Puertos se verían afectados por menor volumen de mercancías

Gerente de la Sociedad Portuaria de Buenaventura afirma que la terminal marítima, pese a actuales circunstancias, debe dar buenos niveles de servicio.

Juan Pablo Cepeda

Juan Pablo Cepeda, gerente de la Sociedad Portuaria Regional de Buenaventura.

Archivo particular

POR:
Portafolio
marzo 17 de 2020 - 12:05 a.m.
2020-03-17

El gerente de uno de los puertos más importantes del país cree que la actual coyuntura del coronavirus afectaría los volúmenes del comercio exterior.

En entrevista con Portafolio, Juan Pablo Cepeda, gerente de la Sociedad Portuaria Regional de Buenaventura, cuenta cómo el puerto está listo para afrontar la pandemia y habla sobre las claves para hacerlo más competitivo.

Los transportadores advierten reducciones en la carga que está llegando a Buenaventura…

En este momento, respecto a los movimientos naturales del mes de marzo, hemos recibido notificaciones de un par de líneas navieras que han anunciado algunas cancelaciones debido a las afectaciones que presentan puertos en el lejano oriente.

Eso afecta el volumen de contenedores frente a lo que estaba proyectado, pero frente al nivel de carga total no hay una afectación sustantiva.

Ahora, la lectura es que probablemente en las semanas y meses que vienen se den afectaciones adicionales toda vez que en el mundo ha habido limitaciones de consumo y de opciones para el comercio exterior. A esto se le suma que con el coronavirus y lo que se ha visto en petróleo y tasa de cambio, es probable que los volúmenes de comercio exterior colombiano cambien de alguna manera.

Nuestras importaciones son sensibles a la tasa de cambio y esta se encuentra a niveles de $4.000. Estamos atentos porque somos conscientes de la situación.

¿Qué pasa con la carga que traían esos buques?

Es lo que menos nos preocupa. Estos no pudieron embarcar algunas mercancías a raíz de las restricciones en los puertos de Asia. Esa carga la traerán al país. Existe incertidumbre por las afectaciones en los meses siguientes, pues patrones de consumo han bajado en todo el mundo y las cosas se apretaron, sobre todo, para el comercio.

Tenemos que estar atentos y ser capaces, en medio de estas circunstancias, de dar buenos niveles de servicio.

¿Qué protocolos hay en el puerto como medidas preventivas?

A nivel del puerto hay varios esfuerzos: por parte de las autoridades, particularmente, de la Secretaría de Salud y del área de sanidad portuaria. Ellos se comunican directamente con buques, líneas navieras y agentes para que antes del arribo de los barcos se sepa de dónde vienen, cuánto tiempo lleva navegando, qué puertos previos ha tocado y qué nivel de afectación puede tener su tripulación.

¿Con estas medidas se encuentran tranquilos?

Nadie puede estar tranquilo hoy por hoy, debemos estar alerta. La primera impresión que uno se lleva es que este puerto, como conecta con el lejano oriente, haya recibido alguna clase exposición al coronavirus. Pero la respuesta existente en ese sentido para ejercer un control adecuado es la comunicación con buques y tripulaciones.

Cumple la Sociedad Portuaria 26 años de operaciones. ¿Cuáles son sus desafíos?

Este último año ha sido muy particular para el puerto porque hemos crecido mucho en niveles de servicio, pero así mismo se han desbordado algunos riesgos frente a nuestra condición de competitividad.

El puerto viene en un proceso de reconversión en sus niveles de confiabilidad. Hoy atendemos buques de contenedores a ratas de productividad que superan los 270 movimientos por hora. Cada grúa trabaja moviendo 32 contenedores por hora. Históricamente no teníamos esos niveles de servicio sostenidos.

¿Qué tan difícil es hoy la situación de dragado en el canal de acceso?

Me reuní con un experto que conoce la problemática portuaria. Lo primero que tenemos que entender es que el canal tiene que estar adecuado no solo de manera urgente, sino que hay que percibirlo de forma crítica porque está afectando la competitividad. El canal es lo que hace retroceder competitivamente, nos advirtió este experto.

El año pasado perdimos buena parte de la carga que se movilizaba en el puerto y dejamos de ser un centro de trasbordo. Hay que buscar una solución para la competitividad del comercio exterior.

¿Cuánto se ha invertido en el dragado?

Los puertos hemos pagado dinero en contraprestación al Gobierno para el dragado, pero este dice que no tiene recursos para dragar. Pero al mirar los últimos 10 años, el Gobierno ha usado menos del 30% de las contraprestaciones para el dragado. ¿A dónde se ha ido el resto del dinero? Las terminales portuarias de Buenaventura están pagando más de US$20 millones anuales.

Si bien estamos en 12,5 metros de calado, hay que llegar a 15,5. Un camino podría ser hacer un dragado escalonado hasta llegar a la profundidad necesaria.

¿Qué viene en términos de inversiones?

En los últimos 5 años el puerto ha invertido US$425 millones. El Gobierno viene analizando abrir espacios para estudiar nuevas inversiones. En la medida en que políticas oficiales inviten a que los concesionarios replanteen esquemas de nuevas inversiones, podrá reavivarse ese proceso.

Lo más importante es cerrar la cadena logística. El puerto está bien preparado con servicios confiables, en vías hemos avanzado, y se trabaja en La Línea. Falta la parte marítima.

¿Mejoraron las cosas con la doble calzada?

Ha mejorado sustancialmente la confiabilidad de la vía. Con la puesta al servicio de La Línea, podemos llegar a niveles mayores. En el tramo terrestre hay avances importantes.

En materias de tarifas, ¿qué tan competitivo es el puerto?

Perfectamente competitivo, pues el nivel de tarifas de Buenaventura está dentro de los niveles regionales. Este puerto ofrece elementos que compiten en los escenarios más adversos. Por ejemplo, hoy día el 72% del café colombiano sale por Buenaventura.
La mejor señal es que nos están utilizando de manera recurrente.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido