Primera venta de certificados de carbono para el Pacífico

El Grupo Prodeco oficializó el proceso de transacción de 40.000 bonos con grupos
étnicos de la región.

Chocó

La compra-venta de certificados de carbono beneficiará a 19 consejos comunitarios y a un resguardo indígena del Chocó.

Archivo particular

POR:
Portafolio
diciembre 16 de 2018 - 08:51 p.m.
2018-12-16

Las selvas del Chocó, consideradas el segundo pulmón del país, recibirán un segundo ‘tanque de oxígeno’ que les permitirá por mucho tiempo respirar el aire necesario para mantener intactos sus ecosistemas.

La razón, el Grupo Prodeco oficializó la compraventa de 40.000 certificados de carbono en conjunto con el Fondo Acción, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés) y REDD+ Pacífico, beneficiando e incentivando comunidades que habitan el citado litoral a conservar bosques y evitar la deforestación.

(Achiote chocoano se alista para dar el salto al exterior). 

Esta iniciativa parte de una alternativa que ofrece el Gobierno Nacional frente al impuesto al carbono, mediante la implementación de medidas que permitan compensar las emisiones generadas a partir de combustibles fósiles líquidos como el diésel y la gasolina.

“Vimos la oportunidad de generar carbón-neutralidad para nuestra operación (…). Realizamos la compra de estos certificados de reducción de emisiones con el portafolio REDD+ Pacífico, que se generan por el compromiso que han hecho las comunidades del Pacífico de conservar y restaurar los bosques”, explicó Sergio Petro, gerente Socioambiental del Grupo Prodeco.

DESARROLLO PARA LA COMUNIDAD 

Los fondos destinados a estos certificados son invertidos en el desarrollo de la comunidad, en proyectos productivos y en fortalecimiento comunitario.

De hecho, es la primera vez en el país que esta compraventa se hace directamente con la comunidad.

“Las comunidades vulnerables tienen incentivos por conservar los bosques, a la vez que la empresa compensa sus emisiones de carbono, a través de una práctica innovadora en el país que va dirigida a mitigar el cambio climático”, señala un comunicado de ese grupo empresarial.

Así, los compromisos de conservación son certificados por organismos internacionales, a través de monitoreos forestales e imágenes satelitales que garantizan la implementación de los proyectos medioambientales.

(Campesinos le ponen color a la minería ilegal en el Chocó). 


De acuerdo con el Grupo, la inversión potencial de este proyecto es de aproximadamente US$3 millones. Y los primeros 40.000 certificados corresponden a uno de los 9 proyectos con 20 comunidades que esta alianza busca beneficiar.

CON BENEFICIO A OTRAS ZONAS 

Aunque esta iniciativa comienza en colaboración con comunidades del Chocó, el Grupo Prodeco espera poder expandir la inversión y la compraventa de estos certificados, tanto en el Pacífico como en la región de la costa Caribe colombiana.

“Hasta el momento, son pocos los proyectos adaptados y certificados para entrar en la dinámica de los certificados de carbono, y Prodeco espera que más iniciativas de la comunidad en la región puedan sumarse a todo el potencial de inversión que ofrece la empresa”, precisó Petro.

Cabe recordar que con la compra-venta de los certificados de carbono se busca neutralizar las emisiones de CO2 en los procesos operativos de las organizaciones y –de paso– desarrollar reinversiones por parte de las empresas en las comunidades donde tienen su impacto.

COMIENZO DEL PROCESO 

Los primeros pasos para el proceso se comenzaron a dar el 21 de abril del presente año, con la presencia del entonces presidente de la República Juan Manuel Santos, y el embajador de los Estados Unidos en Colombia, Kevin Whitaker. En ese momento, el Grupo Prodeco firmó el primer acuerdo de compra multianual de certificados de carbono que tiene lugar en el país.

“El acuerdo es entre Prodeco y 20 comunidades etno-territoriales de la región del Pacífico de Colombia, representadas por la ONG Fondo Acción, a través del proyecto REDD +, una iniciativa global para compensar las emisiones de carbono, financiada por la Usaid y respaldada por el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible”, resalta otro comunicado.

A renglón seguido, el texto indica que “para Prodeco, el departamento de Cesar es muy importante, razón por la cual estamos implementando una estrategia integral de sostenibilidad en el territorio que incluye programas sociales, ambientales y de derechos humanos centrados en el desarrollo sostenible y la paz territorial”.

Una vez oficializado el acuerdo, voceros de Prodeco afirmaron que con el convenio se busca compensar las emisiones de carbono y contribuir directamente a la estrategia de mitigación del cambio climático del gobierno colombiano para la conservación de 700.000 hectáreas de bosques naturales.

Además, beneficiará a 10.000 familias pertenecientes a 19 consejos comunitarios y a un resguardo indígena, ya que se evitará la emisión 2 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera.

“Estos proyectos se encuentran distribuidos a lo largo de la costa pacífica y juntos representan la fuente más grande de certificados de carbono domésticos que estarán disponibles para la venta en los próximos años. Son unos de los pocos proyectos que estarán listos para ser verificados y emitir certificados en el 2018”, explicó Lawrence Sacks, director de la Misión de Usaid en Colombia.

Estas emisiones compensarán las generadas por el diésel y otros combustibles utilizados por Prodeco en sus operaciones mineras y de transporte de carbón en Cesar y Magdalena.

CERTIFICADOS DE CARBONO 

La venta de certificados de carbono elegibles en el marco del Decreto 926 del 2017 (para la no causación del impuesto al carbono) tiene como fin reducir las emisiones de CO2 evitando la deforestación y la degradación de los bosques. La no causación del impuesto al carbono abre la ventana para que los certificados de carbono se puedan utilizar con un doble beneficio de mitigación y de apoyo a las comunidades. Para voceros del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, los recursos serán utilizados en la financiación de proyectos sostenibles, trabajando directamente con las comunidades, y que beneficie su desarrollo social y cultural.

Siga bajando para encontrar más contenido