Perspectiva de las industrias extractivas en Colombia

El gobierno Duque debe enfrentar el reto de fortalecer los alcances de las industrias extractivas fundamentales en la exportación: carbón y petróleo.

fracking

AFP

POR:
Portafolio
agosto 29 de 2019 - 04:26 p.m.
2019-08-29

Con el objeto de que la economía colombiana no llegue a quedarse por debajo de una cota de crecimiento económico de un 3 por ciento para fines de 2019, el gobierno del mandatario Duque debe enfrentar el reto de fortalecer, de expandir los alcances de las industrias extractivas fundamentales en la exportación: carbón y petróleo. La tarea no es simple y por otro lado representa notables riesgos en la conducción económica de mediano plazo.

No es tan simple, dado que hay disposiciones legales mediante las cuales, de ejecutarse proyectos extractivos en el territorio colombiano, se pide que sean las mismas comunidades afectadas las que se pronuncien. Allí nada está asegurado, como ya lo han demostrado las dificultades para que se protejan ecosistemas frágiles y muy importantes. Estos serían los casos de los humedales, de los páramos y en general de fuentes de agua, además de las dificultades para implementar las técnicas de “fracking”.

Tampoco el gobierno del mandatario Duque la tiene fácil en el Congreso, en ambas cámaras, en donde en el primer año de gobierno han sido más bien reducidas, las iniciativas de ley que se han podido aprobar. Aún más, dentro de su propio partido. El uribismo ha dado muestras de posiciones encontradas, contradictorias con el proyecto-país que entusiastamente presentó durante la contienda presidencial.

En cuanto a los riesgos de continuar con las operaciones extractivas como la médula de las exportaciones de Colombia, los riesgos son severos. Nadie niega la importancia de mantenerlas en el corto plazo, toda vez que se requiere del ingreso de divisas y de recursos que como manera de rentas legales muevan todo el aparataje productivo. Sin embargo, encauzar por esta vía al país, es dirigirlo a un proceso que se amplía y se profundiza en cuanto a la re-primarización de las exportaciones.

Se explica este fenómeno. Hubo un tiempo, desde la colonia, el Siglo XIX y los primeros 30 ó 40 años del Siglo XX, cuando las materias primas fueron la fuente por excelencia del origen de las divisas. Luego a partir más o menos de mediados del siglo pasado, las políticas económicas se dirigieron a la industrialización. Se trataba de ampliar los mercados internos en cuanto a demanda efectiva y mercados incluyentes o inclusivos.

Luego de la aplicación de las políticas basadas en postulados neo-clásicos y neoliberales, Colombia y otros países latinoamericanos se han volcado a acentuar las exportaciones, de nuevo en materias primas sin mayores valores agregados. Esa es la re-primarización de las exportaciones.

Con ello, los grandes riesgos consisten en estar a merced de cambiantes condiciones en los mercados internacionales como se evidenció con los altos precios de exportación de la primera década del Siglo XXI. Hubo revaluaciones de las monedas con lo cual la industria y la agricultura sufrieron procesos de desmantelamiento. En la actualidad, prevalecen condicionantes deficitarias tanto en las balanzas comerciales como en las cuentas corrientes de la balanza de pagos.

Giovanni E. Reyes, Ph.D. University of Pittsburgh/Harvard. Profesor Titular y Director de la Maestría en Dirección de la Universidad del Rosario.
Especial para Portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido