Nuevo impuesto a los bancos, en ponencia de la ley de financiamiento

Al sector financiero le cobrarían una sobretasa de renta de 5 puntos, dice el nuevo articulado de la reforma. Hoy inician debates oficiales.

Minhacienda

Existe una propuesta para que la reducción de la renta presuntiva no se elimine del todo, sino que se pase del 3,5% al 2%.

Minhacienda

POR:
Portafolio
noviembre 26 de 2018 - 09:40 p.m.
2018-11-26

Las discusiones de la ley de financiamiento tendrán hoy uno de sus días más neurálgicos, de cara a la aprobación en el Congreso, donde empezará temprano el debate.

Para las 8 a.m. están citadas oficialmente las comisiones económicas conjuntas de Senado y Cámara, con el fin de estudiar y –si lo aceptan, votar– el proyecto de ley de financiamiento, cuya ponencia recibió ayer luz verde, tras varias horas de discusión.

La iniciativa, que difieren en gran medida con el articulado radicado por el Gobierno Nacional, incluye ocho puntos, con los cuales se lograrían recoger $13,7 billones, por medio de un ajedrez novedoso en el sistema tributario colombiano.

(Lea: Estos son los detalles de la ponencia de la ley de financiamiento

La columna vertebral, que antes era la ampliación del IVA a gran parte de los bienes y servicios de la canasta familiar, seguirá siendo este gravamen, pero ahora del lado corporativo.

La iniciativa llevaría a que el impuesto a las ventas, sobre el cual las empresas pueden pedir que se les devuelva completamente, ahora solo podrían solicitar el reembolso del 90% de este tributo, lo que le daría al Estado algo más de $6 billones cada año.

El segundo punto que le daría mayores ingresos al fisco nacional llegaría por el lado del impuesto de renta a personas naturales, que traería ingresos adicionales cada año por $1,9 billones, teniendo en cuenta que se unificarían las cédulas y habría tarifas marginales más elevadas (es decir, serían superiores para quienes ganan más de $35 millones).

(Lea: Así va la ley de financiamiento

John Milton Rodríguez, senador del partido Colombia Justa Libres, indicó que “este acuerdo se logró con el Gobierno y los ponentes, pero no considera, por ahora, ningún impuesto relacionado con la renta de personas jurídicas o las exenciones que estas tienen, pero este tema se considerará mañana (hoy). Por ejemplo, se discutirá sobre las nuevas exenciones para los sectores agrícolas y de economía naranja, sobre todo en cuanto a sus tarifas”.

De igual forma, según Óscar Darío Pérez, representante por el Centro Democrático, “los beneficios quedan por ahora igual, aunque hay, por ejemplo, una propuesta para que la disminución de la renta presuntiva no se elimine completamente, sino que se pase del 3,5% al 2%”.

En total, la ponencia irá por $13,8 billones, y los $300.000 millones restantes para completar los $14 billones que hacen falta, podrían recolectarse al hacerles ajustes a los nuevos beneficios de los gravámenes empresariales, o reduciendo las nuevas ‘gabelas’ que se incorporaron en el articulado radicado.

BANCOS, GASEOSAS Y CERVEZAS, A PAGAR MÁS

La propuesta para ponencia de primer debate, que se comenzará a discutir hoy mismo en las comisiones económicas conjuntas, incluye varios puntos que, desde ya, se prevén que levantarán ampolla en varios sectores económicos.

Uno de estos impacta directamente al sector financiero, ya que en el ‘nuevo’ proyecto se le impondría una sobretasa de cinco puntos en el Imporrenta, medida que le inyectaría $700.000 millones al fisco cada año, y que fue celebrada por varios congresistas.

Entre estos estuvo David Barguil, senador conservador, quien aseguró: “Conseguimos el respaldo de distintos sectores políticos para que se le cobre una sobretasa en renta al sector financiero. En otros países del mundo se ha venido aplicando este modelo para respaldar otros sectores, como la educación”. Sin embargo, este no es el único punto que aumentaría la tensión en los debates que se viene en el Congreso. Los sectores de comercio y vivienda también se prevé que se vean afectados.

Por un lado, el nuevo articulado le da vía libre al IVA plurifásico para gaseosas y cervezas, que en otras palabras quiere decir que se les cobraría más por este tributo, ya que se causaría en el momento de su producción, pero también en la distribución y comercialización. Con este ajuste, se lograría cerca de $1 billón más.

De otro lado, el Ministerio de Hacienda acordó con los ponentes de la reforma incluir un artículo para cobrar un impuesto al consumo de 2%, que aumentaría el recaudo tributario en $1,1 billones. Vale decir que este tributo sería exclusivamente para la venta de casas y apartamentos cuyo valor supere los $918 millones, tal y como confirmaron varios congresistas.

Los demás ingredientes de esta nueva fórmula incluyen cambios en los impuesto a los patrimonios y los dividendos, y la normalización de activos no declarados previamente.

El primero iría por $1,2 billones, ya que pondría una tarifa de 1,5% para patrimonios líquidos de más de $5.000 millones; en tanto, el segundo recaudaría $821.000 millones, que provendrían de mayores pagos de dividendos de personas naturales y de un gravamen a las remesas que giran las empresas hacia el extranjero. Por último, pero no menos importante, la Dian lograría recibir $1 billón más por cuenta de la normalización de activos, es decir, a través de una nueva amnistía tributaria, que sería solamente por el 2019.

Todo este paquete cubriría el faltante del presupuesto del 2019, que asciende a $14 billones, pero ahora el debate seguirá en el lado de las empresas y los nuevos beneficios que recibirían, ya que, según el centro de estudios Anif, este rubro es el que más desbalancea la ley de financiamiento. Sobre todo, porque, en total, le abriría un boquete adicional al fisco de hasta 0,5% del PIB desde el 2022.

Siga bajando para encontrar más contenido