¿Por qué América Latina necesita un estándar común para los pagos?

La tecnología Código QR es fácil de adoptar y puede ayudar a llegar a pequeños comercios con una tecnología segura y costo eficiente.

Pago electrónico

Es clave que el ecosistema de pagos opere con una experiencia de usuario consistente para consumidores y comercios.

iStock

POR:
Portafolio
diciembre 06 de 2018 - 10:23 p.m.
2018-12-06

El papel más importante que desempeñan los pagos electrónicos en cualquier economía es la eliminación del efectivo y su efecto inmediato en la inclusión de millones de personas alrededor del mundo en el espacio digital. El efectivo es un mecanismo costoso para el desarrollo del comercio, ya que, según estimados de Visa, les cuesta a los países cerca de un 1,5% a un 3% de su producto interno bruto.

En América Latina y el Caribe la penetración de las soluciones de pago es alta; de hecho, una de las más altas penetraciones de las plataformas de redes sociales y mensajería, y también se cuenta con una penetración muy significativa de teléfonos móviles inteligentes, según múltiples estadísticas de “WeAreSocial”, una compañía de investigación radicada en Nueva York.

Todas estas condiciones pueden contribuir a acelerar la inclusión financiera y digital en la región si los reguladores y otras partes interesadas pueden trabajar unidos para desarrollar un estándar común y seguro que permita expandir la aceptación sin terminales.

(Lea: Dinero en efectivo se resiste a desaparecer

Esta es una oportunidad de esas que solo se dan una vez en la vida para que los países de América Latina hagan lo más correcto. La tecnología Código QR (código de respuesta rápida) es un estándar fácil de adoptar y puede ayudar a la industria a llegar a los pequeños comercios con una tecnología segura y costo eficiente. “QR Code” es también una codificación conforme con ISO 18004 que permite visualizar datos.

El Estándar QR le proporcionará a la industria de pagos un entendimiento básico interoperable para la interacción y, al igual que cualquier otro estándar internacional, los códigos QR interoperables desempeñarán un papel importante en la economía.

Un mercado con múltiples estándares ‘caseros’ estará abierto a vulnerabilidades tanto para los comercios como para los consumidores. Una sola violación de seguridad será suficiente para que los consumidores pierdan la confianza en una tecnología que tiene un gran potencial para los países de nuestra región.

(Lea: Uso de medios de pago electrónicos podría aumentar el PIB en un 2,8%

Colectivamente necesitamos evitar el surtimiento de múltiples códigos QR que operen bajo sus propios conceptos y mecanismos de seguridad. Es importante que el ecosistema de pagos opere con una experiencia de usuario consistente para consumidores y comercios. Y este es el momento más idóneo para que América Latina asegure que el potencial de la tecnología QR no se vea limitado debido a problemas de compatibilidad.

Este año EMVCo, una organización que apoya la interoperabilidad global de pagos, introdujo las especificaciones del uso de los códigos QR para fines de pago. Las áreas foco de EMVCo son los códigos QR presentados por el consumidor y los códigos QR presentados por el comercio. La organización también ha desarrollado otros estándares globales de pago interoperables, incluyendo las tecnologías de chip, sin contacto, tokenización y muchas otras.

EMVCo publicó dos especificaciones que cubren ambos casos de uso de los códigos QR. En el caso de los códigos QR presentados por el consumidor, el usuario despliega el código en su dispositivo móvil y el comercio usa un escaneador para leer el código QR que contiene las credenciales de pago de ese usuario.

En el caso de los códigos QR presentados por el comercio, el comercio despliega el código QR y, a su vez, el consumidor usa su dispositivo móvil para leer el código, capturar la información del comercio y completar el pago. Esta es una solución efectiva para asegurar la interoperabilidad global y está a disposición de todos para su adopción.

Los pagos en efectivo aún prevalecen en América Latina y el Caribe y reducir el número de transacciones que se realizan en efectivo conlleva grandes beneficios sociales y económicos para toda nación. No hay necesidad de superponer tecnologías y regresar a soluciones cerradas; nos acechan competidores que están proporcionando mejores experiencias de usuario con estándares sólidos. Países como India, Argentina, Hong Kong, Tailandia y Singapur ya han adoptado este estándar global.

Rubén Salazar Genovez
Especial para Portafolio
​Vicepresidente Senior, Productos e Innovación para Visa America Latina y el Caribe

Siga bajando para encontrar más contenido