Portuguesa busca contratos de electricidad a largo plazo

Está en la tarea de garantizar convenios de energía eléctrica a terceros. Busca sacarle mayor provecho a los proyectos ‘Alpha’ y ‘Beta’.

Parque eólico

Los parques eólicos Alpha, cuya capacidad instalada será de 212 Mw, y Beta con 280 Mw, está ubicados en La Guajira.

EFE

POR:
Portafolio
febrero 04 de 2020 - 10:00 p.m.
2020-02-04

Energías de Portugal Renovables (EDPR), filial de Energías de Portugal (EDP), que lleva cerca de un año con presencia en Colombia, definitivamente llegó para quedarse.

(Lea: El Gobierno alista plan para la expansión de energía eléctrica)

Solo basta con recordar que entró con pie derecho y por la puerta grande al mercado nacional tras hacerse en la subasta de contratos de largo plazo con dos concesiones, cada una de 20 años de duración, para entregarle energía eléctrica al territorio nacional a través de sendos parques eólicos, a partir del 2022.

(Lea: ‘Seguiremos usando petróleo y gas natural durante muchos años’)

“Colombia es un país atractivo para la inversión por sus recursos eólicos y solares, así como por la visibilidad en su legislación en el largo plazo. Por todo ello, EDPR tiene grandes planes de desarrollo en esta Nación”, aseveró João Manso Neto, CEO de la multinacional portuguesa.

(Lea: ‘Carbón, ficha clave en la generación de energía’)

Por esta razón, la firma quiere ir más allá, no solo para afianzarse, sino también para seguir pisando fuerte en el negocio de las renovables, y lo que busca ahora es garantizar contratos de compraventa de electricidad a largo plazo con terceros.

“Dado el sólido fundamento del mercado colombiano, EDPR continuará buscando activamente nuevas oportunidades en energía eólica, fotovoltaica y almacenamiento que eventualmente solidificarán su posicionamiento en el país”, subrayó Manso Neto.

Los contratos de concesión, con los cuales entregará la corriente al país, son desde los parques eólicos Alpha –cuya capacidad instalada será de 212 megavatios (Mw)– y Beta con 280 Mw, y que los técnicos de la empresa está desarrollando actualmente en el departamentos de La Guajira, y cuya producción comercial está prevista para finales del 2022.

Pero para sacarle el mayor provecho posible a las citadas infraestructuras, EDPR entraría como oferente para garantizar contratos de compraventa de electricidad a largo plazo con terceros (denominados PPA), para vender la electricidad producida por ambos parques.

La construcción de estos había sido anunciada por la empresa portuguesa en marzo del año pasado, y desde entonces Colombia se convirtió en su decimocuarto mercado.

“Dentro del proceso para desarrollar estas dos instalaciones, actualmente en una etapa avanzada, EDPR se ha comprometido con la comunidad indígena local, que se beneficiará del impacto socioeconómico positivo de los parques eólicos en la región (Maicao, La Guajira)”, señaló la multinacional portuguesa en un comunicado.

Y a renglón seguido señaló que “con estos proyectos, EDPR aumenta su huella mundial al ingresar a un nuevo mercado con una creciente demanda de energía, recursos eólicos sólidos y desarrollo sostenible de fuentes de energía renovables.

Colombia actuará como el punto focal para la consolidación del negocio en América Latina, donde la compañía tiene la intención de seguir creciendo como parte de su estrategia de estudiar oportunidades mundiales, mientras desarrolla proyectos rentables de energía eólica y fotovoltaica en países con un bajo perfil de riesgo y regulaciones que brinden estabilidad”.

La citada multinacional ya tiene presencia en Brasil y México, y quiere seguir creciendo su operación en el continente, al sumar las tareas que viene desarrollando en Canada y Estados Unidos.

Pero no solo esta empresa es protagonista del sector eléctrico del país. El año pasado, Energías de Portugal sonó como fuerte candidata para quedarse con una buena tajada de la Electrificadora del Caribe (Electricaribe).

La intención era llegar a un acuerdo, teniendo como pretexto que la gigante China Three Gorges posee un 23% de la compañía portuguesa.

Con su entrada al mercado de Colombia, la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, subrayó que esta era una muestra de la confianza de los inversionistas en el país. En el mismo sentido, la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica (Acolgen), afirmó que es un buen comienzo los dos contratos con cerca de 500 Mw de capacidad.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido