Primeros preacuerdos le dan un giro a ley de financiamiento

El IVA se quedaría en 19% y no gravarían los alimentos básicos de la canasta. Además, impuesto a dividendos se empezaría a pagar desde $10,2 millones.

Minhacienda

Mañana habrá un nuevo debate a la ley de financiamiento en las comisiones económicas conjuntas del Congreso.

Minhacienda

POR:
Portafolio
noviembre 19 de 2018 - 09:00 p.m.
2018-11-19

La ley de financiamiento comenzó ayer su ‘peluqueada’ oficial, de cara al próximo debate en las comisiones económicas conjuntas, y uno de sus platos fuertes consistió en incluir un mayor impuesto a los dividendos de personas naturales.

(Lea: Inicia maratón para aprobar proyecto tributario de Duque)

El Minhacienda y los ponentes de este proyecto le dieron ‘humo blanco’ al aumento de la base gravable de este tributo, al igual que a las tarifas que se pagan por dichos ingresos.
Hoy en día, las personas que reciben más de $20’562.000 anuales por los réditos que tienen de acciones y participaciones, pagan una tarifa de 5%, en tanto que la de 10% la cancelan aquellos que reciben desde $34’270.000.

La nueva propuesta, que presentó el mismo ministro Alberto Carrasquilla y que tuvo el visto bueno de ponentes y coordinadores, consiste en empezar a gravar los dividendos de personas naturales anuales de entre $10,2 millones y $20,5 millones, los cuales pagarían una tarifa de 10%, en tanto que de esta última cifra en adelante, el pago sería de 15%.

A esta idea se sumarían otras hoy, cuando se reunirán de nuevo los ponentes y el Minhacienda, de modo que mañana se pueda presentar un esbozo completo a las comisiones económicas conjuntas, que también se encontrarán con un remezón en el impuesto al valor agregado (IVA).

EL IVA YA NO VA
Ayer mismo se concluyó que la extensión del IVA a la canasta familiar ya no va. De hecho, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, dio su brazo a torcer en este punto y optó por subir este impuesto, no al 80% de los productos, sino al 60%.

En plata blanca, esto deja al Gobierno buscando aproximadamente $8 billones que no le entrarán por cuenta de este acuerdo. Para resolver esta situación, en la reunión, los ponentes del proyecto le presentaron al Gobierno 28 propuestas, para conseguir los recursos que ya no tendrá al no aumentar el impuesto a las ventas, y el Ejecutivo se comprometió a buscarles la viabilidad.

Katherine Miranda, representante de la Alianza Verde y una de las ponentes, aseguró que entre las ideas de otros parlamentarios estuvo –por ejemplo– gravar la carne, pescado y pollo congelados con 19%, y dejar exentos esos mismos productos cuando se vendan frescos. No obstante, esto no cayó bien en las bancadas, y, en definitiva, todos los bienes y servicios básicos quedarán sin este gravamen, tal y como afirmó otro de los ponentes.

El Gobierno, por su parte, –a cambio de no tocar la canasta–, aseguró que la tarifa general del IVA tendría que mantenerse en 19%, dejando excluidos, entre otros, el transporte de carga, y los bienes previamente mencionados.

Sobre esto, la representante de la Alianza Verde indicó que la idea va de la mano de que “el Ministro ya cedió en lo más básico de no ponerles impuestos a cosas como el agua, los huevos, las frutas y verduras, los vehículos eléctricos y las viviendas usadas, pero ahora la tarea es conseguir los recursos por otro lado”.

SE REPITE LA HISTORIA
Precisamente, por lo anterior, e igual a como pasó hace dos años –con la anterior reforma tributaria y la ley de licores– el Minhacienda sacó de la manga otra propuesta: ponerles una sobretasa a las bebidas azucaradas y a la cerveza, las cuales, en su momento, no pasaron en el Congreso.

Con relación a las primeras, otro ponente que pidió no revelar su nombre, indicó que hay buen ambiente tanto del Ejecutivo como del Legislativo, pero afirmó que a los parlamentarios no les gustó la idea de gravar la cerveza que, por cierto –según la firma EConcept– aumentaría el recaudo en unos $300.000 millones.

Otra de las proposiciones incluyó revivir los gravámenes a las remesas de empresas de hidrocarburos y mineras que saquen dichos recursos al extranjero, iniciativa también hecha por Miranda. “Este ajuste en la norma podría generar un recaudo de $3,5 billones cada año y le daría un alivio fiscal al Estado”, detalló la congresista.

Por su parte, Richard Aguilar, senador de Cambio Radical y otro de los ponentes del proyecto, resaltó que la propuesta clave de su bancada –además de no gravar la canasta– consiste en vender activos improductivos, mejorar la gestión administrativa en materia tributaria, recaudar más por lucha anticontrabando, entre otras. Lo anterior, agregó, taparía el hueco que ahora quedó por no grabar la canasta familiar

AJEDREZ PARA TAPAR HUECO DE $8 BILLONES
a reunión de ayer entre el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, y los ponentes del proyecto de ley de financiamiento dejó como seguro que no se tocará gran parte de los bienes y servicios básicos, pero quedó la incógnita de cómo tapar ese nuevo hueco.
Según cuentas del Gobierno y los congresistas, quitando ese gravamen, se necesitarían aproximadamente $8 billones, por lo cual las cuentas se están haciendo a diestra y siniestra.

Una primera idea, presentada por el Gobierno y aceptada por algunas bancadas, fue la de decidir no bajar la tarifa general del impuesto al valor agregado del 19%, además de solo tocar 7% de la canasta familiar.

Esto llevaría a que el 60% de este grupo de bienes y servicios queden con IVA, incluyendo productos muy procesados o de lujo, pero los de primera necesidad seguirán exentos.
La iniciativa de ponerles más impuestos a los dividendos generaría una buena parte de los ingresos nuevos, en tanto que la discusión de las próximas sesiones se centrará en la posible creación de una sobretasa para las bebidas azucaradas y las cervezas.

De hecho, esta idea fue explicada por el propio Gobierno en una presentación a los ponentes, en la cual se detalla que hoy en día estos productos tienen un IVA monofásico, es decir que solo se grava en su etapa de producción, y no cuando se vende al público.
La proposición busca que este se convierta en plurifásico, de modo que se les pondría una especie de sobretasa que tendrían que pagar los consumidores finales.

Finalmente, otro de los puntos que revisará el Gobierno en la ley de financiamiento tiene que ver con el aumento del gasto público en 1% del PIB, que quedó incluido en el articulado y subiría este rubro a 24,5% del producto.

Hoy será el día clave para saber a qué propuestas les da su bendición el Minhacienda y cuáles definitivamente se descartan; posteriormente, mañana habrá debate oficial en las comisiones económicas conjuntas, para que todas las bancadas conozcan los acuerdos a los que se lleguen con los ponentes, y la otra semana sería votada la ponencia definitiva en primer debate.

Siga bajando para encontrar más contenido