¿Qué hay en juego para Guaidó y Maduro en las elecciones?

El país vecino celebrará los comicios para el Parlamento el próximo 6 de diciembre.

Nicolás Maduro

El presidente venezolano Nicolás Maduro ha llevado al país a una debacle económica y social pocas veces vista en la historia del mundo.

EFE

POR:
afp
julio 05 de 2020 - 08:00 p.m.
2020-07-05

¿Nicolás Maduro recuperará legitimidad reconquistando el Parlamento? ¿Juan Guaidó, liderando un boicot, mantendrá su liderazgo en la oposición? Ya fijadas para el 6 de diciembre, las elecciones parlamentarias de Venezuela plantean un nuevo pulso.

(Lea: Guaidó le ganó la partida a Maduro por oro venezolano en Gran Bretaña)

El Consejo Nacional Electoral (CNE) anunció no solo fecha de las votaciones para el período 2021-2026 del poder legislativo, sino cambios en la repartición de escaños, que incluyen un aumento de 167 a 277 curules.

(Lea: Las torturas y cárcel del chavismo contra los diputados opositores)

El abogado Rafael Álvarez Loscher, director de Iuriscorp, considera que el nuevo sistema intenta favorecer al oficialismo y, a la vez, a sectores minoritarios de oposición que participarán pese al boicot de los principales partidos políticos contrarios a Maduro.

(Lea: Trump dijo que Venezuela en realidad es parte de EE. UU.: Bolton)

“El chavismo busca garantizar una mayoría calificada de dos terceras partes (...), pero no quiere ver una Asamblea Nacional roja,sino tener oposición para darle cierta institucionalidad al proceso. Maduro construye una oposición a la medida”, apunta.

Con otro congreso, el chavismo apunta a la aprobación parlamentaria requerida para buscar financiamiento en medio de la peor crisis en la historia moderna del país, con hiperinflación, seis años de recesión y una producción petrolera reducida a sus mínimos en décadas.

El chavismo, pese al rechazo internacional, está teniendo éxito en su ‘juego’ de “sacar del escenario al Parlamento dirigido por Guaidó”, comenta el politólogo Jesús Castillo Molleda.

Habrá cuestionamientos a la legitimidad de la nueva Asamblea Nacional, pero no está claro si podrán capitalizarse en cambios en el poder. “El gobierno de Maduro seguirá allí”, agrega.

La oposición boicoteó las parlamentarias de 2005 y el entonces presidente Hugo Chávez, sin adversarios, afianzó su poderío.

Todo esto también supone un gran reto para Guaidó, pues el 5 de enero de 2021 se vencerá la actual legislatura, que rompió 15 años de hegemonía chavista cuando la oposición conquistó la mayoría en 2016.

Su valor, no obstante, ha sido simbólico. Poco después de quedar bajo control de la oposición, el Parlamento fue declarado en desacato por el TSJ, por lo que ha considerado nulas todas sus decisiones.

Desde el 5 de enero, dice Castillo Molleda, Guaidó tendrá tres caminos: “quedarse en Venezuela y tomar el riesgo que lo apresen, salir del país y aprovecharse de apoyo de los aliados internacionales (...) o lograr el milagro de derrotar a Maduro por medio de un quiebre político”.

Con una oposición debilitada, “hay una brecha gigante entre el deseo de cambio político (83% de la población) y la esperanza de cambio político (27%)”, según el director de Datanálisis, Luis Vicente León.

Aliados de Guaidó asoman fórmulas para dar continuidad a la Asamblea, pero hay diferencias. Se puede “pasar de lo simbólico a lo ridículo”, advierte el excandidato presidencial Henrique Capriles, quien pide replantear la estrategia contra Maduro.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido