‘Para la reactivación, una de las palancas debe ser el gasto público’

Luis Alberto Rodríguez, director del Departamento Nacional de Planeación, dijo que transferencias llegan al 50% de hogares.

Luis Alberto Rodríguez

Luis Alberto Rodríguez, director del Departamento Nacional de Planeación.

Cortesía DNP

POR:
María Camila González Olarte
octubre 18 de 2020 - 08:00 p. m.
2020-10-18

Pese a que la mayoría de los recursos que financian el plan de reactivación del Gobierno son privados, el gasto público será clave para que el país logre recuperarse de los efectos de la pandemia.

(Lea: Conpes de reactivación plantea facilitar despidos y bajar costos)

Eso destacó Luis Alberto Rodríguez, director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), quien también habló del Conpes para la recuperación que se publicó la semana pasada, y que plantea los retos que tiene el país en varios frentes.

(Lea: Suben a 465 los proyectos del plan de reactivación económica)

Ustedes lanzaron un documento Conpes que incluía planteamientos sobre el mercado laboral,y eso cambió en una nueva versión, ¿por qué?

El documento es un borrador de 252 páginas que ha tenido 22 mesas de trabajo y que cuenta con una columna vertebral, que es el Compromiso por Colombia. Ese documento aún está en construcción y hay muchísimas versiones.

Nosotros no hemos cambiado cosas en el documento, lo que pasa es que existen diferentes números de borradores y cada uno de ellos se ha venido afinando.

Si Colombia necesita ajustes o reformas al mercado laboral, lo cierto es que lo mínimo de coherencia que debe tener el DNP, que hace la secretaría técnica de la Misión de Empleo, es que cualquier propuesta salga de ese grupo. Si no, sería un exabrupto contra nuestra propia entidad.

Yo me rehúso a creer que en un documento que estuvo publicado entre las 2 y 4 de la tarde, a las 4 p.m. ya se habían leído las 252 páginas y todos los medios salieron con eso. Es injusto con el equipo del DNP, porque solo se habla de un tema eminentemente logístico, que fue en una de las versiones del archivo.

Teniendo en cuenta que la Misión de Empleo es la que hace las propuestas de ajustes, ¿eso en qué va?

Hay tres grandes avances. El primero es que ya están definidos los temas y que están relacionados con la formación para el trabajo y las brechas entre diferentes tipos de mercado laboral, entre otros. Para nadie es un secreto que desde 2015 en Colombia el mercado laboral está teniendo malas noticias.

El segundo logro es que está alineada con la mesa de concertación laboral y eso es importante porque las reformas necesitan más actores. El tercero es que se tenga la claridad de que necesitamos recomendaciones para el corto, mediano y largo plazo.

‘The Economist’ hace poco destacó la labor para hacer la devolución del IVA, ¿cuál es su balance?

Para el Presidente se volvió una obsesión corregir la injusticia de cobrar el mismo IVA a los más pobres, y así hemos intentado hacerlo. La Ocde también reconoció esa labor que se ha hecho.

Además de las dificultades que tiene Colombia, hay que decir que antes de que nosotros llegáramos se hizo una reforma al IVA en la que se subió del 16% al 19% a muchos productos, y los más afectados fueron los pobres. Arrancamos con un piloto de 100.000 hogares y ya hoy en día llegamos a un millón, y la propuesta del Presupuesto es que llegue a do millones.

¿Qué opina de la idea de reformar las transferencias y volverlas una renta básica?

En Colombia, el Gobierno diseñó una renta de emergencia que ya llega al 50% de los hogares en el país, y eso es un logro que no es menor. En cuanto a las discusiones de los subsidios, estamos abiertos.

¿Qué posibilidades hay de que se cree un nuevo programa o que los actuales tengan un sesgo de género?

Es absolutamente necesario impulsar, afinar y ampliar los impactos para reducir la equidad. No solo de género, sino urbano y rural, y entre generaciones...

El Dane actualizó los datos de pobreza y hubo un incremento importante, ¿cómo cambia eso los planes del Gobierno?

La actualización es una buena noticia y desde el 2012 no se hacía. Y eso quiere decir que Colombia estuvo desorientado durante casi una década. Con eso, ya tenemos una herramienta más fuerte. Por otro lado, el aumento de los montos y las transferencias monetarias que se han hecho van a surtir efecto. Y ahí tenemos un asunto para evaluar después de que pase la pandemia.

Para el caso del monto del Ingreso Solidario,y viendo que la línea de pobreza está más alta, ¿no han visto la posibilidad de subirlo?

Por el momento no. Lo deseable sería hacer mayores transferencias en este momento, pero hay que decir que hay restricciones fiscales. Entonces esto es un equilibrio en lo que es absolutamente necesario y lo que se puede hacer.

Hace poco se aprobó la reforma a las regalías, ¿cómo queda el panorama de las regiones con eso?

Con eso cumplimos la promesa del Presidente que era devolverle los recursos a las regiones productoras, sin quitarle a las no lo son. Y eso se logró con un sistema que tenga poco gasto de funcionamiento, y promoviendo la descentralización. Logramos tener cerca de $16 billones en las regiones, con mucho menos burocracia.

¿Cómo está quedando el Presupuesto General de la Nación para el otro año?

Estamos teniendo el crecimiento de inversión más alto de un década. En ese presupuesto, que va alineado con el Conpes de reactivación, dice que se necesita un impulso vía gasto público para la economía, porque las empresas y los hogares no están tomando decisiones debido a la incertidumbre y aversión al riesgo. Insisto en eso porque una de las palancas, no todas, que tiene la economía colombiana debería ser un mayor gasto público.

¿No le preocupa la deuda por el mayor gasto?

En política económica los objetivos los compartimos todos. Desde el 2018 hemos sido responsables fiscalmente, pero en este momento el principal objetivo no puede ser resolver ese problema. Lo urgente es la pobreza de los hogares y la situación del mercado laboral. El 2021 debe ser el año de la reactivación.

¿Cómo impulsar el empleo para las mujeres?

El asunto de equidad del mercado laboral ha sido una preocupación desde que arrancamos el Gobierno. Un ejemplo de eso es que cuando diseñamos Ingreso Solidario, nosotros pusimos como condición que si en un hogar hay una mujer y un hombre, la transferencia va para ellas. Eso lo hicimos para la compensación del IVA y para Ingreso Solidario.

La razón es porque ellas tienen un mejor uso de esos recursos.
De hecho, eso lo discutimos en la Misión de Empleo y en las mesas que llevaron a este primer borrador del Conpes de reactivación.

María Camila González Olarte
Twitter: @CamilaGolarte

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido