Presupuesto 2020: el margen de maniobra será mínimo

El proyecto de rentas y gastos fue radicado ayer, con un alza de 5% frente al aprobado para 2019. 

Billetes

Archivo

POR:
Portafolio
julio 29 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-07-29

Con la radicación en el Congreso de la ley del Presupuesto General de la Nación (PGN) 2020, comenzó ayer la contrarreloj anual para su aprobación en el Congreso.

(Lea: Presupuesto General de la Nación 2020 privilegiará el gasto social)

Para el próximo año, el Gobierno propone un PGN total de $271,7 billones, lo que indica que crecería un 5% frente al aprobado para el 2019, cuando fue de $259 billones.

(Lea: Agitada agenda económica del Congreso en el segundo semestre)

Según el Ministerio de Hacienda, los recursos necesarios se conseguirán a través de ingresos de la Nación por $254,4 billones, y otros $17,3 billones con recursos propios de las entidades descentralizadas del orden nacional.

Según el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, “se trata de un presupuesto austero; nos gustaría tener mucha más plata, pero la que hay la vamos a usar de la mejor manera. Además, vamos a movernos en dirección al programa de Gobierno del presidente Iván Duque; y este es un proceso que tiene las fechas muy claras”.

De acuerdo con el documento radicado, la mayor parte de los recursos del 2020 irán a las transferencias que se hacen para las regiones, que ascienden a $126,1 billones y están representadas, en gran medida, por el Sistema General de Participaciones ($43,8 billones) y el pago de mesadas pensionales ($43,2 billones).

En total, serían $172 billones los que se destinarían para funcionamiento, en tanto que se harían pagos al servicio de deuda por cerca de $60 billones, y finalmente, irían $40,3 billones para la inversión.

“El mensaje es que cumplimos todas las reglas y todos los mandatos (...) y el poco margen de maniobra que tenemos lo destinamos a los proyectos prioritarios para este Gobierno”, añadió el Ministro.

Ahora, si se mira por sectores, el ‘top’ 3 se mantiene como en los últimos años: el primer lugar es para educación, que tendría un presupuesto de $43,1 billones, seguido de salud, con $31,8 billones y trabajo, con $31,5 billones.


Al detallar las variaciones, los rubros que más crecerían frente al PGN del 2019 serían Interior (23%), Justicia (16,2%), trabajo (10,4%) y Hacienda (10%). En contraste, los que verían las caídas más fuertes en sus asignaciones serían minas y energía (-37,8% a $2,9 billones), Agricultura (-27,1% a %$1,7 billones) y transporte (-7% a $7,5 billones).

Claves para el 2020
En general, la financiación de todo el PGN se basará en $160 billones que provendrán de ingresos corrientes, $81,2 billones más que llegarán de recursos de capital, $11,5 billones de fondos especiales y finalmente $2,2 billones de rentas parafiscales, que en total suman $254 billones de ingresos del Gobierno General. Estos se sumarán a los $17,3 billones que entregarán los establecimientos públicos el próximo año.

Las asignaciones tienen un telón de fondo en el cual el Gobierno aspira que el PIB se expanda 3,6% este año; 4% en 2020; 4,2% en 2021 y 4,4% en 2022. Además, plantea que la inflación este año termine en 3,2% y en 2020 lo hará en 3%, logrando la meta del Banco de la República.

Asimismo, “se estima que los precios del petróleo no volverán a los niveles de largo plazo pronosticados años atrás, sino que se mantendrán en niveles similares a los proyectados así: US$65,5 en 2019; US$67,5 en 2020 y US$70 a partir de 2021”.

De otro lado, el Gobierno le hizo un llamado particular al Congreso en esta ley en lo relativo al gasto inflexible que tiene Colombia, es decir, aquel que, por derecha, ya está comprometido. “Queremos llamar la atención sobre un asunto respecto al cual hemos expresado ya nuestra preocupación, y que tendremos que abordar con diligencia. Se trata de las rigideces que caracterizan nuestra estructura presupuestal”, dijo el Ejecutivo en el texto radicado.

Y agregó: “Creemos que ha llegado el momento de abordar con seriedad este asunto, y promover los cambios que se requieran para devolverle a la política fiscal su capacidad de orientar los recursos del Estado hacia los mejores fines y a la obtención de los resultados más eficientes”.

De igual forma, el Minhacienda plantea tres soluciones complementarias para que las rentas del país sigan aumentando a corto y mediano plazo: los efectos de la Ley de Financiamiento sobre la inversión y el crecimiento, la implementación de la factura electrónica y el plan de enajenaciones de aquí al 2022.

Paralelamente, se plantea un apretón del cinturón importante, llevando a que el gasto público pase de 16% este año a 14,7% en el 2030, con ajustes que a partir de 2021 no excedan 0,2 puntos porcentuales del PIB.

“Este ajuste está soportado en una mayor eficiencia en la asignación del gasto, gracias a mejores herramientas para la focalización de subsidios, como la implementación del Sisbén IV, una reducción del tamaño del Estado, menores costos financieros para la Nación por cuenta de la sustitución de pasivos costosos, entre otros”, concluyó el Ejecutivo.

ASÍ SERÍA EL RECAUDO DE IMPUESTOS EN EL 2020

El recaudo tributario total llegaría a $158,5 billones, es decir, 6,8% más que en el 2019.

El 4x1.000 (gravamen a movimientos financieros) le dejaría al país, en el 2020, $8,7 billones.

En tanto que los de la actividad externa le darían cerca de 26,5 billones.
En general, los impuestos de actividad interna le dejarían al Gobierno $132 billones el próximo año.

De estos, la mayor parte provendrían del impuesto de renta, que recaudaría unos $70 billones, tanto por personas naturales como jurídicas.

Seguido estaría el IVA, que le representaría a la Nación $47 billones.

Finalmente, los ingresos no tributarios serían de $844.000 millones.

Siga bajando para encontrar más contenido