'Prima extra que el Congreso tramita para trabajadores es un engaño'

Asociación Nacional de Instituciones Financieras advierte que es una mala propuesta, dado que el aumento se perdería en seis meses por la inflación.

Sergio Clavijo, presidente de la Anif.

Sergio Clavijo, presidente de la Anif.

Archivo particular

POR:
Portafolio
noviembre 21 de 2018 - 01:13 p.m.
2018-11-21

La propuesta de una prima extralegal para cerca de 5,4 millones de trabajadores que devengan hasta tres salarios mínimos y que ya fue aprobada en primer debate por la Comisión Séptima del Senado, es vista como un "engaño" por la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF).

(Lea: Salario mínimo de los sindicalizados es 19% mayor al promedio nacional)

De acuerdo con Sergio Clavijo, director de la ANIF, es una mala propuesta dado que en estos momentos el país está tratando de contener el ímpetu inflacionario, que podría provenir de la presión de los precios del petróleo y una mayor devaluación del peso.

(Lea: Los efectos (negativos y positivos) del aumento del salario mínimo)

La mejor fórmula para reajustar el salario mínimo es restituirles a los trabajadores la pérdida del poder adquisitivo por la inflación durante el año, en este caso estaría alrededor del 3,5%, y premiar la productividad laboral. Entonces, la recomendación es un ajuste del salario mínimo del 4%, sostuvo.

Y agregó: “No engañen a los trabajadores diciéndoles que les van a dar 10%, que adicionalmente se va a perder en una mayor inflación y va a generar más desempleo”. Para Clavijo, la iniciativa del expresidente y ahora senador Álvaro Uribe es fuego amigo, dado que no es el momento para pensar en esos términos.

Por otro lado, el dirigente señaló que dentro de la iniciativa de ley de financiamiento hay propuestas técnicas de carácter tributario correctas, como por ejemplo, descontar la porción del IVA del componente de maquinaria importada.

No obstante, Clavijo anota que preocupa la forma en cómo se sustituyen los 0,6 puntos del PIB que se dejan de percibir con esa iniciativa. “No han salido todavía las propuestas que traten de movernos a un mundo más técnico, pero que al mismo tiempo no se caiga el recaudo”, precisó.

Del mismo modo, comentó que el 4x1.000 es un ejemplo de un mal tributo que debería estarse desmontado y pensar en ampliarlo sería una “pésima idea” por las consecuencias que acarrea en la informalidad.

“Eso termina drenando el recaudo en el IVA y en el imporenta. Así el rubro del 4X1.000, que si mañana se llama 5X1.000, te da la ilusión de tiene mayor recaudo, esas es una visión un poco miope porque esto generaría mayor informalidad”, precisó.

Sobre el IVA en la ley de financiamiento, Clavijo precisó que le propuesta de la Anif era tomar una serie de partidas que están al 0% y al 5% y llevarlas al 19%, pero sin incrementar el 30% de la canasta que ahora está exenta.

“La recomendación para el Congreso y la administración Duque, que afortunadamente está en una actitud de escuchar y permitir modificar su propuesta inicial, es que nos parece bien, por ejemplo, que si no se puede gravar la totalidad de la canasta se sustituta el mayor recaudo a través del tema de dividendos o el gravamen a las pensiones altas, que solo compromete el 2% de los pensionados”, precisó, al tiempo que puntualizó que eso habla de progresividad y de allegar más recursos en un momento en el que el recaudo está estancado en 13,5% puntos del PIB.

Finalmente, detalló que las cuentas de la Anif sobre la iniciativa de financiamiento es que para el tercer y cuarto año de su aplicación el déficit sería del 0,1%  y de 0,7%, respectivamente.

“Eso se da básicamente cuando se junta la idea de bajar el IVA de la tasa general del 19% al 17%, que afortunadamente se está repensando eso en el Congreso, y una inapropiada reducción de la tasa corporativa del 33 al 30, que es innecesaria” concluyó.


Pedro Vargas Núñez
Editor Portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido