Prevén deserción de hasta el 25% en universidades del país

De acuerdo con Ascun, el impacto podría extenderse hasta el 2022. Diversas posturas de las instituciones frente a los alivios.

Universitarios

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
mayo 12 de 2020 - 09:57 p. m.
2020-05-12

Como consecuencia del golpe económico que ya se siente con la pandemia, se prevé que para la segunda mitad del año muchas familias no cuenten con los recursos para asumir las matriculas universitarias.

(Las universidades que más favorecen la empleabilidad de sus egresados). 

En este sentido, de acuerdo con la Asociación Colombiana de Universidades (Ascun) el cálculo de deserción para el segundo semestre, estaría entre un 23% y 25%. El gremio manifiesta además que este fenómeno podría mantenerse sobre el 2021 en un 20% y en un 18% en el 2022.

A 2018 había en Colombia 2.408.041 estudiantes en la educación superior, según las cifras del Ministerio de Educación, de los cuales el 80,5% se encontraban estudiando bajo la modalidad presencial.

Hoy, ante la imposibilidad de la asistencia, la educación se ha visto forzada incursionar en un modelo virtual lo que a su vez supone desafíos, uno de ellos, precisamente, relacionado con el valor de las matrículas.

(Universidades, tras tecnologías que aporten orden y eficiencia). 


“Yo estimo que podemos tener hasta un 30% de caídas en las inscripciones porque hay cosas que salen del control de las instituciones como el empleo de la gente. Esto no lo podemos controlar por más que ayudemos a la población”, asegura José Leonardo Valencia, rector del Areandina. Esta universidad ya cuenta con descuentos mínimos del 20% en las matrículas de cualquier modalidad, rubro que incrementa hasta un 40% para estudiantes que hagan parte de grupos deportivos y culturales.

Como consecuencia, Oscar Domínguez González, director Ejecutivo de Ascun manifiesta que es urgente unir los esfuerzos de familias, universidades y Gobierno para garantizar que los estudiantes puedan acceder a la educación.

A lo que se suma Alejandra Sánchez, representante de la Asociación Colombiana de Educación Superior (Acrees), quien expone que el Gobierno puede ayudar a mejorar la liquidez de las universidades para darles un mayor margen de maniobra, a través de la suspensión de las cuotas que tienen con Findeter o el congelamiento del cobro del IVA durante un año, “un valor aproximado a los $30.000 millones”, dice.

LOS ALIVIOS 

De acuerdo con un estudio del Laboratorio de Economía de la Educación de la Universidad Javeriana, hay 360 Instituciones de Educación Superior (IES) en el país y 13.555 programas académicos activos. “En promedio, entre el 2007 y el 2018, el 42% de los estudiantes que se inscribieron en IES oficiales fueron admitidos. En el caso de las IES privadas, fue el 79%”.

Sin embargo la cifra de inscritos, como se mencionó anteriormente, tendrá una significativa reducción por lo que las universidades han venido implementando estrategias.

“Desde que inició esta situación, la decisión fue tener en el foco de nuestras acciones a los estudiantes, por eso decidimos dar un descuento del 30% a todos los alumnos nuevos y antiguos de pregrado y posgrado”,
aseguró César Guerra Arroyave, rector de la Universidad de Medellín.

Otra de las instituciones que hizo anuncios tempranos referentes al pago de matrículas, fue la Universidad Externado con reducciones de hasta el 15%.

En el caso de la Javeriana de Bogotá el descuento se fijó en un 5% , pero las directivas refuerzan la necesidad de volver a la presencialidad. “La Universidad ha formulado diversos escenarios orientados a un retorno gradual y seguro después del 31 de mayo de acuerdo con exigentes protocolos”, destacó Luis Prieto, vicerrector académico.

Entre tanto, y aunque no hay pronunciamientos frente a matrículas, las ayudas de instituciones como la Universidad del Norte en Barranquilla y el Rosario en Bogotá, se enfocan en otros alivios para la comunidad estudiantil. En el primer caso, el 70% de los estudiantes cuenta con apoyo financiero y se habilitaron canales para la atención de casos particulares, mientras que en el segundo, Alejandro Cheyne, rector de la institución destacó que “hemos creado nuevas formas de apoyo a los estudiantes en esta coyuntura como son subsidios de alimentación y entrega de computadores para los hogares que lo necesiten”.

Finalmente, la Pontifica Bolivariana de Bucaramanga, estudia la implementación de unos bonos solidarios para sus estudiantes.

LAS INSTITUCIONES SOLICITAN APOYO 

La semana pasada en una carta dirigida al Gobierno, algunas universidades como la Central, la Jorge Tadeo Lozano, la Pontificia Bolivariana, la Universidad de Boyacá, la Fundación Universidad de América, la Universidad Autónoma de Manizales y la Universidad Libre, entre otras, solicitaron medidas urgentes para la educación superior como la extensión de los pagos de capital a Findeter y la ampliación de los cupos del Icetex.

Argumentan que la deserción podría ser del 50% y que hay instituciones que no cuentan con el músculo financiero para sostenerse durante la crisis.

María Camila Pérez Godoy

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido