¿Plataformas como Uber causan más trancones en las ciudades?

Estudio dice que el rápido crecimiento de estas aplicaciones ha dado como resultado miles de millones de kilómetros adicionales en calles concurridas.

Uber

En Colombia existen 88.000 colombianos registrados en la plataforma de Uber como socios conductores.

Reuters

POR:
Portafolio
octubre 09 de 2018 - 02:47 p.m.
2018-10-09

La promesa de algunas aplicaciones de transporte de aliviar la congestión en las ciudades al prestar servicios compartidos y tener siempre un automóvil disponible para que los usuarios dejen sus carros en casa no estaría cumpliendo totalmente lo señalado. 

(Lea: Los trancones le cuestan al país unos 4 billones de pesos anuales)

En Nueva York (Estados Unidos) el resultado fue totalmente contrario. La demanda de los servicios de Uber, Lyft y Via Transportation hizo que muchas personas optaran por registrarse como socios conductores para monetizar esta revolución del transporte y hacer de este trabajo su principal medio de sustento, auge que tuvo como resultado el paso de 12.600 vehículos basados en aplicaciones en 2015 a 80.000 en 2018, según la Comisión de Taxis y Limusinas de la Ciudad de Nueva York.

(Lea: Tu Móvil, la ‘app’ colombiana que busca competirle a Uber)

Tal situación obligó al consejo de la ciudad a tomar acciones para ayudar a la movilidad, al fijar un límite a las licencias para nuevos vehículos de estas aplicaciones
, como parte de un amplio paquete de regulaciones destinado a reducir el tráfico, anunciado el pasado 8 de agosto.

Lo mismo sucede en Chicago y San Francisco, en donde las autoridades están a punto de optar por medidas debido a la congestión que causan estas aplicaciones en el tráfico de las ciudades.

(Lea: Nueva York fija límite a licencias para nuevos vehículos de Uber)

En Colombia, la situación en movilidad no es muy distinta a la de reconocidas ciudades mundiales. En Bogotá, por ejemplo, un estudio de la Secretaría de Movilidad sobre las velocidades de desplazamiento llegó a la conclusión de que la ciudad se mueve a una velocidad constante de 24 kilómetros por hora durante todo el día, es decir, que las horas pico y valle desaparecieron para dar paso a una congestión constante.

Bruce Schaller, consultor internacional en movilidad y experto en urbanismo, presentó en julio pasado un informe en el que muestra cómo los vehículos basados en aplicaciones aportan al tráfico de las ciudades de Estados Unidos. En el documento señala que en realidad el número de viajes compartidos que las personas deciden tomar son relativamente bajos (22 % en Lyft y 23% en Uber para Nueva York), que no sirve para reducir sustancialmente el número de kilómetros de conducción.

“El rápido crecimiento de estas aplicaciones ha dado como resultado miles de millones de kilómetros adicionales en las calles concurridas. Este crecimiento no se compensa con la reducción de la propiedad del carro, de hecho, la compra de automóviles está creciendo en todas las grandes ciudades de Estados Unidos”, sostiene el análisis de Schaller.

Para Darío Hidalgo, director de Práctica de Transporte del World Resources Institute (WRI) Ross Center para Ciudades Sustentables, es claro el efecto de estas aplicaciones en la congestión en ciudades de Estados Unidos y en algunas de Europa, pero en Colombia el impacto es poco.

“En el caso de Bogotá y otras ciudades colombianas el efecto es mucho menor. Las ciudades de nuestro país se siguen moviendo principalmente en transporte público como el taxi y Uber no supera el 5% de los viajes”, señala el experto.

Hidalgo además recalca que en la encuesta de 'Bogotá Como Vamos' el taxi es 3% del parque automotor, mientras que Uber y Cabify es 1%. “La congestión principal sigue siendo de los carros, no los taxis ni las plataformas”, dice.

De acuerdo con cifras proporcionadas por Uber, en el país existen 88.000 colombianos registrados en la plataforma como socios conductores, razón por la cual la compañía asegura que uno de sus retos seguirá siendo reducir la congestión vial y la contaminación de las ciudades moviendo a más gente con menos carros.

“Hace unos años, nuestros ingenieros en San Francisco notaron muchos viajes duplicados con un punto de origen y uno de destino muy similares (...) de esta manera convirtieron dos o hasta tres viajes separados en uno solo, y es por esto que nace la categoría UberPool, que llegó a Colombia en junio de 2016, la cual impulsamos fuertemente”, señala la tecnológica que está próxima a cumplir cinco años en el país.

Y agrega que “es bueno para los usuarios porque un viaje compartido es más barato, es atractivo para los socios conductores porque tendrán más usuarios en un solo trayecto y también para las ciudades debido a que estamos moviendo más gente en menos carros, reduciendo así el impacto en el medio ambiente”.

No obstante, Hidalgo aclara que si seguimos creciendo en ingreso como en la última década y el transporte público no mejora en calidad, las plataformas seguirán creciendo en uso.

“Por su conveniencia, percepción de seguridad y precio podemos esperar entonces que sigan creciendo y aumente su impacto negativo”, explica y agrega que otra opción es seguir los ejemplos de São Paulo y México, que las autorizaron pero con cobro para el Estado, una especie de impuesto por congestión a las plataformas, que también deberían pagar los carros.

En ese sentido, el arquitecto Pablo Sotomayor, del observatorio de Logística Movilidad y Territorio de la Universidad Nacional, sostiene que la congestión constante en Bogotá, por ejemplo, no obedece exclusivamente al uso de estas plataformas tecnológicas. “Ahora todas las vías están permanentemente ocupadas por vehículos de toda clase”, sostiene.

Sotomayor también dice que la situación de la movilidad se explica principalmente por el aumento del parque automotor, las operaciones de cargue y descargue en las vías y a que el sistema integrado de transporte está operando a tope.

“Una de las cosas que hay que entender es que Bogotá debería estar en la fase seis o siete de Transmilenio y tenemos un atraso de 12 años, es una cosa que hay que tener presente. La ciudad, además, con todos los inconvenientes del SITP ha mejorado un poco la movilidad con paraderos específicos, como debe ser”, puntualiza.

Siga bajando para encontrar más contenido