¿Qué consumieron y qué no los hogares en América Latina en el 2018?

Según Kantar Worldpanel aunque no creció en volumen y no compensó el crecimiento orgánico de los hogares, sí hubo un aumento en el gasto.

Consumo

Las bebidas y los lácteos son los sectores más castigados y gaseosas pierden penetración en casi todos los países de la región.

Archivo particular.

POR:
Portafolio
marzo 28 de 2019 - 02:59 p.m.
2019-03-28

El consumo en Latinoamérica se estancó en el 2018. Así lo reveló el estudio Consumer Insights Latam realizado por Kantar Worldpanel, en el que se detectó que a pesar de que el consumo no creció en volumen y tampoco compensó el crecimiento orgánico de los hogares en la región, se presentó un aumento en el gasto.

De acuerdo con el análisis, por primera vez en 10 años el consumo de los hogares latinoamericanos no creció en volumen (0,1%) a lo largo del 2018 y tampoco compensó el crecimiento orgánico de los hogares.

A pesar de esto, el gasto presentó un aumento del 3,9% debido al incremento de los precios de los productos.

(Lea: Las megamarcas que dominan el consumo en el mundo

“El 2018 fue un año de contracción del consumo en Argentina, México, Perú y Centroamérica. Mientras que Chile, Bolivia, Colombia y Ecuador fueron los países con escenario más favorable, a pesar de que las tasas de crecimiento son bajas o estables”, afirma el estudio.

El estudio también encontró que los hogares latinos se están desprendiendo de algunos productos ‘prescindibles’, las cuales representan cerca del 20% de su gasto. Las bebidas y los lácteos son los sectores más castigados y gaseosas pierden penetración en casi todos los países de la región.

(Lea: El consumo masivo da señales de estabilidad

Por su parte, según Kantar algunos productos no esenciales también están dejando de consumirse en los hogares latinos como lo son las fragancias, el aceite de oliva, el protector solar, cera para piso, miel e insecticidas.

También se detectó que los consumidores están perdiendo su interés en las marcas premium, las cuales perdieron 2 puntos de participación en alimentos y lácteos en 3 años, pero resisten con dominio en cuidado del hogar y belleza.

Adicional a esto, otro cambio que han experimentado los hogares latinos a la hora de consumir es los lugares a los que van a hacer sus compras. Según Kantar, los mayoristas alcanzan una participación histórica y los formatos de cercanía como canales de descuento y minimercados son los que más crecen.

“Los hogares van menos veces al punto de venta, una tendencia generalizada en la región, en la que se espacian las compras resultando en menos puntos de contacto físicos entre marcas y consumidores”, señaló Virginia Garavaglia, Directora de Marketing Latam.

ESTRATO MEDIO LE APUESTA A LOS MINIMERCADOS Y CANALES DE DESCUENTO

En Colombia, aunque el consumo cerró el 2018 estable en volumen, se presentó una disminución en las visitas a los puntos de ventas.

Según Kantar, las regiones como Atlántico y Centro crecieron sus volúmenes en 4% y 5%, respectivamente. Mientras que en Bogotá y Oriente consumieron 2% y 3% menos volúmenes respectivamente que el año anterior.

El estudio también reveló que el estrato medio fue el más golpeado en 2018 y que los canales de descuento y minimercados ganan penetración y frecuencia en este estrado como forma de mantener su consumo.

“Canales de descuento, hiperbodegas, minimercados y droguerías en alza: el minimercado comienza a complementar la compra del canal de descuento y crece sustituyendo a la tienda de barrio y canales independientes”, asegura Kantar en el informe.

Siga bajando para encontrar más contenido