Economía

Pandemia dejó hueco de $2 billones en transporte masivo

La ocupación en los ocho sistemas que hay en el país está entre 50% y 60% de su capacidad. Gobierno avanza en la estructuración de un plan de rescate.

TransMilenio

Volvo

POR:
Laura Lucía Becerra Elejalde
marzo 09 de 2021 - 08:30 p. m.
2021-03-09

El impacto de la pandemia sobre los sistemas de transporte masivo ha sido tal, que de acuerdo con la Asociación Latinoamericana de Sistemas Integrados para la Movilidad Urbana Sustentable (Simus), que recoge datos de los ocho sistemas en el país, el déficit asciende a casi $2 billones.

(Lea: ‘TransMilenio aún no llega a la mitad de la demanda que tenía’)

El menor recaudo por tarifas de transporte es el principal problema que afecta la operación de Transmilenio (Bogotá), Transmetro (Barranquilla), Metrolínea (Bucaramanga), MIO (Cali), Transcaribe (Cartagena), Megabús (Pereira) y el Metro y Metroplus (ambos de Medellín). De allí que las empresas, las alcaldías y la red, estén buscando alternativas para solventar las finanzas.

(Lea: La crisis del transporte intermunicipal podría prolongarse por 2 años)

“Lo que vemos más preocupante es que el déficit como tal sigue creciendo, porque las demandas están todavía cercanas a 50% de lo que venían siendo, mientras que los costos siguen al 100%”, explicó Darío Cardona, project manager de Simus.

(Lea: Así se ha afectado Transmilenio por la pandemia del Covid-19)

TransMilenio es el más afectado según las cifras de Simus . El gerente del sistema capitalino, Felipe Andrés Ramírez, explicó a Portafolio que mientras que en un día promedio previo al covid se transportaban 4 millones de usuarios, en la actualidad es cerca a 1,8 millones de personas.

“Los gastos se mantuvieron más altos que el ingreso el año pasado, el subsidio que tuvo que dar el distrito para pagar la operación fue de cerca de $1 billón adicional”, dijo Ramírez.

Según la red Simus en el caso de Medellín el déficit conjunto entre el Metro y el Metroplus ascendería a cerca de $365.800 millones, $294.600 millones por cuenta del Metro y $71.200 millones por el lado de Metroplus.

De acuerdo con la Secretaría de Movilidad de la ciudad, “las medidas restrictivas implementadas por el Gobierno Nacional han tenido un impacto significativo sobre el número de usuarios de los transportes masivos y colectivos de los cuales se derivan sus ingresos”.

La Alcaldía de Medellín, junto a Bancóldex, lanzó una línea de crédito en la cual se pusieron a disposición $ 64.000 millones para ayudar a mantener, entre otros temas, la liquidez de las empresas operadoras del transporte de la ciudad.

En el MIO, de Cali, el déficit por la pandemia estaría rondando los $150.000 millones, Transcaribe, en Cartagena, tiene un desbalance de cerca de $57.300 millones por la pandemia, Transmetro en Barranquilla $52.700 millones, el Megabús de Pereira $42.500 millones y Metrolínea en Bucaramanga $37.700 millones.

De acuerdo con Fernando Isaza, gerente de Transmetro, “la operación del sistema se vio altamente impactada con la disminución de la demanda de pasajeros, acompañada del necesario incremento de la oferta del servicio a fin de que se pudieran garantizar los bajos niveles de ocupación para el distanciamiento entre usuarios”. Isaza señala que los costos fijos e han mantenido, y a esto se suman sobrecostos propios de las medidas de bioseguridad adoptadas.

Así mismo, según Transcaribe, antes de la pandemia se transportaban alrededor de 140.000 usuarios por día, pero en el momento de mayores restricciones, se llegó a un mínimo de 3.000 usuarios por día. “Con las reaperturas y las nuevas medidas, estamos transportando en promedio más de 50.000 usuarios por día, 40% del número de usuarios que se movían diariamente antes de la pandemia”, indicó Transcaribe.

Las soluciones

Con el apoyo de la red, los alcaldes de las principales ciudades enviaron una carta el mes pasado al presidente Iván Duque, en la que solicitaban al Gobierno recursos para seguir garantizando el servicio de transporte público.

En ella son dos las peticiones: una cofinanciación entre el Gobierno Nacional (70%) y los entes territoriales (30%), para que se puedan seguir prestando los servicios de transporte, y que se autorizar acceder a líneas de crédito con tasa compensada, con recursos del Fondo de Mitigación de Emergencias (FOME).

“Este es un problema multicausal que no se puede delegar a las ciudades, las finanzas locales están restringidas por la coyuntura, el déficit de los sistemas es latente”, sostuvo Martha Lucía Gutiérrez, secretaria general de Simus.

A raíz de estas peticiones, el presidente Duque anunció hace cerca de una semana que el gobierno está “comprometido con un plan de rescate” para los sistemas de transporte. Sin embargo, dicho salvavidas aún está en proceso de estructuración.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido