Ocho tareas de Colombia para avanzar en la competitividad

Eficiencia tributaria, mercado laboral, instituciones fuertes y conectividad, entre los retos clave para ser más productivos.

Competitividad, una obligación empresarial en la nueva economía; hay mayor presión en las compañías

El Consejo Privado recomienda con este informe priorizar la agenda de cierre de brechas para avanzar hacia una sociedad más justa. 

POR:
Portafolio
noviembre 24 de 2020 - 09:56 p. m.
2020-11-24

El Consejo Privado de Competitividad (CPC) presentó ayer la última edición del Informe Nacional de Competitividad, un documento que entrega un análisis detallado de cómo está el país en esta materia y también incluye las recomendaciones para avanzar en la productividad.

(‘La pandemia hizo más evidente las vulnerabilidades’). 

Y, asimismo, para la edición 2020-2021 del reporte, además de los tradicionales retos estructurales que revisa el Consejo Privado, también se tuvo presente el impacto que ha tenido a nivel global y regional la pandemia por el coronavirus.

“Las consecuencias de la crisis por la covid-19 han enfatizado la importancia de la competitividad, y lo que vemos es que las economías más desarrolladas están más preparadas para responder a la coyuntura gracias a su fortaleza institucional y a la sofisticación de su aparato productivo”,
consideró durante la presentación del Informe Rosario Córdoba, presidente ejecutiva del CPC.

(Colombia cae en competitividad laboral). 


A partir de allí, y si bien el informe revisa 16 áreas de trabajo, se determinaron ocho temas prioritarios que tiene que atender Colombia, encaminados al cierre de brechas. Según la entidad, para lograr esto el país debe intervenir tanto en medidas de corto plazo que permitan mitigar el impacto de la covid, como acciones estructurales en diferentes frentes.

La primera tarea que según el CPC tiene Colombia es trabajar en su estabilidad fiscal, tanto para garantizar el equilibrio macroeconómico como para contar con recursos necesarios. Desde el Consejo se recomienda ampliar el umbral para la declaración de renta, lograr una simplificación tarifaria del IVA y eliminar tratamientos preferenciales.

“Debemos ser más eficientes y equitativos en el sistema tributario”, aseguró Córdoba, quien mencionó que entre 2000 y 2018 el recaudo pasó de 14,8% a 19,4% del PIB, pero que a pesar de este aumento, aún se encuentra por debajo del promedio regional, que está en 23,1%, o el de la Ocde, que es de 34,1 %.

Un segundo punto en el que debe mejorar el país para ser más competitivo es lograr oportunidades de empleo de calidad, que no solo generen ingresos, sino que también reduzcan la pobreza.

Considerando esto, el informe presenta tres recomendaciones para el mercado laboral: actualizar la legislación, incorporando una flexibilidad que se ajuste a las nuevas economías; también reducir los costos laborales no salariales asociados a la contratación formal, y crear un seguro de desempleo o reformar el régimen de cesantías para que desempeñe este rol.

El tercer ámbito pendiente de reformar es la protección a la vejez, para lo cual el Informe de Competitividad asegura que es urgente una reforma pensional, acompañada de un incremento en la cobertura del programa Colombia Mayor y de los Beneficios Económicos Periódico (Beps).

El reporte señala además que Colombia necesita reforzar también las “habilidades pertinentes, para aumentar la productividad laboral, promover la movilidad social y adaptarse a los desafíos de las nuevas economías y el cambio tecnológico”.

En materia de sostenibilidad ambiental, elemento clave para que el país se prepare y se adapte para el cambio climático, el CPC destaca la necesidad de facilitar la transición dentro del aparato productivo a una economía baja en carbono. Además, propone avanzar en la implementación de la Política de Crecimiento Verde y reformar las CAR.

Fortalecer las instituciones es otra de las tareas que necesita llevar a cabo el país, tanto en la eficiencia del Estado, la justicia y la lucha contra la corrupción. El informe asegura que se debe trabajar en garantizar el cumplimiento de reglas y acuerdos, combatir los malos manejos y promover la cooperación entre individuos y la cohesión social.

“Las instituciones son fundamentales, son el aparato nervioso de las economías, los que conectan todo, y entre mejor calidad de instituciones, mayor confianza hay”, dijo Córdoba.

Otro de los grandes retos en los que se tiene que trabajar es su conectividad e infraestructura, y se estima que las necesidades en esta materia requieren una inversión de $382 billones en todos los sectores.

Derogar el Decreto 2092 de 2011, de modo que culmine el esquema de libertad vigilada en el mercado de transporte de carga, o modificar la Ley 105 de 1993 para permitir modelos de cofinanciación que mejoren el acceso vial en zonas urbanas, puertos y aeropuertos, son algunas recomendaciones puntuales que se presentaron en el informe para mejorar la conectividad.

Finalmente, se destacó la necesidad de una mayor inserción a las cadenas globales de valor, sofisticar el aparato productivo, favorecer al consumidor, eliminar aranceles y para aumentar el bienestar de las personas.

DESEMPEÑO GLOBAL

​Los datos de 2019, los más recientes que se tienen desde el Foro Económico Mundial, muestran que Colombia ha avanzado en los últimos años en el Índice Global de Competitividad. En la última edición de la medición, el país mejoró en 10 de los 12 pilares, y logró un puntaje global de 63 sobre 100.

Los dos niveles en los que cayó Colombia en el último reporte fueron: Instituciones (con
una nota de 49) y el que tiene que ver con la eficiencia en los mercados (53), que se refiere a qué tan bien funcionan los mercados de bienes y servicios.

Si bien no hubo un retroceso, el renglón relacionado con el mercado laboral aún se mantiene a mitad de camino (con un balance de 59 sobre 100).

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido