Polarización le pasaría factura al crecimiento de la economía

Gremios, analistas y el mismo gerente del BanRepública alertan por el coletazo que han generado varios factores en la recuperación del país.

Billetes

Esta es la primera vez que yo veo que no hay razones económicas fundamentales para explicar lo que pasa y es que la economía del país se frenó.

Archivo portafolio.co

POR:
Portafolio
mayo 21 de 2019 - 10:15 p.m.
2019-05-21

La economía global ha entrado en una incertidumbre desde hace varias semanas, de la cual Colombia no se logró escapar.

Aspectos externos, como la tensión comercial mundial, hacen parte del coctel de impacto negativo a las cifras del país, pero también estás factores internos, como la polarización política y los líos jurídicos, que aunque se cree que por tratarse de temas diferentes a la economía, no les son ajenos.

Varias son las fuentes que han coincidido en esta tesis, que tomó fuerza en las últimas semanas, cuando el Dane reveló que el crecimiento del producto interno bruto (PIB) del primer trimestre fue menor de lo proyectado por la mayoría de los analistas, pero también cuando Fedesarrollo comunicó que la confianza del consumidor volvió al terreno negativo.

(Lea: ‘Bajar tasas de interés podría reactivar la economía’: Andi

Según Luis Fernando Mejía, director del centro de estudios, “la confianza cayó fuertemente de una manera sorpresiva y, al mirar las cifras económicas del crecimiento en el primer trimestre (...) no pareciera haber razones económicas profundas que lo explicara. Por eso, hemos sugerido como hipótesis de esta caída las discusiones del Plan Nacional de Desarrollo, que tuvo algunos artículos polémicos, pero también los debates de las objeciones a la ley de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP)”.

Estos últimos, según Mejía, fueron largos y profundos, pudieron afectar la confianza de los consumidores, no obstante, cree que la caída del indicador “es un evento transitorio, y en el próximo mes y de ahí en adelante, de acuerdo con datos que vemos de indicadores coincidentes, debería tener una mejora”.

(Lea: Para la Ocde, la economía colombiana sí cumplirá la meta en 2019

Algo diferente opinó el gerente del Banco de la República, Juan José Echavarría, quien aseguró que los hechos ocurridos en materia política y judicial, durante los últimos meses, le han pasado factura a la recuperación de la economía nacional.

“La polarización política no es buena para el crecimiento del país. Los consumidores y los inversionistas se asustan”, aseguró el directivo del Emisor, luego de presentar el informe de inflación del año.

(Lea: ¿Por qué la economía del país no despegó al ritmo esperado?

Sin embargo, horas después fue más allá. En entrevista con W Radio, Echavarría indicó que “esta es la primera vez que yo veo que no hay razones económicas fundamentales para explicar lo que pasa y es que la economía se frenó. Esperábamos que el PIB creciera 3,2% en el primer trimestre, y creció 2,3%, cuando se quita la estacionalidad, y uno ve sectores como la construcción y la agricultura muy parados. Repito, es muy difícil de explicar lo que pasa, y me temo que en parte tiene que ver con la polarización del país; la inversión que venía creciendo, ahora se quedó en cero, y yo lo que sospecho es que la polarización es un factor que está afectando la tasa de cambio, el crecimiento, la inversión, etc”.

SEÑALES AGRIDULCES

Esta opinión fue en parte compartida por Sergio Clavijo, presidente de Anif, quien, en un reporte reciente, agregó que aspectos como el debilitamiento de la seguridad urbana y el “elevado grado de impunidad judicial colombiano” no han ayudado a tranquilizar a los ciudadanos.

Lo anterior, según el directivo, ha generado que el país no haya logrado aprovechar el dividendo de la paz: “Decíamos que solo a la vuelta de unos cinco años Colombia estaría acelerando su crecimiento del PIB-real en cerca del 0,5% - 1% por año. Infortunadamente, vemos que dicho potencial ha caído del 4% anual hacia un 3% y, de hecho, el crecimiento promedio del último quinquenio ha sido de solo un 2,7% anual”.

Sumado a lo anterior, el presidente de Anif alertó que “si en la evaluación de dicha Regla (Fiscal) de abril de 2020, el Comité Consultivo concluye que la ‘nueva cláusula’ de escape tiene que ver con la carencia de recursos para el pos-conflicto, seguramente Colombia enfrentará rápidamente la pérdida de su grado de inversión”.

Si bien esta visión es quizá una de las más pesimistas que se oyen por estos días, ayer un informe de la Andi confirmó que las diferencias políticas internas, la tensión global y la incertidumbre de impuestos siguen siendo ‘palos en la rueda’ para mejorar el desempeño económico nacional.

En su más reciente Encuesta de Opinión Industrial Conjunta, el gremio de los empresarios informó que el top 5 de factores desfavorables que inciden sobre la confianza del inversionista están la legislación tributaria, la incertidumbre jurídica y normativa; la incertidumbre política y económica, y la situación de orden público (incluyendo la inseguridad y los paros).

De hecho, estos factores están por encima de la fluctuación de la tasa de cambio, que por estos días inquieta a los expertos, por cuenta de sus altos niveles en el país, e incluso de otros temas como el desempleo, la alta competencia y los elevados costos en el país.

El coletazo de la polarización también se ha visto reflejada como una dificultad para el desarrollo de proyectos de inversión productiva, al ocupar el quinto lugar de líos que tienen los empresarios para llevar a cabo sus planes de formación de capital, aspecto que solo fue superado por la falta de disponibilidad de capital, el déficit de demanda, la tasa de cambio y los altos costos.

Siga bajando para encontrar más contenido