escribe el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU: “Muchos países enfrentarán desafíos para satisfacer las necesidades de sus crecientes poblaciones urbanas, incluso para vivienda, transporte, sistemas de energía y otra infraestructura; así como para el empleo y servicios básicos como educación y atención médica”.

Sin embargo, hay una solución para este problema: aprovechar la tecnología para alentar el trabajo remoto y revitalizar las zonas rurales de todo el mundo.

La proyección de la ONU de que 2.500 millones de personas se muden a las ciudades para 2050 es solo eso: una proyección. Pero este no necesita ser nuestro futuro. A través de los avances en la tecnología de comunicación y colaboración, el mundo podría revertir esta tendencia y restaurar tanto el orgullo como la practicidad de vivir fuera de una ciudad importante.

EL RENACIMIENTO RURAL BASADO EN LA NUBE

Lo llamo el 'renacimiento rural basado en la nube', y la premisa es simple. En los lugares que se verán más afectados por la urbanización radical, como la India, por ejemplo, la banda ancha es más que lo suficientemente fuerte en todo el país para apoyar el trabajo remoto para las personas en las zonas rurales. Necesitamos alentar comunidades y economías locales fuertes y autosuficientes en todas partes. Creo que la recesión actual va a desafiar muchos supuestos sobre la naturaleza del trabajo. Sus efectos serán duraderos y remodelarán el mundo.

En este momento estoy trabajando desde una granja remota cerca de Tenkasi, India. El pueblo más cercano está a 1,6km. He estado tomando reuniones de video, chats grupales e incluso participé en un programa de televisión en vivo, todo usando mi teléfono Android barato con una conexión 4G. El hecho de que esto sea incluso posible, es sorprendente.

Junto con la banda ancha, también creo que las economías de escala en la producción están logrando niveles más bajos. Esta es una tendencia tecnoeconómica muy importante que implica que la producción a menor escala es muy factible. Combinando las dos tendencias se logrará ver un renacimiento de las ciudades más pequeñas.

Además, un pronóstico reciente de 5G de International Data Corporation proyecta que el número de conexiones 5G se disparará de 10,0 millones de 2019 a 1,01 mil millones en 2023. Con la infraestructura de red 5G tan extendida en cuestión de unos pocos años, conexiones de internet de alta velocidad de calidad llegará a más zonas rurales y facilitará aún más el trabajo remoto.

RESOLVIENDO EL PROBLEMA DE LA URBANIZACIÓN

En muchas de las ciudades más grandes de Estados Unidos, los salarios ya no son proporcionales al costo de vida de los empleados. No hay que ir más allá de San Francisco, una ciudad donde el alto costo de la vida se debió en parte a la afluencia del mismo tipo de compañía más adecuada para el trabajo remoto: el software. A raíz de esta pandemia, los Estados Unidos y el mundo en general han adoptado una visión más favorable del trabajo remoto y una mejor comprensión de las herramientas necesarias para facilitar el teletrabajo. ¿Podría esto presagiar una inversión más fundamental de la tendencia hacia la vida en la ciudad?

Según una encuesta de trabajadores estadounidenses, entre 2005 y 2018 el trabajo regular desde el hogar entre la población no empleada por cuenta propia creció un 173%. Esto, por supuesto, no resuelve el problema de la urbanización, ya que muchos de estos trabajadores remotos aún viven en las ciudades. Pero poder teletrabajar es un primer paso importante para repoblar las áreas rurales, y es una tendencia que se traduce también en países fuera de los EE. UU.

La expansión y retención rural también podría ayudar a impulsar la agricultura, una industria que ha sido duramente afectada en la última década en los Estados Unidos, y que sirve como un pilar económico en países como India.

Es cierto que industrias como la manufactura, que es específica del sitio y que a menudo necesita una fuerza laboral urbana, aún representan una gran parte del mercado laboral de India y China, así como gran parte del mundo en desarrollo. Pero estas economías también están creciendo rápidamente en otros sectores más flexibles, áreas como ingeniería de software, servicio al cliente, desarrollo de contenido, telemarketing y muchos otros.

¿COVID-19 SERÁ EL CATALIZADOR DEL CAMBIO?

En India, esta transición comenzó mucho antes de la covid-19. Sin embargo, esta pandemia ha recargado las conversaciones sobre urbanización, trabajo remoto y economías globales pesadas.

Las epidemias y las pandemias se vuelven cada vez más peligrosas en entornos urbanos densos, por lo que este tipo de movimientos tienen sentido. Pero a través de la institucionalización de herramientas de trabajo remotas, las empresas pueden transformarse digitalmente de manera efectiva. Pueden tomar decisiones más rápido, delegar la responsabilidad y la rendición de cuentas en sus organizaciones, y permitir que emerjan y contribuyan talentos raros y tímidos.

Para revivir con éxito las zonas rurales de todo el mundo, debe ser un esfuerzo conjunto, tanto de empleadores como empleados. Esta idea de que las grandes ciudades tienen que crecer es incorrecta, y si las empresas pudieran cambiar su forma de pensar acerca de dónde necesitan vivir sus empleados, podrían ver un gran crecimiento operativo y financiero. Para los empleados, el valor de permanecer en las zonas rurales es obvio: el costo de vida es bajo, las personas pueden permanecer cerca de la familia y contribuir a la salud natural general de su país. Lo que se necesita para las empresas que buscan trabajadores remotos en las zonas rurales es la divulgación, y nuevamente la tecnología está allanando el camino para que las empresas se conecten con personas en comunidades desatendidas y las recluten para este tipo de trabajo.

Hoy en día, es completamente posible que la hija de un trabajador rural sin tierra aprenda cómo funcionan los motores eléctricos o los marcos Javascript. Y ella no tiene que hacerlo todo sola. Ya existen recursos locales con talento en las zonas rurales de todo el mundo para ayudar a que las comunidades puedan trabajar juntas, en casa.

Después de todo, el aprendizaje remoto es la otra cara del trabajo remoto.

Somos la primera generación en experimentar la banda ancha ubicua. Es como la primera generación después de la imprenta. No podemos conocer todos los cambios que sucederán, pero ya tengo un vistazo: pequeños grupos de trabajo que se propagan. Quizás la conmoción de la covid-19 seá el catalizador de este cambio, reequilibrando las ciudades y restaurando la identidad, la dignidad y el propósito de nuestras áreas rurales.


Por: Sridhar Vembu
CEO de Zoho.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes