Economía

Pandemia y Agitación social

La Reforma laboral y pensional consensuada es requisito inaplazable para reducir los altos índices de desempleo por pandemia. 

Rafael Pardo

Archivo Portafolio.co

POR:
rafael pardo rueda
mayo 17 de 2021 - 12:23 p. m.
2021-05-17

No es nuevo, pero sí es peligroso y necesita soluciones estructurales. Después o durante las pandemias ocurren sucesos sociales explosivos. Lo explicaron en este mismo periódico los especialistas del FMI, Philip Barrett, Sophia Chen y Nan Li, con ejemplos concretos: Plaga de Justiniano, año 541 y entre 25 y 100 millones de personas muertes, según la fuente, "llevando al fin del Imperio Bizantino."

(Comité de Paro convoca a nueva movilización para el 19 de mayo). 

Peste Negra en Europa, en el 134, “con repercusiones sociales tales que esa pandemia provocó el final del feudalismo de esa época". Dos casos más recientes muestran el informe: "la pandemia de cólera que afectó a París en 1832, que pudo haber matado hasta 650.000 habitantes de la capital… y quizá el caso que más se podría extrapolar a la actualidad es la Gripe de 1918”. No menos de 25 millones de muertos hasta que se acabó la pandemia, sin vacuna, pero se inició un periodo de mucha agitación en Europa.

La pandemia ha provocado numerosas revueltas en el mundo. Las revueltas en Chile llevaron al cambio de constitución de las épocas de dictadura de Pinochet. En Perú han caído numerosos presidentes. En Estados Unidos el asesinato de George Floyd provocó disturbios raciales. Hong Kong fue escenario de violentas protestas.

(Tensión social, temor histórico tras el estallido de pandemias). 


Numerosas protestas han ocurrido el todo el mundo. Unas de corta duración, otras de larga. Unas despliegan mucha violencia y otras pocas. Cada una con una causa o argumento que obedece a diversas razones, todas internas en el caso colombiano, la situación actual tiene semejanza al 9 de abril de 1948. Los motivos son distintos: del asesinato de un gran líder a una reforma tributaria sin consenso entre muchas otras razones.

Importante recordar hoy una frase del 9 de abril de 48, cuando la dirección liberal entró a palacio después de sortear las multitudes enardecidas: "los que adentro no representan a los que están afuera". El efecto del 9 de abril en algunas ciudades y regiones se prolongó por más de dos semanas. En Bogotá, los manifestantes destruyeron parte de la capital. El tranvía dejó de funcionar definitivamente. Se parece mucho a los actuales atentados a estaciones del Mío o Transmilenio.

La situación actual tan parecida a lo que ocurrió el 9 de abril de 1948 guardada las proporciones merece una salida estructural, pero por partes. Cada tema con una comisión para solucionarlo. El Comité de Paro debe distribuirse en las diferentes comisiones.

Desde ese punto de vista considero que lo primero es lograr la estabilización de las finanzas públicas luego del acertado retiro de la reforma tributaria; el nuevo texto debe tener en cuenta las propuestas de la Andi y Fedesarrollo en sus capítulos sociales.

Es necesario vender activos públicos como Ocensa y liquidar activos de la SAE, incautados a la mafia. No descarto que se considere solicitar un crédito a al Banco de República, como prestamista de última instancia, función constitucional. La renta básica pedida por el comité del paro y por muy importantes economistas debe estructurarse lo más pronto posible. Y creo que la necesidad de recuperar la confianza pasa por afectar los salarios del Estado, del Congreso y de las Cortes.

En el 93 hicimos la reforma de Policía Nacional. Desde entonces se han intentado al menos dos reformas fallidas. Ya lo planteó el ex presidente Cesar Gaviria, esta reforma es obligatoria y es importante hacerla con una comisión de carácter internacional que le de legitimidad a la institución.

Los rectores de las universidades privadas y la nacional suscribieron una comunicación con varios puntos que son una verdadera oportunidad para involucrar a la academia, además porque muchos de estos rectores son escuchados por los jóvenes.

La Reforma laboral y pensional consensuada es requisito inaplazable para reducir los altos índices de desempleo por pandemia y estabilizar las finanzas públicas pensando en largo plazo. Para ello se debe cancelar la comisión de empleo y formar una nueva de un número limitado, máximo 3 o 4 personas. La comisión de Concertación de políticas laborales y Salariales debe ser el escenario.

Capítulo aparte merece la necesidad de cumplir a cabalidad con el acuerdo con las Farc. En especial el capítulo de tierras. Más o menos 40% de las normas están pendientes de ser expedidas. Puede que sea difícil y que el ELN no haya cumplido con las condiciones que señala el gobierno, pero es muy importante tener lo que llama una paz completa. Para ello hay que remover al actual comisionado de paz Miguel Ceballos. En su puesto debe estar alguien que esté dispuesto a negociar. ¿Quien? El presidente dirá quién.

No podemos olvidar que los jóvenes son la esencia del paro, a los líderes regionales, aprovechar la importante gestión que están desarrollando los gobernadores para fortalecer su papel, lograr que de estos nuevos escenarios se establezcan compromisos concretos para generación de puestos de trabajo.

Son 15 temas. Se deben abordar uno por uno.
Mucho falta por construir, pero sabemos cuál es el camino.

Rafael Pardo Rueda

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido